Los vecinos de Montaña La Data, Lomo Gordo, Salobre, El Tablero, Calderín, Media Fanega, El Salobre y Lomo Gordo en los que viven más de 4.000 personas, se vieron sorprendido ayer, sobre las 13 horas, al llegar a sus casas agua contaminada con hidrocarburos. Canaragua y el Ayuntamiento cortaron el suministro. La contaminación se debió al corte de una goma que alimentaba con gasóleo un motor y su desvío a tres depósitos de agua, desde donde se surten a los seis barrios, explicaron desde Canaragua. La dirección general del Gobierno de Canarias ordenó ayer que se limpiases las redes y depósitos antes de reestablecer el suministro.

La empresa procedió al vaciado y limpieza inmediata de los depósitos de Montaña La Data, con una capacidad de 254 metros cúbicos; de Lomo Gordo, con 180 metros cúbicos; y el de Salobre y Los Pajonales, con 3.000 metros cúbicos. Mientras los operarios vaciaban el agua y descontaminaban los depósitos y las tuberías, el Ayuntamiento procedió a comunicar por altavoces que no se usara ni se consumiera el agua almacenada en los depósitos o aljibes hasta culminar los procesos de limpieza.

El depósito con más vertido fue el de Montaña La Data, donde intervinieron ocho operarios hasta bien entrada la noche, aunque se había vaciado al barranco a las 18.00 horas. "Han echado bastante gasóleo, el olor es muy fuerte", comentaron los empleados. Hasta entrada la noche no recibía agua El Tablero, según expresó el concejal de aguas de San Bartolomé, Carlos Álamo. Tanto Canaragua como Álamo esperaban anoche que el servicio se restablezca totalmente hoy para lo que iban a estar trabajando toda la noche en la limpieza de depósitos y de la red de suministro.

Ayer no se surtió de agua a las poblaciones afectadas con vehículos auxiliares. Canaragua no descarta que hoy se reparta agua con cubas por las calles, si se retrasa la recuperación del servicio. El concejal Carlos Álamo indicó que a primera hora de hoy iban a enviar a agentes locales a todos los centros educativos para advertirle que no consuman agua del grifo hasta que fuera seguro. "Ahora queremos restablecer el servicio y después pediremos a la empresa explicaciones de lo sucedido", apuntó Álamo.

La empresa denunció ayer por la tarde lo sucedido en la Comisaría de Maspalomas y agentes de la policía científica investigan lo ocurrido. Al cierre de esta edición no se había producido ninguna detención. Canaragua utilizará la megafonía para la distribución de agua y ha puesto como número de información las 24 horas el 902300323.

Los vecinos se mostraron sorprendidos e indignados. "Es una faena para poder atender a los niños", dijeron Cruz Fátima Pulido, Ramón Medina y Javier Quintana. "He tenido que ir a bañarme a la casa de mi suegra en San Fernando", señaló José Antonio Betancor. Marcos Antonio Sánchez criticó el acto vandálico "realizado por gente que no tiene nada que hacer". "No entiendo cómo se complica la vida", añadió Yaiza González. Pedro Perera aclaró que la advertencia de no consumir sobra, "ya que el agua nunca se ha podido beber".