Davinia Santana abrió su despacho de Lotería en Arucas hace tres años y en estas tres navidades de venta al público ha logrado entregar premios en los dos grandes sorteos: El Gordo en 2019, el quinto premio en 2020 y ayer el segundo premio de El Niño. Hasta La ilusión de Arucas fue a parar ayer el 03436 con el que ha conseguido estrenarse en este sorteo y entregar 200.000 euros a la persona agraciada. “Estoy muy contenta, y más por la situación económica que vivimos al haber todavía mucha gente en ERTE y las elevadas cifras de paro”, relata, “imagina dar una alegría así, ojalá le toque a una persona que lo haya pasado mal”.

Aunque no sospecha quien puede ser el agraciado con este premio, sí confía en su buena fe para repartirlos. “Se lo hemos dicho a todos los clientes, que por favor repartan el premio después de este mal año porque Canarias está en una situación crítica”.

Esta empresaria originaria de Teror abrió su administración hace tres años después de mucho esfuerzo. Antigua trabajadora de la Mancomunidad del Norte, se embarcó en el negocio primero en Las Rehoyas, en la capital grancanaria, pero no le gustaba la ubicación. “Yo no estaba cómoda allí, me empeñé en que a tenía que venir a Arucas; me costó meses convencer a la delegación de Loterías para trasladar el receptor hasta aquí”.

Paralelamente a ese trabajo para convencer a la delegación, Davinia buscaba local en el municipio y cuando lo encontró le dijeron que ya no lo alquilaban. “Ya teníamos un proyecto hecho y todo, y se nos cayó, pero al poco tiempo este local nos vino caído del cielo”, cuenta, “se nos cerró una puerta pero se nos abrió otra”. Y todo lo que sufrió para abrir la administración se compensó al mes de abrir con su primer premio: 30.000 euros en la Bonoloto.

Hasta entonces ni Davinia ni su prima Verónica, que también trabaja en el establecimiento, tenían experiencia en el sector, salvo algunos conocimientos que les inculcó Ruymán Verona, propietario de Caminito de Teror, que ayer también dio un tercer premio. “Fue él quien me metió en el ajo y no animó a sacar esto a delante; muy orgullosa puedo decir que gracias a él hoy estoy donde estoy”, dice.

Tan amigos son que eso se ha reflejado en los premios que han ido entregando estos años: en 2019 dieron El Gordo juntos, el año pasado un quinto juntos y este año ella el segundo y Verona el tercero.