El Consejo de Ministros aprobó ayer dos reales decretos que actualizan las servidumbres aeronáuticas del aeropuerto de Gran Canaria, que incluye también a la Base Aérea de Gando, y del de Palma de Mallorca, con la Base Aérea de Son San Juan.

Las servidumbres aeronáuticas tienen como finalidad asegurar la viabilidad de las infraestructuras y dispositivos necesarios para la navegación aérea manteniendo los alrededores libres de obstáculos que puedan interferir con las maniobras de las aeronaves.

El desarrollo urbanístico, así como la realización de ciertas actividades industriales en las proximidades de estas infraestructuras, pueden llegar a repercutir en sus capacidades operacionales, por lo que es necesario limitarlas o controlarlas mediante servidumbres aeronáuticas.

Los Reales Decretos aprobados ayer recogen las modificaciones para adecuar las servidumbres al desarrollo de los planes directores de los distintos aeropuertos.

En el aeropuerto de Gran Canaria y en su base aérea, situados entre los municipios de Telde e Ingenio, la actualización de las servidumbres contempla la instalación de dos sistemas de aterrizaje instrumental; un equipo de senda de planeo y otro medidor de distancias; la instalación de un radiofaro no direccional y otro omnidireccional de muy alta frecuencia; la instalación de un radar; dos centros de emisores, otros tres de receptores y dos más de comunicaciones.

Las nuevas servidumbres determinan, además, con mayor precisión la ubicación del centro de emisores/receptores del Pico de la Gorra y el radiofaro omnidireccional con equipo medidor de distancias asociado de Las Palmas.

En el aeropuerto de Palma de Mallorca y en la Base Aérea de Son San Juan, por su parte, se actualizan las servidumbres para posibilitar la modificación de la longitud de la pista 06L-24R; la instalación de tres equipos medidores de distancias asociados a los sistemas de aterrizaje instrumental por las pistas 24R, 24L y 06L y la instalación de un radiofaro no direccional, así como de dos centros de receptores y de dos nuevos radares.

Las nuevas servidumbres contemplan las bajas de las radiobalizas interna, intermedia y externa asociadas al sistema de aterrizaje instrumental por la pista 24R; dos torres de control; dos radares, y un total de siete centros (de emisores, microondas, comunicaciones y receptores).