Tercer día, el de ayer, con tiempo inestable producido por la presencia de la borrasca Clement, a la que el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, y según informa el Sistema de Notificación de Observaciones Atmosféricas Singulares de la Aemet (Sinobas), le otorga un 40 por ciento de posibilidades de que se convierta en tormenta subtropical entre hoy y mañana al norte del Archipiélago, en cuyo caso se le asignaría el nombre de Kappa.

El paso de un nuevo frente ayer provocado por este sistema de bajas presiones dejaba menos precipitaciones que en jornadas anteriores, pero lo hacía en lugares que durante tiempo no han recibido lluvias, provocando con ello y a pesar de los bajos caudales problemas de alcantarillado en la capital lanzaroteña, isla en la que llegaron a correr barrancos, como en el caso de El Hurón, en Teguise, pero sin superar los diez litros por metro cuadrado en los dos últimos días en la estación meteorológica del aeropuerto conejero.

Un velero encalla en la playa de Papagayo por el mal estado de la mar en las costas de Lanzarote.

También ocurría algo similar con la formación de escorrentías en algunos cauces del sur grancanario como Barranquillo de Andrés, o los que aportan agua a Soria, gracias a los 20,6 litros por metro cuadrado que caían en su cabecera, en puntos como Cuevas del Pinar y Las Tirajanas, lugares que llevan acumulando años de sequía y que ayer recibían la segunda máxima de Canarias, tras los casi 30 litros captados en Arure, en el oeste de la isla de La Gomera.

Las últimas precipitaciones se centraban en las áreas del sur y oeste de la isla, de ahí los más de diez litros por metro cuadrado caídos en Maspalomas entre últimas horas del domingo y ayer lunes, mientras que en el resto de zonas, sobre todo en algunos puntos del sureste grancanario, se producían chubascos de cierta intensidad, pero inversamente proporcionales a su duración.

Esto en tierra, porque en la mar, con los avisos de la Aemet activados como también hacía lo propio el Gobierno canario declarando la alerta por fenómenos costeros, las olas batían los litorales orientados al norte con alturas de entre cinco y seis metros, provocando algunos incidentes como el varamiento de un velero en Papagayo, en el sur de Lanzarote, o el cierre de paseos marítimos en las islas occidentales, convirtiendo al océano en un espectáculo en lugares como Barlovento, en La Palma, o en El Faro de Sardina, en Gran Canaria, entre otros muchos lugares.

La cabecera de las grandes presas   reciben 20 litros por metro cuadrado

La cabecera de las grandes presas reciben 20 litros por metro cuadrado

La Agencia Estatal de Meteorología pronostica una mejora en las aguas costeras para el día de hoy, ya sin aviso amarillo, pero aún así se mantiene de marejada a fuerte marejada y con un mar de fondo del noroeste de cuatro metros de altura, para ir disminuyendo de dos a tres metros.

En cuanto a las precipitaciones previstas por la Aemet se mantiene el nivel amarillo por lluvias localmente fuertes de nuevo en las vertientes orientadas al sur y el oeste de las islas de mayor relieve, sin descartar tormentas ocasionales aisladas. También se mantiene el aviso amarillo por rachas fuertes de viento en La Palma, La Gomera y Tenerife. En La Graciosa, Lanzarote y Fuerteventura se podrían recibir lluvias débiles, todo ello con unas temperaturas mínimas en ligero ascenso, y unas máximas, según la agencia estatal, “con pocos cambios”.

Según el último pronóstico de ayer lunes, para el miércoles no se esperan de momento fenómenos significativos, a la espera de la evolución de la borrasca, aunque en cualquier caso continuarán las lluvias en las vertientes oeste y sur, incluso con chubascos fuertes que podían venir acompañados de aparato eléctrico.

El agua corre por el barranco del Hurón, en Lanzarote Aránzazu Fernández

Así llueve en Gran Canaria (30/11/20)