Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La calima continúa en Canarias a la espera de las fuertes lluvias del domingo

El polvo en suspensión cancela vuelos durante la mañana de ayer en La Palma y El Hierro

20

Calima en Gran Canaria La Provincia

El severo episodio de calima que afecta al archipiélago desde la segunda mitad del pasado lunes continuará hoy azotando a las islas, si bien se espera que comience a disiparse visiblemente a partir de mañana jueves, con la desactivación del aviso amarillo por este fenómeno, así como el que se ha mantenido por vientos, a las cinco de la tarde de hoy miércoles.

Esto serán los prolegómenos de un cambio radical del tiempo previsto para la madrugada de este próximo domingo, con la llegada de lluvias que pueden estar acompañadas de tormentas si se consolida la formación de un sistema de bajas presiones que se situaría entre el archipiélago canario y la península, según anuncia la Aemet con las precauciones propias de los pronósticos a más largo plazo.

Ayer la incidencia de la calima provocaba la cancelación por la mañana de seis vuelos en La Palma de ida y vuelta a Tenerife, y de otros dos de ida y vuelta con Gran Canaria, además de la cancelación de los primeros vuelos que tenían que salir de la isla de El Hierro, ya que si bien en la primera ola de la intrusión del polvo en suspensión durante la tarde y noche del lunes afectaba de lleno a Lanzarote y Fuerteventura, ayer fue el turno de las dos islas más occidentales, dado que la lengua de calima pasaba su grueso por el sur de las islas centrales para adentrarse en el Atlántico.

Esto dejaba índices de contaminación atmosférica en algunos puntos de la provincia de Santa Cruz de Tenerife de hasta 900 microgramos de partículas PM10, con picos puntuales de reducción de visibilidad de hasta solo 1.500 metros, si bien la tónica general durante el día fueron visibilidades superiores a los 3.000 y 4.500 metros.

Las habituales calimas de febrero suelen afectar más a la superficie que a los niveles altos de la atmósfera, y así en la estación de la Red de Control y Vigilancia de la Calidad del Aire del Gobierno de Canarias situada en la calle Néstor Álamo de la capital grancanaria, prácticamente en la cota cero, mostraba un pico de contaminación de partículas PM10 a las tres de la madrugada de ayer martes de 868 microgramos por metro cúbico de aire, para irse reduciendo significativamente a medida que transcurrían las horas, de tal forma que a las cinco de la tarde se apuntaban en el mismo observatorio unos más comedidos, pero igualmente dañinos, 191 microgramos por metro cúbico de aire.

Recomendaciones

Para situar el contexto de estas mediciones hay que señalar que la Organización Mundial de la Salud establece que el valor límite ambiental de exposición diaria a las partículas PM10, que se mantiene en vigor desde el año 2005, es el de 40 microgramos por metro cúbico de aire, de ahí las reiteradas advertencias de la consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias durante estos días para evitar el agravamiento de afecciones o síntomas relacionados con enfermedades respiratorias, entre las que cita el asma y el EPOC o enfermedad obstructiva crónica, que con estos episodios incrementan las entradas en servicios de urgencias e incluso los ingresos hospitalarios en los peores casos.

De ahí que solicite el evitar salir a la calle y mantener cerradas las puertas y ventanas; realizar la limpieza de las superficies con polvo utilizando paños húmedos; mantenerse en ambientes húmedos e hidratarse; no realizar ejercicios físicos en el exterior; y, en caso de empeorar los síntomas, acudir a los servicios del 112.

Unas medidas que hoy deberían continuar tomándose, al menos hasta las cinco de la tarde, momento en el que se desactivan los avisos amarillos tanto por calima como por fuertes vientos. La predicción apunta a que de nuevo la visibilidad se reduzca por debajo de los 3.000 metros, incluso con puntas ocasionales de unos 1.500 metros, con temperaturas similares a las de ayer o en ligero descenso, y con un viento que irá disminuyendo de intensidad a medida que pasen las horas, pero que en la primera mitad del día será de componente este con intervalos de fuerte. Esto será más palpable a primeras horas en el oeste de Fuerteventura, oeste y noroeste de Gran Canaria y al nordeste de Tenerife.

Hay que destacar que ayer las rachas de viento alcanzaban velocidades de hasta 90 kilómetros por hora en la estación meteorológica de la Agencia Estatal de Meteorología en Izaña, en la parte más alta de Tenerife, mientras que en las medianías de Gran Canaria se mantenían vientos sostenidos de unos 50 kilómetros por hora, como ocurría en Valleseco.

Donde se escapaban del anunciado bajón de los termómetros era en los municipios grancanarios de La Aldea de San Nicolás y en Mogán, donde reinaban entre los 24 y los más de 25 grados centígrados, esto último en la estación del puerto moganero.

Para la jornada de mañana jueves, ya sin avisos activos de la Agencia Estatal del Meteorología a la vista, continuará el polvo en suspensión rondando los cielos de las islas, pero ya algo más recluido en las vertientes sur para ir remitiendo al final del día.

Esta tendencia se irá ratificando el viernes, con la presencia aún de una ligera calima en retirada, cielos despejados, y un viento flojo aún del este, pero variando a componente oeste al final de la jornada.

El sábado, en principio, será un día de transición a la espera de la anunciada formación de un sistema de bajas presiones que entre las últimas horas del día y la madrugada del domingo podría llegar al Archipiélago canario con fuertes precipitaciones acompañadas de tormentas, tanto en las vertientes norte como en las orientadas al oeste.

Compartir el artículo

stats