Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

Los vecinos de El Pajar apoyan que la cementera siga usando el puerto

Los residentes apelan a la convivencia entre el sector industrial y turístico en Santa Águeda

Cementera de Ceisa en El Pajar

Los vecinos del barrio de El Pajar, en San Bartolomé de Tirajana, han mostrado su “máximo y contundente apoyo” a la empresa Cementos Especiales de las Islas (Ceisa) en su solicitud a Puertos Canarios para ampliar la prórroga de la concesión del muelle durante otros 25 años. En un comunicado hecho público este lunes, la Asociación de Vecinos Bahía de Santa Águeda ha defendido la permanencia de la cementera en este entorno y destacó su aportación al desarrollo económico y social del pueblo desde que iniciase su actividad en 1957. Los residentes apelan a la convivencia entre el sector industrial y el turístico, y lo hacen después de que el sector avisase la semana pasada de que si Puertos prorroga la concesión, el Gobierno podría enfrentarse a indemnizaciones millonarias ya que los inversores turísticos han desarrollado proyectos sobre la base de que el muelle será deportivo a partir de 2022.

“Ceisa ha sido, sin lugar a dudas, un referente que ha multiplicado socialmente a nuestro pueblo. Ha significado un antes y un después en su desarrollo económico y social, facilitando que muchas familias hayan podido realizarse con dignidad hasta el punto que muchas de ellas hayan elegido este lugar para hacer su proyecto de vida”, explica la organización en el comunicado, rubricado por su presidente y vicepresidenta, Antonio Juan Mariano Trujillo y Nadia Lamrine Ojeda.

La asociación destaca el avance social y económico desarrollado por la cementera

decoration

Los vecinos resaltan la apuesta de la empresa por revitalizar el barrio. “Se ha implicado en la construcción y mantenimiento de su campo de fútbol o la colaboración con los colectivos sociales para el buen desarrollo de sus actividades”, señala, “pero, principalmente, destaca la oportunidad única que ha significado para muchas familias en forma de puestos de trabajos consolidados y el tejido de interacción social con los mismos creando unas condiciones que los han robustecido como puestos de trabajo de gran calidad”. Esa complicidad por parte de la compañía ha valido al pueblo para “disfrutar de una convivencia plena”.

La organización vecinal reclama además la convivencia entre los sectores industrial y turístico, en momentos en que el empresariado avisa que la Administración regional podría enfrentarse a indemnizaciones millonarias por responsabilidad patrimonial, ya que los inversores han desarrollado proyectos turísticos amparados en que la normativa urbanística establece que a partir del 2021 el muelle será deportivo y no permite prórroga para su uso industrial. “Nuestro sentir no es excluyente ya que valoramos positivamente la llegada de inversión al lugar donde vivimos”, señala el comunicado, “pero entendemos que todo aquel que quiera crecer debe hacerlo a través de méritos propios y no intentando provocar su crecimiento a través de desmerecer o eliminar a otros”. “Todos caben y deben dar ejemplo ante una sociedad que cada vez reclama más entendimiento y consenso y menos guerras. Es cuestión de respeto y es fundamental que propongamos menos batallas y más esfuerzos para convivir”, agrega.

La asociación de vecinal defiende también la resistencia que ha tenido la fábrica durante la crisis económica por la Covid-19 y la necesidad de diversificar la economía. “Ha logrado sobrevivir manteniendo con dignidad los puestos de trabajo”, concluyen.

Compartir el artículo

stats