Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Brígida

Santa Brígida solicita al Cabildo que compre y restaure el lagar de Bandama

El gobierno municipal apoya la propuesta ciudadana de crear un centro de visitantes en el Caserío | El PP presenta una moción al próximo Pleno de la corporación insular

Viviendas del Caserío de Bandama vistas desde el Pico, en los linderos de los municipios de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Brígida. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Viviendas del Caserío de Bandama vistas desde el Pico, en los linderos de los municipios de Las Palmas de Gran Canaria y Santa Brígida. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

El gobierno municipal de Santa Brígida ha propuesto al Cabildo de Gran Canaria la compra del lagar comunal del Caserío de Bandama y su rehabilitación como centro de visitantes de los espacios naturales de ese entorno, donde se encuentran el Pico, la Caldera y el paisaje vitivinícola de Tafira y El Monte Lentiscal.

En una moción que se aprobará el próximo jueves en el Pleno del Ayuntamiento satauteño se insta al Cabildo a “acometer cuanto antes todas las medidas encaminadas a poner en marcha el proyecto de acceso y centro de acogida del Monumento Natural de Bandama, así como el embellecimiento y acondicionamiento de la zona exterior y las aledañas”.

Una moción similar se debatirá al día siguiente, viernes 28 de enero, en el Pleno Ordinario del Cabildo, presentada esta vez por el grupo del PP, según confirmó ayer Miguel Jorge Blanco, alcalde de Santa Brígida y consejero insular de los populares, quien aseguró que el Ayuntamiento está abierto a apoyar todas las actuaciones que supongan una mejora del entorno de Bandama.

Eso incluye, adelantó Jorge Blanco, asumir los inmuebles que se encuentran en la frontera con el municipio de Las Palmas de Gran Canaria, pues el lagar comunal del siglo XIX y algunas viviendas están dentro del lindero de la capital y el resto del Caserío pertenece a Santa Brígida. A su juicio, sería “más lógico” que la linea de separación entre ambos municipios fuera la carretera general del Pico de Bandama, no un pequeño callejón entre las pocas viviendas del lugar.

No obstante, Jorge Blanco aclaró que la iniciativa solo pretende mejorar el entorno de Bandama, no crear polémicas políticas o institucionales, y por eso espera que las propuestas sean aprobadas por unanimidad, tanto en el Ayuntamiento como en el Cabildo.

El alcalde está abierto a asumir las casas que se ubican en la frontera con Las Palmas capital

decoration

En el segundo punto de ambas mociones, el grupo de gobierno de Santa Brígida y el PP del Cabildo solicitan que, “previos los informes técnicos y jurídicos a que haya lugar, se proceda a la personación y puja en el procedimiento de pública subasta del lagar comunal existente en el Caserío de Bandama, accesorio de la finca registral, finca 406 de Santa Brígida, inscrita en el Registro de la Propiedad Número Uno de Las Palmas de Gran Canaria, a fin de que el Cabildo Insular adquiera la propiedad del referido inmueble, en bien del interés público y para su posterior integración en el futuro Centro de Visitantes e Interpretación de los señalados espacios naturales protegidos”.

Amigos de Bandama

El alcalde satauteño explicó que esta solicitud al Cabildo, en realidad, solo viene a recoger las propuestas que ha estado lanzando en los últimos meses la Asociación Sociocultural Amigos de Bandama, que ha emprendido una campaña de divulgación de ese patrimonio etnográfico para que las administraciones cumplan sus propios proyectos y normativas de protección.

Ese colectivo ciudadano, presidido por el geógrafo Alex Hansen Machín, considera que el Cabildo tiene “una oportunidad única” para recuperar ese entorno natural porque un Juzgado ha decidido que el lagar comunal salga a subasta pública ante la imposibilidad de concretar quiénes son los propietarios.

La Asociación de Amigos de Bandama ha remitido esa solicitud a varios departamentos del Cabildo (Presidencia, Patrimonio Histórico, Medio Ambiente o la Fedac) y a los responsables de Urbanismo y Turismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. En apoyo de esa solicitud ya se han pronunciado entidades como la Asociación Insular de Desarrollo Rural de Gran Canaria (Aider) o el Consejo Regulador de la Denominación de Origen del vino de la Isla, así como técnicos de las áreas de Medio Ambiente, Patrimonio Histórico o la Fedac, según resaltó Juan Manuel Rodríguez, secretario de la plataforma ciudadana.

En la exposición de motivos de ambas mociones se destaca que la Caldera y el Pico de Bandama constituyen una pieza de enorme relevancia en el paisaje de Gran Canaria, donde se dan cita valores geomorfológicos, ecológicos, paisajísticos y etnográficos. “Sus múltiples cualidades han sido consideradas por la población de la isla desde el primer momento, con el establecimiento de un poblado en cuevas y un silo fortificado”, sostiene la propuesta, que añade que “desde el punto de vista geológico constituye la más grande y reciente estructura volcánica, unos dos mil años, fruto de la más violenta erupción de los últimos 100.000 años”.

La Asociación de Amigos cree que es una “oportunidad única” de recuperar ese patrimonio

decoration

Respecto al biogeográfico, se trata del biotopo de bosque termófilo con más biodiversidad de la Isla, con más de 170 especies vegetales y unas 22 especies de avifauna. Bandama, según argumentan los impulsores de la restauración del Caserío, es “un lugar clave descrito por todos los viajeros y científicos desde los inicios del siglo XIX, como la más destacada y mejor atalaya paisajística y de tradición turística del nordeste insular, lo cual permitió la construcción de la primera carretera con fines exclusivamente turísticos de la isla a principios de la década de 1940”.

Monumento Natural

El territorio del Pico, la Caldera de Bandama y sus alrededores, con una superficie de 325,7 hectáreas, posee la clasificación de Monumento Natural de Bandama, un espacio natural protegido dentro de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos. Por su parte, el entorno que lo envuelve por el Este, Norte y Oeste, de 1.413,6 hectáreas, está clasificado como Paisaje Protegido de Tafira.

Además de todo ello, “algo hace especial a este complejo y rico paisaje grancanario”, argumentan los promotores de las mociones. “Desde finales del siglo XVIII comenzó un rápido proceso de transformación que lo llevó de ser un gran bosque termófilo de propiedad realenga a convertirse a lo largo del siglo XIX y hasta la actualidad, en el paisaje del vino por excelencia de Gran Canaria; un paisaje de vides, viñedos, bodegas y lagares creciendo sobre el negro picón del más sobresaliente de los volcanes jóvenes de la geografía insular”, recalcan.

El Estudio de Capacidad de Acogida del Monumento Natural de Bandama, un documento elaborado por el propio Cabildo, desveló que las visitas suponen actualmente “un uso público masivo”, con más de 400.000 personas al año en el Pico y la Caldera de Bandama. Este uso público, según recoge el mismo documento, carece de una gestión activa sostenible y está causando numerosos impactos negativos en los bienes a conservar.

Igualmente, las Normas de Conservación recogen “la necesidad de establecer un Centro de Acogida de Visitantes e Interpretación de la Naturaleza en el Caserío de Bandama, así como la necesidad de realizar acciones de información, divulgación y educación ambiental destinadas a la población local y los visitantes”.

Compartir el artículo

stats