| Factoría de pollos. El centro de recuperación de fauna salvaje de Tafira, que depende del Cabildo de Gran Canaria, se ha convertido en una pequeña 'factoría' de pollos, tras años de intentos por reproducir el pinzón azul en cautividad. Ahora mismo existen 15 parejas con capacidad para producir hasta 30 pollos. En seis años, según estima el veterinario jefe Pascual Calabuig, podría salir de estado de peligro de extinción a vulnerable.

| Apoyo. La consejera insular de Medio Ambiente, María del Mar Arévalo, mantiene la apuesta por continuar con el programa, que se encuentra en estos momentos en la fase administrativa para aprobar su segunda fase con la colaboración del Gobierno de Canarias.

| Recuperación. Con 256 ejemplares censados en estos momentos, de ellos unos 25 criados en Tafira y soltados en la Cumbre, la población recuperó el año pasado sus niveles anteriores al incendio de Gran Canaria, cuando cayó a la mitad el censo que existía en Inagua, Ojeda y Pajonales.