La compañía de transporte interurbano de Gran Canaria, Global, transportó a 15.834.309 viajeros y viajeras durante 2020, lo que supone un 38% menos que en el ejercicio anterior motivado por los efectos de la pandemia de la Covid en la Isla.

“Si tenemos en cuenta que todos los años en nuestros servicios viajan del total del pasaje, en torno a un 20% de turistas, y que una parte importante de la población está en situación de Erte, teletrabajando o en teleformación, se podría decir que la fidelidad al transporte público se ha mantenido pese a la pandemia”, declaró el director general de Global, Víctor Quintana Hernández.

Quintana desveló que en el estudio realizado por la Consultora SAO (Servicios Avanzados de Opinión) a más de 1.250 clientes, al objeto de conocer entre otras cuestiones, posibles cambios en su movilidad, pone de manifiesto que un 59% de las personas que se desplazan con Global, viajan con la misma frecuencia que antes de la pandemia, mientras que un 28% lo hace ahora con más asiduidad. La mitad de las personas que manifestaron viajar ahora menos, explicaron que sus necesidades de movilidad se han reducido a consecuencia de la crisis sanitaria.

El sector del transporte público no ha estado ajeno a las medidas de restricciones de aforo y servicios que se han aplicado en los todos los sectores de actividad económica, social, educativa, etcétera. Desde la declaración del Estado de Alarma el 15 de marzo y el confinamiento de la población, la autoridad competente ha ido regulando la capacidad del transporte conforme a la evolución epidemiológica.

Para garantizar la seguridad tanto de clientes como del personal, Global puso en marcha, a lo largo del año, un conjunto de medidas cuyo objetivo era minimizar al máximo cualquier posibilidad de contagio; alguna de ellas incluso antes que las autoridades decretaran el Estado de Alarma, como por ejemplo, la higienización de las unidades con innovadores productos virucidas desde el pasado 10 de marzo.

La gestión para el cliente

Luego vinieron otras medidas, como el uso de mascarillas higiénicas en el mes de mayo, dos meses antes de que se impusiera de forma generalizada para toda actividad y para toda la población, la colocación de dispensadores de gel hidroalcóholico, y desde principios de junio las acciones de ventilación que garantizaran una mejor calidad del aire.

Además, impulsó nuevas fórmulas de pago sin contacto, con tarjetas bancarias y aplicaciones móviles, y posibilitó la recarga on line de bonos de transporte; lo que dio lugar en los primeros días de julio a lograr la certificación µBioFree® que acredita el cumplimiento de todas las medidas para garantizar un transporte seguro, en un contexto en el que el riesgo cero no existe.

Estos aspectos no han pasado desapercibidos para los clientes de Global, que en un 90% aprueban la gestión desarrollada por la compañía en la crisis de la Covid, otorgando una nota media de 7,3 en una escala de 0 a 10.