El paso de un frente nuboso por el Archipiélago está dejando más frío y viento que lluvias, con temperaturas que han rondado los cero grados en las cumbres y rachas que han superado los 80 kilómetros por hora. No obstante, desde la tarde del viernes hasta la noche de ayer sábado se registraron unos 20 litros por metro cuadrado en algunos puntos de Gran Canaria y eso supone un nuevo aliciente para el sector agrícola, que ya dispone de reservas de agua para garantizar las próximas cosechas.

El principal incidente causado por el fuerte viento fue la caída del cogollo de una palmera en el barrio capitalino de Escaleritas, que afectó al tendido eléctrico del vecindario y causó daños estructurales en una vivienda.

Para hoy domingo se mantiene el aviso amarillo por fuertes vientos en la mitad sur de Gran Canaria, con rachas máximas de 80 kilómetros por hora que afectarán especialmente a la cuenca de Tejeda y a las vertientes oeste y este de la Isla. También se esperan vientos de hasta 70 kilómetros por hora en zonas altas de La Palma, La Gomera y El Hierro, así como en las cumbres centrales de Tenerife y las zonas altas del Valle de Güímar.

El frente frío sobre las Islas deja fuertes vientos y 20 litros en medianías del norte

El frente frío sobre las Islas deja fuertes vientos y 20 litros en medianías del norte

La predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) es de cielos nubosos con lluvias, en general débiles en el norte y posibilidad en vertientes sur. Las temperaturas registrarán pocos cambios. Mañana lunes desaparecen los avisos por fenómenos meteorológicos adversos y se prevé una mejoría del tiempo, con cielos nubosos a cubiertos y lluvias débiles ocasionales, con posibilidad de que también lleguen al sur de las islas de mayor relieve. La inestabilidad continuará hasta el martes, con más lluvias débiles en las medianías del norte.

Termómetros

Los efectos del frente frío en Canarias se evidenciaron desde la noche del viernes, cuando llovió con cierta intensidad en puntos de las medianías de cumbre de las islas más montañosas y los termómetros bajaron de los cero grados en Izaña (-1,7) y en el Roque de Los Muchachos (-0,6). En Gran Canaria, la temperatura descendió hasta los 2,6 grados en Los Llanos de la Pez o los 4,3 en Cruz de Tejeda. La mayor racha de viento, 97 kilómetros por hora, se registró en la estación de la Aemet de Pájara, en Fuerteventura.

El frente frío sobre las Islas deja fuertes vientos y 20 litros en medianías del norte

El frente frío sobre las Islas deja fuertes vientos y 20 litros en medianías del norte

Así, antes de la medianoche del viernes se recogieron 10 litros por metro cuadrado en Teror, 8,2 en Valleseco, 6,0 en Cruz de Tejeda, 4,6 en La Suerte de Agaete o 4,0 en Tafira. A esas cantidades hay que sumarles las registradas ayer sábado, como los 15,2 litros en Cruz de Tejeda, 9 en Los Llanos de la Pez, 9 en Valleseco, 7,6 en el pueblo de Tejeda, 7,6 en Telde, o 5,4 en Teror, según los datos de la Aemet.

Las mediciones de 24 horas del Cabildo de Gran Canaria también sumaron unos 20 litros por metro cuadrado en lugares como La Atalaya de Santa Brígida, Pino Santo, Lagunetas o Artenara. En la isla de Tenerife se superaron los 30 litros en el municipio de La Laguna.

El fuerte viento volvió a arreciar durante la tarde y la noche de ayer, con rachas de 109 kilómetros por hora en Izaña, 72 en Las Tirajanas o 70 en Maspalomas.

El fuerte viento provocó a primera hora de la mañana de ayer la caída del cogollo de una palmera en la calle Francisco de Torquemada, en el barrio de Escaleritas de la capital grancanaria, según informaron la Policía Local y los Bomberos de la ciudad. La copa y las ramas quedaron sobre la calzada, pero en su caída arrastraron una parte del tendido eléctrico de esa calle ocasionaron daños en uno de los inmuebles. La vía estuvo cortada al tráfico durante unas horas para asegurar los elementos dañados y retirar los restos de la palmera.

La Policía Local y los Bomberos también tuvieron que intervenir por un aviso de peligro de caída de un cartel de publicidad situado en la azotea de un bloque de viviendas en la calle Pilarillo Seco.