Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Telde

El aeropuerto registra un 80% menos de vuelos extranjeros esta Semana Santa

Desde el el 26 de marzo hasta el 5 de abril solo se ha efectuado la reserva de 346 viajes internacionales

9

Salidas y llegadas desde el aeropuerto al comienzo de Semana Santa Andrés Cruz

En años anteriores la estampa del aeropuerto de Gran Canaria un 31 de marzo es muy diferente a la que pudo apreciarse ayer. Como es lógico, la incursión del coronavirus en el mundo ha trastocado muchos sectores económicos y, sin dudarlo, el turismo es uno de ellos. Por eso, aunque impacte, no sorprende el dato de que los vuelos internacionales se han reducido en casi un 80% con respecto a la Semana Santana previa a la pandemia. A excepción de algunos casos puntuales, la mayoría de personas que encontraron ayer en el aeródromo eran canarios que viajaban a otras islas o que volvían de trabajar o estudiar en la península.

Los datos aportados por Aena indican en la Isla solo se han reservado un total de 1464 vuelos desde el pasado viernes, 26 de marzo, hasta el próximo lunes, 5 de abril, lo que supone una reducción del 53% en comparación al 2019. De esta cifra solo se registran 346 viajes procedentes o en dirección al extranjero, mientras que 1.418 corresponden a vuelos nacionales e interinsulares y la reducción es mucho menos significativa, alcanzando solo un 34% menos. Asimismo, la empresa detalla que los días con mayor afluencia de viajes son los correspondientes al comienzo y a la conclusión de los días festivos; el miércoles, en donde se anotaron un total de 182, y el domingo que viene, en el que está previsto que se efectúen 208.

Algunos viajeros tenían sus trayectos en avión reservados desde hacía un año

decoration

Asimismo, esta no es la isla que ha sufrido la mayor incidencia en reducción de vuelos. Lanzarote ha sufrido la bajada de un 90% de los vuelos internacionales y se corona como la más afectada en toda la comunidad autónoma. Por otro lado, Tenerife Sur es el aeropuerto que ha sufrido la mayor reducción de vuelos a nivel nacional, con 55% menos. Finalmente, destaca que la isla de La Gomera en vez de restar, se han sumado un 15% más de vuelos nacionales este año.

Prueba del covid

El endurecimiento de las restricciones no impidió que muchos residentes aprovechasen los días libres para escapar de la rutina diaria. El Gobierno de Canarias impuso como medidas previsoras la obligación de presentarse con un test de antígenos o una PCR en la cabina de facturación antes de dirigirse a la puerta de embarque. Durante la mañana se efectuaron varios viajes a Fuerteventura; Lanzarote, Tenerife y La Palma, y fuera de la comunidad autónoma a Valencia, Madrid o Barcelona, entre otras pocas ciudades. Por otro lado, las pantallas marcaban algunas ciudades europeas como Munich, Estocolmo o Amsterdam a partir del mediodía.

Entre las personas enfiladas para facturar las maletas habían algunos extranjeros que habían pasado días algunos días en Canarias, como Benjamin y Anabelle, una pareja de franceses que pasó diez días en la Isla. “Nos hemos sentido muy libres aquí, ya que en Francia el toque de queda es a la seis de la tarde”, añadieron con alegría, manifestando por otra parte que han tomado todas las medidas estipuladas en la comunidad y que se tuvieron que hacer pruebas de covid tanto a la entrada como ahora, para salir.

“Nos frenaba al principio, pero ahora no podemos pararnos”, admitieron por otra parte algunos de los canarios que viajaban a Lanzarote para pasar los días festivos sobre las restricciones sanitarias. “Teníamos los billetes comprados desde las pasadas vacaciones de semana santa, pero no nos lo dejaban cancelar sino retrasarlo”, explica Noelia, que viaja con su marido y su hijo David. Es enfermera y considera que el continuo cambio de medidas y sobre todo el alargamiento en el tiempo “está produciendo que la gente no se lo tome ya tan en serio; los contagios no suben en las playas, suben por las fiestas ilegales”, asevera.

