Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alcaldes analizan la crisis | Alcalde de Artenara

Jesús Díaz Luján: “Es un año muy duro para nosotros por los incendios, la pandemia y un accidente mortal”

Jesús Díaz, alcalde de Artenara y presidente de la Mancomunidad del Norte, ayer jueves, junto a las dependencias del Cabildo de Gran Canaria. | | JUAN CASTRO

El despoblamiento sigue siendo el gran problema del municipio de Artenara. Jesús Díaz, del Partido Popular (PP), con sus tres ediles y su socio de Gobierno, Nueva Canarias (NC), pretende una serie de iniciativas: construir viviendas sociales, un plan de empleo y ceder terrenos para plantar. 

¿Se puede decir que Artenara ha pasado un doble confinamiento y circunstancias duras?

El 7 de julio de 2019 tuvimos la alegría de la declaración del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco del Paisaje Cultural de Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria. Sin embargo, en agosto tuvimos el primer incendio. Muchos perdieron sus casas, animales y fincas. Hubo que evacuar a vecinos de Acusa Verde a La Aldea de San Nicolás, y a otros 80 a otro sitio. Luego el otro incendio de Tasarte. Lo pasamos mal. A partir de marzo de 2020, el virus del Covid-19, con el confinamiento de tres meses y todo lo que ha traído. Hemos pasado en Artenara un año muy duro por los incendios, la pandemia y la pérdida de tres vecinos en un accidente de tráfico. Hemos querido hacer un reconocimiento a La Aldea y a Gáldar por sus apoyos en los incendios pero no pudimos por las medidas sanitarias. Ni tampoco celebrar las fiestas de la Virgen de la Cuevita, ni las de San Matías.

El trágico accidente dejó claro que hay resolver el mal estado de algunas carreteras.

Lo importante es que perdimos en diciembre a tres vecinos [José Iván García Buelga y a sus hijas Marta y Rita García Bolaños] y al novio de una de ellas, en la carretera GC-21, la que une Artenara con Pinos de Gáldar, en la zona conocida como Lomo el Tocino. Lo que está claro es que estas carreteras tienen muchas necesidades y carencias, entre otras: que hace falta señalización y más barreras; que hay un mal asfalto y quitar los malecones de hace mucho tiempo. Es verdad que tienen poco tráfico, pero deben de estar en buen estado. Ya hemos recogido firmas y reclamado al Cabildo de Gran Canaria una mejor atención a las carreteras. También hemos pedido que se recupere el campamento de Tamadaba, que aunque está en Agaete, la entrada está por Artenara. Sería un atractivo para venir. Ahora da pena por su abandono y deterioro.

¿Cuál es la situación sanitaria y anímica en el municipio por la pandemia del Covid-19?

En cuestión de casos de contagios del coronavirus hemos estado muy bien, sobre todo al principio. Durante el confinamiento del año pasado tuvimos un sólo contagio. Ahora tenemos sólo cuatro y están casi al final de la cuarentena. Ya habrán terminado dicha cuarentena mañana viernes [hoy para el lector]. Lo mejor de todo es que no ha habido ningún fallecido en Artenara por esta pandemia. Artenara, junto a Tejeda y Valleseco, compramos más de 4.000 mascarillas para la protección de todos los trabajadores y vecinos.

¿Cómo han llevado los vecinos y vecinas todo lo que ha supuesto esta pandemia?

Al principio, sobre todo durante el confinamiento, yo noté crispación por parte de muchos vecinos porque no entendían lo que estaba pasando. Ahora, más tranquilos y cumpliendo siempre con el horario en el que no se puede estar en la calle y con las normas sanitarias.

“Al principio, en el confinamiento, tuvimos un caso de contagio y ahora cuatro, pero ningún fallecido por Covid”

decoration

Entonces, Artenara lo lleva muy bien o ¿hay algún miedo o peligro en relación al Covid-19?

Va todo bien, pero los fines de semana hay miedo entre los vecinos porque viene mucha gente. Está muy bien que suban los de la capital y de otros municipios para ver y disfrutar el campo, y que contemplen los barranquillos y el verde tan bonito después de las lluvias de noviembre. El problema es que vienen muchos a la vez y algunos, que no saben comportarse en estas circunstancias sanitarias en las que estamos, se amontonan en las entradas de los restaurantes. Eso mismo está pasando en Tejeda y en Agaete.

¿Cómo llevan los locales de restauración las medidas de restricción del nivel 3?

Los negocios de restauración lo llevan muy bien. Cumplen las medidas y tienen sus terrazas. El Ayuntamiento colabora con ellos y les ha prestado carpas para las terrazas. Además, hay trabajo los fines de semana y con buen tiempo, que eso ayuda mucho.

¿Hay cambios en la población al tener más interés por residir en el campo, en un lugar con menos riesgos de contagios, o por razones económicas?

