Gran Canaria se prepara para un cierre general de la circulación en la Cumbre durante la jornada de hoy, ante la previsión de una nevada. Mientras, las grandes precipitaciones que está trayendo la borrasca Filomena se extendieron ayer al centro y norte de la Isla, dejando una estampa multicolor en los pinares del interior, con la niebla, el verde de los nuevos brotes verdes y el negro de los últimos incendios forestales, rociados por unas importantes lluvias. Mientras, los agricultores ya empiezan a sonreír con los mayores chubascos de los últimos años.

“Hacía tiempo que no llovía de esta forma”. Una cachucha, un chubasquero, unas botas de agua, una hoz, y debajo del sobaco, un saco de papas que no deja en ningún momento. Tomás Rodríguez camina carretera abajo en el margen de la carretera de El Zumacal, en Valleseco, tras limpiar las escorrentías en algunos puntos para facilitar la entrada de agua que ha ido descargando la lluvia a sus tierras, situadas en una ladera debajo del asfalto, y que ahora echan ramas de papas. La polilla guatemalteca ha hecho estragos en las últimas campañas, pese a lo cual ha plantado para este invierno ”cuatro saquillos, solo para comer”.

El Cabildo insta a evitar ir a las presas y la Guardia Civil avisa de multas de hasta 200 euros

Hasta el jueves por la noche no había “llovido con fundamento”, y solo golpeaba el viento con fuerza. Hasta entonces, casi todo se lo había llevado la cuenca sur.

Dos años de riego

El Cabildo informaba en la mañana de ayer que sus presas habían recogido cerca de tres millones de metros cúbicos de agua, con lo que “se aseguran dos años de riego”, mientras el caudal sigue sin parar. Tan sólo el embalse de Soria guardaba 1,3 millones.

La Isla tapa el negro de los incendios y se prepara para recibir nieve en la Cumbre

Gáldar apuntaba ayer que las medianías del municipio acumulaba en las últimas semanas 400 litros por metro cuadrado. Y la Comunidad de Regantes de La Aldea tiene sus presas ya casi a la mitad de su capacidad, después de que hayan entrado unas 90.000 horas de agua. El enorme caudal que está llegando hace que Siberio estuviera ayer a menos de tres metros de rebosar.

Corre el agua en La Aldea La Provincia

El Cabildo ha activado un plan de emergencia ante la previsión de la llegada hoy de la nieve y prevé el corte de muchas carreteras para llegar al interior . En este sentido, los responsables insulares se mantienen en alerta ante el alto riesgo de nuevas precipitaciones en la zona sur y cumbre y la posibilidad de que exista una avalancha de personas hacia la Cumbre para ver la entrada de agua a las presas y los caideros. Eso sí, se advierte de que es muy probable que se realicen cortes de tráfico en muchas vías, dejando solo el acceso a los vecinos, para evitar situaciones de peligro. De ahí que se anime a desistir de estas excursiones. A pesar de todo, ya anoche localizó a una veintena de coches en el Pico de Las Nieves esperando los primeros copos. Y uno de ellos ya averiado. pidiendo la grúa.

Dependiendo de las cotas en las que se puedan registrar las nevadas, se prevé el cierre al tráfico de distintas carreteras hacia el interior. Hay que tener en cuenta que la tierra seca y la falta de vegetación tras los incendios suponen un riesgo de desprendimientos.

Anoche fueron desalojadas, y se cerraron, las áreas recreativas y zonas de acampada

A su vez, la Guardia Civil recordó que saltarse las señales de los agentes y los cortes de una vía conlleva sanciones graves de hasta 200 euros cada una de ellas, y supone la pérdida de 4 puntos. E instó a evitar desplazamientos innecesarios y, en caso de se tenga que hacer por necesidad, invita a consultar las condiciones tanto meteorológicas como de las vías por las que se vaya a circular.

De momento, el Cabildo desalojó anoche y cerró las áreas recreativas y zonas de acampadas afectadas por la alerta.

Agua para la presa del Parralillo La Provincia

Árboles partidos, ramas, barro y piedras en medio de carreteras. Las vías del interior ya reflejan los efectos del paso de esta borrasca, que tendrá continuidad en las próximas horas. Un árbol de unos 20 metros de altura se desplomó en el cruce de caminos hacia Aríñez, Tejeda y Artenara (GC-21), levantando parte del asfalto de la carretera. La fortuna hizo que cayera hacia el barranco.

Hasta el lavadero de Zamora, en Valleseco, se ve limitado para acoger tanta agua del barranco. Al igual que una escalera empinada del barrio de Lanzarote, en el mismo municipio, en el que cae un torrente permanente de agua.

17

Lluvias en la zona centro de Gran Canaria Andrés Cruz

Mientras, la bruma cubre muchos pinares. Tanto, que tapa buena parte del color negro que tizna los árboles afectados por los últimos incendios, junto a los brotes verdes que ya se notan en muchos de esos árboles, y el color marrón propio de los meses de otoño, dejando una estampa multicolor.

Las cascadas dejan también una imagen singular, que es visible en buena parte de los barrancos del Norte, tras hacerlo antes en otros de la banda sur. Esto ha permitido que las tierras de cultivo ya empiecen a mostrar grandes charcos, ante la incapacidad de la tierra para tragar más litros.

Todo ello con un frío que se deja sentir en el cuerpo, y es el aviso de que puedan caer copos de nieve en estas horas.

Por otro lado, el PP-AV, en la oposición en San Bartolomé de Tirajana, denunció ayer a través de un comunicado “el total abandono de los vecinos de medianías tras las lluvias”. Los lugareños, manifiesta el grupo político, “han estado completamente solos en la recuperación de las carreteras y habilitando los alrededores de sus viviendas para poder acceder a ellas. En su mayoría han tenido que buscarse la vida literalmente con maquinaria y herramientas prestadas para poder trabajar y llegar a sus casas”.

Carreteras cerradas


Los desprendimientos de piedras han obligado a Carreteras a mantener cerrada al tráfico hasta anoche tres tramos de carreteras en Gran Canaria. El primero es la GC-60, entre el cruce de Ayacata (GC-605) y el cruce de El Aserrador (GC-606). La segunda es la GC-605, del cruce de Ayacata (GC-60, en Tejeda), hasta El Pie de la Cuesta (Mogán). Y, por último, la GC-654, de Taidia al Sequero por Risco Blanco (San Bartolomé de Tirajana). Ayer se pudo reabrir la GC-210, entre Tejeda y Artenara. También hay afectadas otras de ámbito rural. Entre ellas, la vía de entrada a Diseminado Caserío Marente, en Guía, cortada por desprendimientos a 400 metros. También trabajaron los operarios en el Camino de La Renta, cerca de Barranquillo Frío. | J. B.