Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vandalismo en el entorno natural del Charco de Las Palomas

El alcalde de Tejeda pide a los excursionistas que denuncien a los que dañan el paisaje

Latas y papeles arrojados por los excursionistas en el espacio protegido. | | LP/DLP

Latas y papeles arrojados por los excursionistas en el espacio protegido. | | LP/DLP

Una de las pintadas que aparecieron el lunes en el sendero hacia el Charco de las Palomas de Tejeda. | | LP/DLP

El incivismo de excursionistas que han visitado los últimos fines de semana el Charco de Las Palomas, en el municipio de Tejeda, ha deteriorado ese lugar emblemático de la naturaleza de Gran Canaria y también los senderos de acceso, lo que ha obligado al Ayuntamiento a criticar públicamente esos comportamientos y a pedir a los testigos de esos ataques al medio ambiente que lo denuncien ante el Seprona de la Guardia Civil o las policías locales.

El pasado domingo, 24 de enero, acudieron al Charco de Las Palomas cerca de un millar de excursionistas, animados por las últimas lluvias y la cercanía a una carretera general. Tras de sí no solo dejaron kilos de basura, sino que dañaron con pintura roja numerosas piedras de los caminos reales de la cumbre, con graffitis en medio del campo y en un espacio protegido.

El Ayuntamiento de Tejeda ha tenido que realizar una limpieza de choque durante esta semana y su alcalde, Francisco Perera, ha hecho un llamamiento a las personas que acudan este domingo para que no se repitan las escenas que se encontraron el pasado lunes en el Charco y sus alrededores. Según se refleja en el reportaje fotográfico realizado por la Policía Local, los visitantes dejaron restos de comida, envases de plástico y cristal, latas de refrescos, ropa, papeles de todo tipo o mascarillas. Incluso se encontró una bolsa con varios kilos de limones.

“Alguna gente en muy cochina”, lamentó el alcalde de Tejeda respecto a la actitud de los que dejan basura en el campo. Perera se mostró especialmente preocupado por las pintadas a lo largo de los senderos de la cumbre, imposibles de erradicar por los equipos de limpieza municipales. “Tan culpables son los que han pintado las piedras como los que lo han visto hacerlo y no les han dicho nada o lo han denunciado”, apuntó.

El pasado domingo se realizaron pintadas en el camino hacia las cascadas de Tejeda

decoration

“En la cumbre -añadió- estamos encantados de que vengan miles de personas todos los domingos y días festivos, pero también les pedimos que sean respetuosos con la naturaleza y depositen la basura en los contenedores; solo les pedimos que hagan lo mismo que en su casa, pues seguro de nadie deja en medio del salón los restos de comida o los papeles higiénicos”.

El Ayuntamiento de Tejeda, ni los otros consistorios afectados por este incivismo ciudadano, tienen competencias para restringir el acceso a lugares como el Charco de Las Palomas ni tampoco medios humanos para realizar una vigilancia durante todo el fin el fin semana, por lo que solo les queda en confiar en que los excursionistas tomen conciencia y no sigan deteriorando el paisaje.

El Charco de Las Palomas de Tejeda, al igual que el Charco Azul de El Risco de Agaete, es un destino masivo de grancanarios y turistas tras las épocas lluvia, para observar las cascadas e incluso bañarse. En este caso de Tejeda, la afluencia es mayor por la facilidad de llegar, ya que se encuentra cerca del pueblo, a poco más de un kilómetro desde la carretera general y con un desnivel de unos 150 metros.

Compartir el artículo

stats