Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Cabildo exige a Pedro Sánchez que dé un “paso al frente” en el Sáhara

El Frente Polisario afirma que Marruecos tendrá que reconocer que ya existe “una guerra abierta”

El representante para España del Frente Polisario, Abdulah Arabi, en primer término, ayer al inaugurar la exposición del Cabildo sobre el campamento de Gdeim Izik. | | LP/DLP

El representante para España del Frente Polisario, Abdulah Arabi, en primer término, ayer al inaugurar la exposición del Cabildo sobre el campamento de Gdeim Izik. | | LP/DLP

El Cabildo de Gran Canaria reafirmó ayer su apoyo al pueblo saharaui frente a la pandemia y el conflicto bélico con Marruecos, al tiempo que exigió a España y a la comunidad internacional que “den un paso hacia adelante y dejen de mirar hacia otro lado” ante “el acoso” del gobierno de Rabat a la población del Aaiún y los otros territorios ocupados de la antigua colonia española.

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, y el consejero insular de Solidaridad Internacional, Carmelo Ramírez, reclamaron al Gobierno de Pedro Sánchez que hagan cumplir las resoluciones de las Naciones Unidas para celebrar el referéndum de autodeterminación y que pongan fin al “sometimiento” que ejerce Marruecos sobre la población del Sahara Occidental.

Por su parte, el representante para España del Frente Polisario, Abdulah Arabi, declaró que Marruecos y la comunidad internacional tendrán que reconocer “en los próximos meses” que ya existe una “guerra abierta” en el Sahara y alertó de las consecuencias “desastrosas” que tendrá ese conflicto en el Archipiélago y en toda esta zona del norte de África, por lo que también pidió a los gobiernos de España y de Canarias que se impliquen en la búsqueda de una solución pacífica, hagan cumplir la legalidad internacional y los derechos humanos por encima de los intereses económicos, y no cedan “a la presión y los chantajes” de las autoridades marroquíes.

Arabi sostuvo que a 100 kilómetros de Canarias se están produciendo “violaciones atroces de los derechos humanos”, con ciudadanos “asediados y reprimidos” por el Gobierno de Marruecos en su estrategia de seguir frenando las resoluciones de la ONU para la celebración de un referéndum en la antigua colonia española.

El dirigente del Frente Polisario lanzó estos mensajes al inaugurar la exposición Diez años de Gdeim Izik. El campamento de la dignidad, que se podrá visitar hasta el próximo 4 de marzo en la fachada del Cabildo Gran Canaria. En la apertura de la muestra, donde se explica en murales los graves sucesos ocurridos hace un década en el campamento saharaui de Gdeim Izik, a quince kilómetros de El Aaiún.

Una exposición conmemora los diez años del “campamento de la dignidad”

decoration

Con las imágenes del desmantelamiento e incendio de las jaimas por parte de la policía y el ejército, una operación en la que hubo muertos y heridos, Arabi aseguró que Marruecos “es una de las peores dictaduras del siglo XXI” y consideró que la actual situación de guerra, aún en periodo de hostigamiento y escaramuzas militares, demuestra “el fracaso de la comunidad internacional por hacer respetar los derechos humanos y las resoluciones de las Naciones Unidas”.

Referéndum

El dirigente del Frente Polisario dijo que el pueblo saharaui ha apostado por la vía pacífica y puso como ejemplo que lleva 45 años de lucha diplomática en la ONU, desde la proclamación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), y que espera desde hace 29 años por la celebración de la consulta sobre la independencia. No obstante, denunció que la Misión de las Naciones Unidades para el Referéndum del Sahara Occidental (Minurso) “se ha convertido en una vía para garantizar la ocupación ilegal del territorio, el saqueo de sus recursos naturales y la violación de los derechos humanos por parte de Marruecos”.

Arabi criticó la inacción internacional y en especial de España ante este conflicto, que ha llevado a una escalada de violencia entre el Frente Polisario y Marruecos a poco más de cien kilómetros de Canarias. También consideró que el Gobierno de Rabat utiliza el problema de la inmigración irregular para “presionar” a España y la Unión Europea y obtener ayudas económicas, “pero luego no cumple sus compromisos.

Carmelo Ramírez explicó que la exposición en el escaparate del Cabildo pone el foco en el establecimiento de 8.000 jaimas a quince kilómetros de El Aaiún, donde 25.000 saharauis clamaron por la libertad hasta que fueron disueltos de manera violenta por el ejército marroquí.

Las fotografías y textos de la muestra describen cómo la disolución del campamento de la dignidad dejó paso a un periodo de represión que se extendió al conjunto del territorio ocupado e incluyó la detención de los activistas saharauis más destacados, una veintena de los cuales acabaron encarcelados tras juicios militares que se saldaron con ocho condenas a prisión perpetua y otras once que oscilaron entre los 20 y los 30 años. De hecho, el recorrido se abre con un cartel con el rostro de los 36 prisioneros civiles saharauis encerrados en las cárceles.

Compartir el artículo

stats