El consejero de Turismo del Cabildo de Gran Canaria, Carlos Álamo, ha insistido este jueves en que los protocolos y el sistema de controles sanitarios que Sanidad Exterior ha establecido en el aeropuerto de Gran Canaria aseguran que la Isla es un destino "único en el marco europeo y absolutamente seguro", al tiempo que se ha mostrado optimista de cara a un previsible aumento de viajeros durante el próximo mes de diciembre.

El consejero ha realizado este jueves una visita por el aeródromo grancanario acompañado por un equipo de técnicos del Patronato de Turismo y ha sido atendido por el director de Aeropuertos del Grupo Canarias en Aena, Mario Otero, y por el director del aeropuerto insular, Julio Peñalver, según ha explicado la Corporación en un comunicado.

En su visita, Álamo conoció de primera mano las medidas, protocolos y el sistema de controles sanitarios establecido por Sanidad Exterior en el recinto aeroportuario para detectar y controlar cualquier positivo por coronavirus que pudiera darse a la llegada de turistas a la Isla.

Según ha asegurado Álamo tras la visita, Gran Canaria "es un destino único en el marco europeo y absolutamente seguro, desde la llegada misma de viajeros, para pasar unas vacaciones de ensueño en la Isla", quien ha podido testear los tres niveles de actuación establecidos en caso de positivo por Covid-19.

"Hemos visto que el paso de los turistas y viajeros es muy fluido por los mismos y que, además, los turistas están llegando desde sus lugares de origen con toda la documentación cumplimentada, así como las necesidades y las normas que hay que cumplir, por lo que hemos podido comprobar que tienen asimilado este protocolo", ha agregado el consejero.

Asimismo, se ha mostrado "optimista" con los datos que le han trasladado los representantes de Aena, los cuales le hacen pensar que, en caso de descenso en la incidencia del virus en los países europeos con potenciales clientes turísticos para las islas, "podrán llegar a un destino como el de Gran Canaria que está perfectamente preparado para recibirles".  

Medidas de control

Desde el Cabildo, han apuntado que España exige a los viajeros internacionales procedentes de países de riesgo una PCR negativa en las 72 horas previas a la llegada a España para poder entrar en el país. Esta medida se suma a los controles sanitarios que ya se llevan a cabo actualmente a todos los pasajeros internacionales en los puntos de entrada. Así, se mantiene el control de temperatura y el control visual en el primer punto de control, donde también se entrega un formulario de localización.

Entre aquellos pasajeros que, tras la realización de los controles de temperatura, visual o documental se determine que existe sospecha de que puedan padecer Covid-19, deberán someterse a la realización de una prueba diagnóstica en el aeropuerto.

Alternativamente, se podrá exigir a los pasajeros una prueba RT-PCR de Covid-19 en las 48 horas siguientes a la llegada, cuyo resultado deberán comunicar a los Servicios de Sanidad Exterior por la vía que se le indique a tal efecto. Se trata de una medida necesaria desde el punto de vista epidemiológico para minimizar los riesgos asociados a la llegada de viajeros procedentes de países o zonas con una alta incidencia a España, ha concluido la Corporación insular.