Un recurso presentado por la defensa del alcalde de Telde, Francisco Santiago, impedirá que los días 19 y 20 de mayo se celebre en el juzgado de lo Penal número 6 de la capital la vista oral contra el citado regidor, otros tres concejales o ex ediles y dos arquitectos, a quienes se les acusa de la presunta comisión de un delito contra la ordenación del territorio en la construcción del centro de atención a toxicómanos Yrichen.

El órgano judicial reservó el 17 de febrero ambas fechas, que apenas distan tres días para la celebración de las elecciones municipales en las que, por novena vez consecutiva, Santiago concurre, esta vez bajo las siglas de Nueva Canarias (NC). El mandatario presentó un recurso solicitando un aplazamiento del juicio, cuestión que fue aceptada. Ayer, en varios círculos políticos se especulaba con que la razón de fondo que había pesado para la elaboración de este escrito fue la cercanía de la cita con las urnas.

En el caso Yrichen, los tribunales tratan de esclarecer si se cometió algún tipo de ilegalidad en la edificación del inmueble de esta ONG en los aledaños de la carretera de La Pardilla. La obra se inició a finales de los 90 en un solar que tenía la categoría de rústico y que luego pasó a ser calificado como espacio reservado para parque urbano, pero nunca constó como suelo urbanizable en el Plan General.

El grupo de gobierno que comandaba Santiago en aquel mandato siempre achacó a un error en los planos lo ocurrido en La Pardilla, e intentó luego subsanarlo con una modificación del PGO que no se volvió a mover hasta que el nacionalista recuperó el bastón de mando, en 2007.

Antes, una fiscal que vivía cerca del inmueble presentó una denuncia, y luego fue la AFV de Guillermo Reyes la que se personó como acusación. El caso anduvo en los juzgados y en 2007 se ampliaron las imputaciones que pesaban sobre los arquitectos hasta Santiago, el actual edil de Patrimonio, Ildefonso Jiménez, y los ex munícipes Marcelino Galindo y Julián González.