| Deuda de 4,2 millones. Una sentencia del Tribunal Supremo obliga al Ayuntamiento de Mogán a pagar 4,2 millones de euros a la familia Sánchez Valerón, que espera desde hace más de 20 años por el dinero de la expropiación forzosa de unos terrenos. Ante la falta de liquidez, el alcalde, Francisco González, negocia con los propietarios un retraso del pago o la permuta de algunos bienes municipales que sumen esa cantidad.

| Inventario. El Ayuntamiento ha realizado un inventario de sus propiedades, un total de 81 bienes, para, llegado el extremo, ofrecerlas a la familia Sánchez Valerón. Todos los grupos de la oposición rechazan esa fórmula y piden que paguen con sus patrimonios los técnicos y políticos que generaron esa deuda.