Suscríbete desde 1,50 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cabildo

Una decena de empresas se interesan por el contrato de los puntos limpios

El Cabildo dedica 21 millones al servicio de reciclaje y lo adjudicará por la vía de urgencia - Dos unidades móviles se desplazarán por los municipios del interior

Instalaciones del punto limpio de Las Rubiesas, en el municipio de Telde.

Instalaciones del punto limpio de Las Rubiesas, en el municipio de Telde. LP/DLP

Al menos una decena de empresas relacionadas con el tratamiento de residuos se ha interesado en participar en el concurso público para la gestión de la red de puntos limpios y plantas de transferencia de la isla de Gran Canaria, un contrato que el Cabildo adjudicará por la vía de urgencia y que tiene un presupuesto de licitación de 21 millones de euros para los próximos diez años.

Aunque el plazo para la presentación de ofertas acababa el pasado lunes, el gobierno insular ha decidido ampliarlo hasta el próximo 28 de septiembre y confía en que esa concesión pública se pueda adjudicar antes de fin de año, según explicó ayer Manuel Amador, director general de Medio Ambiente del Cabildo.

Fuentes del sector calcularon que al menos una decena de empresas concurrirán a ese concurso, aunque podrían presentarse incluso una veintena de ellas dado el volumen del contrato y la situación especial de la economía por la crisis derivada de la pandemia. Representantes de cinco compañías se apuntaron ayer a una visita para conocer las actuales instalaciones de los puntos limpios, según confirmó Amador.

El interés de las empresas por esa concesión se desprende también de las numerosas preguntas que han planteado los licitadores, lo que ha obligado al Cabildo a publicar dos documentos con aclaraciones a los pliegos de condiciones. En el primero de ellos, del 7 de septiembre, se respondieron cinco preguntas. El día 10 se contestaron otras nueve dudas de las compañías que aspiran a ese contrato.

El gobierno insular inició el expediente de la licitación de los puntos limpios el 2 de mayo de 2109, para que el nuevo adjudicatario emprendiera el servicio el 21 de noviembre de ese año. Sin embargo, esos plazos no se cumplieron y el concurso quedó luego paralizado por la pandemia.

El pasado 6 de julio, el Consejo de Gobierno que preside Antonio Morales aprobó un expediente para la adjudicación por el trámite de urgencia, con un presupuesto de licitación de 21.042.678 euros, de los que 19,66 millones corresponden al contrato por 120 meses y 1,37 millones al IGIC.

"El actual contrato de prestación del servicio público que nos ocupa", justificó el Cabildo, "lleva prestándose con las condiciones de un contrato del año 1999 y en régimen de prórrogas desde mayo de 2014, previendo una última prórroga hasta el 21 de noviembre de 2019. Lo anterior, unido a los cambios normativos en materia de residuos que se han ido aprobando y las nuevas necesidades de la ciudadanía, que han evolucionado enormemente, traen como consecuencia que el actual servicio se haya quedado obsoleto y deficitario, con maquinaria altamente envejecida, que hacen necesario de formas urgente su renovación en todos los sentidos. Todo ello justifica que, por razones de interés público, se acelere su adjudicación, al ser una necesidad inaplazable".

Unidades móviles

En efecto, el grupo Urbaser tiene la concesión de los puntos limpios desde hace 21 años y el contrato se ha prorrogado hasta en nueve ocasiones. En nuevo concurso incluye la gestión de ocho puntos limpios, los de El Sebadal y El Batán (Las Palmas de Gran Canaria), Las Rubiesas (Telde), Vecindario (Santa Lucía de Tirajana), Maspalomas (San Bartolomé de Tirajana), La Aldea de San Nicolás, Llano Alegre (Santa María de Guía) y Cardones (Arucas), así como las plantas de transferencia de Guía y La Aldea.

La novedad de este concurso, explicó el director general de Medio Ambiente, es que el contrato incluye un servicio de puntos limpios móviles, que rotarán por los pueblos del interior que no tienen un recinto para que los ciudadanos viertan los residuos que no se pueden depositar en los contenedores de basura. Esos dos grupos de camiones y grandes contenedores se instalarán durante un periodo en unos determinados municipios y luego irán a otros.

Respecto a las dos plantas de transferencia de Guía y La Aldea, Amador apuntó que son un sistema intermedio entre los ecoparques del Norte (Salto del Negro) y del Sur (Juan Grande) y los ocho puntos limpios. Esas plantas permiten compactar las residuos y reducir su volumen hasta en un 75%, lo que facilita luego el traslado hacia los grandes vertederos. Por ejemplo, si se necesitan cuatro camiones para llevar la basura de La Aldea hasta un ecoparque, con ese sistema solo hay que dar un viaje.

Los puntos limpios, recordó, son instalaciones fijas donde se reciben, previamente seleccionados por los ciudadanos, aquellos residuos domésticos que por su volumen o toxicidad no pueden ser depositados en los contenedores de la vía pública, para su posterior reutilización, reciclado o valorización.

Pese al "esfuerzo" de las administraciones, Gran Canaria solo se recicla en torno al 32% de los residuos, según Amador, por lo que "la clave" para resolver los problemas que genera la basura "está en el comportamiento de los ciudadanos, pues no todos usan los contenedores de forma correcta".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats