El Cabildo de Gran Canaria ha ampliado con 50.000 euros las ayudas para instalar paneles solares en viviendas y comunidades de vecinos tras agotarse los 200.000 euros iniciales, una buena acogida que se ha traducido en que 132 beneficiarios se han apuntado al autoconsumo energético y a la democratización de la energía que promueve la Institución insular.

El coordinador de Desarrollo Económico, Raúl García Brink, celebró que la remesa inicial se haya agotado y explica que los nuevos fondos aprobados por el Consejo Insular de la Energía ya pueden tramitarse en la página web de este organismo, donde la población encontrará también un listado de instaladores e información técnica y de costes económicos para proporcionar la máxima información posible a los interesados.

La rapidez es una de las señas de identidad de estas ayudas, pues los recursos económicos se asignan de manera inmediata una vez se aprueba el expediente y se verifica que se cumplen los requisitos, entre ellos que estas subvenciones están dirigidas a viviendas habituales, no de fin de semana o temporales, motivo por el que primero se verifican los datos de consumo eléctrico de cada solicitante.

Empresas

La convocatoria ahora ampliada arrancó en marzo y es la tercera que pone en marcha el Cabildo, que con las ediciones de 2018 y 2019 logró que 218 hogares cogieran el testigo que les pasaba la Institución insular y estén generando desde entonces más de 600 kilovatios de energía limpia al año con un ahorro para la atmósfera de casi 700 toneladas de dióxido de carbono.

Además, el Cabildo de Gran Canaria mantiene abierta la convocatoria de este año por valor de 150.000 euros dirigida en este caso a pequeñas empresas y micro empresas, así como entidades sin ánimo de lucro, otro eje de esta apuesta por un modelo económico más sostenible.