Francisco García López fue elegido anoche como nuevo presidente de Nueva Canarias en el municipio de Santa Lucía, tras la renuncia de la ex alcaldesa Dunia González. Esta decisión fue aprobada por el consejo político local (denominado Tagoror), que se reunió de forma telemática para pronunciarse a favor de su designación.

El actual primer teniente de alcalde y concejal del área de Obras Públicas del Ayuntamiento local será proclamado el próximo año como mandatario del municipio, tras hacer efectivo el relevo acordado en el pacto de gobierno por el cual la alcaldía pasa del grupo de Fortaleza-CC, que actualmente dirige Santiago Miguel Rodríguez, al grupo de Nueva Canarias.

García destacó tras la celebración del consejo "el trabajo de muchos hombres y mujeres comprometidos con nuestro municipio" y añadió que “estos han sido parte esencial del avance y de los cambios que hemos logrado en este tiempo”. Por otro lado, no dejó pasar la ocasión de agradecer la labor de González en el municipio y el “trabajo incansable que ha realizado en los últimos años, así como su compromiso con el partido". La ex mandataria municipal continuará como miembro de Tagoror, aunque se centrará en su tarea como directora general del Tesoro y de Política Financiera, área que depende directamente de la Consejería de Hacienda del Gobierno de Canarias, que lidera el presidente de Nueva Canarias, Román Rodríguez. Por este motivo dejó también su acta de concejal en este Ayuntamiento del sureste de Gran Canaria

Por otro lado, García también presidirá la Ejecutiva local (Sabor), otro órgano interno del partido que está compuesto por diez mujeres y nueve hombres y a la que se incorporan nuevos compañeros del Consejo Político local. En ese sentido, García añadió que “tenemos un equipo con sensibilidades en muchos ámbitos sociales como la educación; el medio ambiente; la igualdad; el deporte; la cultura y la salud”, entre otros asuntos. Asimismo, declaró que “con el trabajo de este equipo y de la militancia que tiene, se marcará la senda de recuperación de la confianza del electorado nacionalista”.