Las lluvias dejadas por la borrasca Filomena en Canarias han venido a compensar un pasado mes de diciembre que en el Archipiélago fue seco, pues no se registró ni la mitad de las precipitaciones esperadas, según datos publicados este miércoles por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Si bien en el último mes de 2020 en las Islas el número de días de lluvia fue “muy superior al valor esperado”, al llegar a 14 cuando se preveían sólo 9, el volumen de agua que trajeron únicamente alcanzó el 49 % de lo que se presagiaba, haciendo de él un diciembre seco, se señala en el último Avance Climatológico de Canarias elaborado por la Aemet.

Según este documento, El Hierro es “la única Isla que tuvo un comportamiento normal” en materia de lluvias en el mes referido del año pasado de 2020, en el que, “a diferencia del año anterior de 2019, no se observaron precipitaciones significativas de nieve en Izaña”, en Tenerife.

De hecho, el comportamiento pluviométrico de los tres primeros meses del año hidrológico (octubre, noviembre y diciembre) fue seco en el Archipiélago canario, pues el caudal de agua de lluvia recogida sólo llegó al 69 % de la cantidad esperada. Proporción que fue aún más baja en las Islas orientales, donde se situó en el 66 %, mientras que en las occidentales se registró una cifra más favorable, al alcanzarse el 81 por ciento de lo previsto, detalla la Aemet.

Las temperaturas, sin embargo, tuvieron, en conjunto, un comportamiento normal en la Comunidad Autónoma en diciembre. La media fue de 15,7 grados, con sólo una anomalía de -0,1 grados respecto a la contabilizada en el periodo de referencia 1981-2010. También tuvieron un carácter normal las medias de las máximas (18,6 grados y una anomalía de -0,3 grados) y de las mínimas (12,6 grados y una anomalía de 0.0 grados), añade.

Pese a ello, en diciembre hizo más calor de lo habitual durante 10 días, 4 de ellos, entre el 25 y el 28, con anomalías de más un 1 grado y máximas de más de 25 grados en zonas de Gran Canaria como La Aldea de San Nicolás, Mogán y la capital. Lo cual compensó el hecho de que durante el resto del mes las temperaturas estuvieron por debajo de la media, especialmente entre los días 5 y 8, conforme a las cifras de la Aemet, que especifica que el día 12 fue el más cálido y el 31 el más frío.