Sí, pero no ha cambiado prácticamente el censo que es de 1.050 habitantes en el municipio. Lo que pasa es que con ese censo estábamos viviendo en el pueblo y en las diseminadas unas 400 personas, y el resto en otros sitios, especialmente en la capital. Ahora podemos ser mil, no sé la cantidad exacta. Somos más viviendo por varias razones, entre las que están el hecho de que ahora haya más fácil conexión a internet, gracias a la red de fibra, que atrajo a unos cuantos a volver y a teletrabajar desde sus casas; otros porque están en ERTE [Expediente de Regulación Temporal de Empleo] o desempleados y decidieron regresar a la casa suya o de un familiar, y se animaron a plantar unas papas.

¿Se vive bien en Artenara?

Claro que se vive mejor que en la ciudad porque es un pueblo pequeño y es el campo. Muchas casas tienen pequeños terrenos y las viviendas están separadas, y no hay riesgo de aglomeraciones, lo cual sí es un peligro por esta pandemia, y no en la distancia.

“Una empresa hará el desmonte de un terreno para poder construir 4 o 6 viviendas sociales”

decoration

Hay una obra importante parada en el casco.

Es el que está junto a la iglesia y la plaza, en el mirador, por encima de la piscina. Un edificio de distintos servicios, además de que nos hace ganar suelo y al lado del centro de interpretación de la cueva Risco Caído, que está funcionando bien. La obra está parada desde octubre. Vamos a rescindir el contrato con la empresa adjudicataria porque no ha cumplido con los plazos acordados.

¿Sigue siendo el despoblamiento el gran problema de este municipio cumbrero?

Claro que sí. Un dato: sólo tenemos diez niños en el municipio que reciben la educación de Primaria en el pueblo; otros diez van en guagua al instituto de Valleseco. Aparte de la España vaciada, existe la Gran Canaria vaciada. Por eso, Risco Caído es un gran aliciente para que vengan a vivir y a trabajar aquí, a parte de que trabajamos para que el turismo y la agricultura lo sean también.

¿Hay alguna medida o iniciativa concreta para atraer a nuevos vecinos?

Nuevas viviendas sociales. Tenemos en la actualidad 16, y que en su mayoría viven fijo en el pueblo. Pues al lado de estas casas hay un solar disponible. Acabamos de contratar a una empresa para desmontar el terreno y confiamos que en un mes esté el suelo listo para entregarlo a la Consejería de Vivienda y que se inicie todo el proceso para que se construyen cuatro o seis viviendas.

“Vamos a rescindir el contrato con la adjudicataria de una obra en el casco por no cumplir los plazos acordados”

decoration

¿Sigue parado el proyecto de abrir un hotel?

Ese proyecto es al lado del restaurante La Silla, por encima del campo de fútbol. Hay que hacer unas modificaciones en las normas subsidiarias y confiamos que se hagan en breve, y continúe el proceso.

¿Medidas para incentivar a que se trabaje en la agricultura en Artenara?

En la entrada del pueblo hay un terreno, con cinco bancales y con varios estanques y cuevas, y estamos intentado el Ayuntamiento y el Cabildo llegar a un proyecto y a una fórmula para ceder terreno a los que quieran trabajar la tierra y ganarse la vida. En la actualidad, tenemos cinco ganaderos con edades entre 20 y 60 años. Uno de ellos, Samuel Bolaños, ha recibido varios premios por los quesos muy buenos que hace.

¿Algún plan de empleo en el horizonte cercano?

Estamos preparando uno que esperamos que empiece en septiembre. Será un plan de empleo de guía de sendero para entre 15 y 20 jóvenes que tengan entre 20 y 30 años. Como de esas edades no los tenemos en el municipio, nos da igual que sean de otro sitio. Se trata de crear trabajo.

“Con esta crisis más vecinos censados han dejado la capital para teletrabajar o para plantar papas”

decoration

¿Habrá una nueva depuradora de plantas en Artenara?

Ya está hecha una en Ventanieves, que pronto entrará en funcionamiento. El Cabildo tiene un proyecto de crear diez más para pequeñas poblaciones rurales y dos serán en el municipio, en Acusa Verde y Lugarejo. Ya tenemos una en Acusa Seca desde 2019 y del agua de abasto usada por las casas saca agua depurada con el empleo de plantas que se puede beber.

¿Cómo es el trato del Cabildo con Artenara, bueno o pesan los distintos colores políticos?

Estoy muy agradecido de cómo se comportó el Cabildo con nosotros y con los otros municipios afectados por los incendios, y por el hecho de que no sólo eran palabras, sino que puso cinco millones de euros. Es verdad que desde que fue la declaración de Patrimonio de la Humanidad hay un cierto mimo con Artenara.

Desde este mes, presidente de la Mancomunidad del Norte

Es un honor y un reto para este pequeño municipio. Trabajamos para que el Norte logre las mejores condiciones posibles.

Compartir el artículo

stats