Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gáldar

Una joya llamada bernegal

La Casa-Museo Antonio Padrón homenajea a las loceras por el Día Internacional de la Mujer Rural

El artista y arquitecto Paco López ante algunas de las piezas exhibidas en la muestra ‘Padrón, en el vientre oscuro de una vasija’.

Padrón, en el vientre oscuro y fresco de una vasija de barro es el título de la nueva exposición que la casa-museo del inolvidable artista galdense Antonio Padrón inauguró este sábado, que mantendrá abierta hasta el próximo 1 de noviembre, y con la que como cada año el centro cultural rinde homenaje a la mujer rural con motivo de su Día Internacional, que se celebra el 15 de octubre.

Paco López, arquitecto, escultor, también inquieto tendero y agricultor de fortuna, es el autor de esta propuesta que fija la mirada en un objeto cotidiano que durante siglos fue el imprescindible del ajuar doméstico isleño, el bernegal, con el que vertebra la labor de las mujeres loceras que sobre todo en Lugarejos y Hoya de Pineda eran parte fundamental del trajín y por tanto de la economía y el acervo cultural de medianías y casi cumbre.

A esta iniciativa se suman las que desde hace cinco años giran en la casa-museo en torno a la figura femenina y sus quehaceres en el campo, con una primera exposición que fue dedicada a las tejedoras de lana y lino, representadas con una muestra de traperas; las queseras de la siguiente edición; las santiguadoras de hace dos años, y las aguadoras que fueron reflejadas en el pasado 2019.

López se inspira en la propia temática del pintor Antonio Padrón, cuya pintura, según expresa, “tiene a la mujer rural como tema central, a la que considera la misma esencia de la vida del campo y así la muestra en su obra, tanto en su maternidad como en sus múltiples tareas”.

Los gánigos tienen un valor inmenso porque rebosan de recuerdos y genealogía

decoration

El camino que elige el arquitecto y escultor para resaltar el papel de cada oficio es el elemento protagonista, como lo es en el arte locero el emblemático bernegal. “Lo que hago es ponerlo en primer plano, presentarlo como un elemento de dignidad y prestancia, un papel que normalmente no lo tiene en la casa, como tampoco la quesera, que son elementos que nacen por propia utilidad, pero que al sacarlos del contexto y mostrarlos en un museo, además de su valor práctico, adquiere otros matices. Es lo mismo que ocurre con una trapera, que utilizamos de cualquier manera, como alfombra o para tapar cualquier cosa en una romería, pero que cuando la pones en primer plano el concepto cambia, toma otra dimensión, y esa es la cuestión que me gusta utilizar con los objetos”.

Unos elementos que recaba de sus propietarios, y que López luego distribuye, organiza y da espacio. En el caso de Padrón, en el vientre oscuro y fresco de una vasija de barro, la colección muestra diez bernegales, siete dispuestos en un conjunto en una sala del centro cultural y los otros tres en el jardín de la casa-museo. Y que tienen todos un valor inconmensurable porque están llenos a rebosar de recuerdos y genealogía.

“Para mí los bernegales”, añade, “son unas piezas misteriosas, no tanto por las líneas grabadas y los dibujos de almagre de su exterior, sino por ese oscuro que guardan dentro, y que denotan una belleza interior que he querido destacar”.

En ese oscuro se esconden los recuerdos de padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos. Porque algunas de estas piezas exhibidas han sido casi suplicadas para cederlas a la exposición por propietarios a veces un tanto reacios a prestarlas, precisamente porque han pasado de manos de hijos a nietos y en ellos se depositan la mirada de sus ancestros, el recuerdo de mimos y tragedias.

“En el trabajo de ir a buscarlos, de localizarlos, hay un proceso de conversación, de hablar con la gente, de ir a sus casas, y escuchar el cariño que les tienen al objeto porque eran de sus abuelos, y detrás de cada uno de ellos hay una historia, de tal forma que tienes que adquirir un compromiso y una responsabilidad muy grande para que ninguno sufra el más mínimo desperfecto”.

‘Padrón, en el vientre oscuro de una vasija’ se puede visitar hasta el 1 de noviembre

decoration

Y porque, además, “son preciosos, no están datadas, son piezas anónimas que no están inventariadas, pero la que no es de Lugarejos es de Hoya Pineda, y verlas en el museo originan preguntas y hablan de otras cosas”.

A esta muestra se añade otra sección “en la que hablo sobre los fragmentos. Tengo una colección con una infinidad de trocitos de cerámica, de loza desmigajada, lo que ocurre cuando se rompe el bernegal, y en otra parte del museo lo que hago es una reconstrucción por piezas en la que ese pequeño trozo te habla del todo, para destacar así la belleza que existe en lo imperfecto, en la rotura, en lo que deseamos y no prestamos atención en esta cultura del usar y tirar. Los trozos de bernegal como una reconstrucción inversa no sola de la pieza, sino de toda su historia”.

Bernegal, con Paco López, en su fondo.

Paco López, que durante los últimos años ha estado trabajando en estas intervenciones en la casa-museo, se lamenta un tanto de que la pandemia haya dado al traste con el abigarrado programa de actos que junto con el director del centro, César Ubierna, habían preparado este año con motivo del centenario de Antonio Padrón, y al que de alguna manera también rinde homenaje con una vida, la suya, bien apegada al mundo rural que tanto recreó el pintor galdense, aferrándose a un Caideros donde vive y atiende más por deber que por renta la antigua tienda de ultramarinos que dejó su padre, “en la que echo una manilla porque creemos que debemos mantenerla en una zona cada vez más despoblada y que pierde actividad”. Esto, mientras sigue su actividad artística preparando exposiciones de otros autores, todo ello entre el cultivo de las papas y otras golosinas de la tierra.

La muestra Padrón, en el vientre oscuro y fresco... estará abierta estará abierta al público en la casa-museo de martes a domingo de 10.00 a 18.00 horas.

Compartir el artículo

stats