Airam López y Guacimara Marrero piensan que cada vez se coartan más libertades. “Lo de tomar el sol con mascarilla nos parece un sin sentido; en Canarias cambian de fase súper rápido y es un desgaste tremendo”, explican, mientras avanzan en la cola de facturación del monitor de salidas. Su destino es La Graciosa y este un viaje que esperan desde el año pasado. “No queríamos cancelarlo otra vez, así que nos hicimos las pruebas del covid y aquí estamos”, explican. Tras ellos se encuentra una familia, que admiten que su caso fue parecido.

“Nos compramos los billetes en enero, no sabíamos la que venía, pero tampoco nos planteamos dejar de venir por los test porque queríamos unas vacaciones”, explican José Cabrera y Ainhoa Rodríguez. Junto a sus dos niñas pequeñas, este es el primer viaje que realizan en época de pandemia. “La única manera en la que hubiéramos dejado de viajar sería si lo hubieran prohibido”, aclaran.

En la zona de llegadas el panorama no desprendía sensaciones pre-vacacionales. En este caso la mayoría de viajeros eran canarios que volvían a casa para relajarse durante unos pocos días. Sin embargo, algunas excepciones como en el caso de las amigas Alba Granados y Laura Villa, madrileñas que venían a pasar las vacaciones a Canarias, llenaban el aspecto tristón del aeropuerto de color.

“He venido a ver a mi novio; tenemos una relación a distancia y llevamos tres meses sin vernos”, explicaba Alba mirando de soslayo a Aridane Rodríguez, su pareja, que la esperaba minutos antes con muchos nervios junto con su amigo Gaumet Gómez. “El trabajo no nos permite vernos todo lo que quisiéramos”, explicó él. Las chicas relataron el proceso para llegar hasta las islas y resaltaron la PCR.

Los taxistas realizaron ayer solo 60 viajes en total, frente a los 1.000 de los años buenos

decoration

“Tuvimos que pagárnosla nosotras porque no somos residentes de aquí”, expresan, añadieron que sintieron muy poco distanciamiento en el propio avión hasta Gran Canaria. “Me dio tiempo de hacerme amigos de todos de lo cerca que estaban”, comenta riendo. Aún así alaban que haya control, algo que consideran que escasea en la capital estatal. “En Madrid parece que no hay covid”, expresaron incrédulas.

Las jóvenes y sus acompañantes esperan poder disfrutar de la Isla al máximo posible, a pesar de que muchos servicios y comercios sufren las graves consecuencias de la pandemia y las fuertes medidas de restricción. Es el caso, por ejemplo, del sector del taxi. Jorge Herrera, apuntador del aeropuerto, apenas registró ayer la recogida de pasajeros de unos cinco taxis antes de las diez de la mañana. En una mejor época, al menos habrían efectuado un centenar de viajes desde el complejo en el mismo intervalo de tiempo.

“Hemos reducido el servicio hasta un 6%, es una locura”, explica el taxista, que adelanta que llegaban a realizar más de 1.000 trayectos diarios. “Ayer no hicimos más que 60”, apunta. Por otro lado, critica que la situación es insostenible y las administraciones canarias no actúan para solucionarlo. “Nos prometieron en abril del año pasado una paga de 700 euros, pero hasta el momento no hemos visto nada; y los Ayuntamientos tampoco nos han ayudado”, añade, mientras resalta que algunos compañeros llevan meses sin ejercer porque no compensa. “Ahora con la obligación de realizarse una PCR para viajar a Canarias y entre las propias islas se nota incluso más la reducción de pasajeros”, concluye.

¿Cómo viajar estos días?


El Gobierno de Canarias ha impuesto nuevas restricciones a las personas que deseen viajar en estos días de Semana Santa. Entre las múltiples medidas, una de las principales es que los viajeros que se desplacen entre islas hasta el próximo 9 de abril, deberán presentar una declaración responsable acreditando el motivo del desplazamiento o, en el caso de que su motivo sea el puro ocio, presentar una PCR negativa o test de antígenos. Por otro lado, aquellos que viajen desde la península hasta Canarias también necesitarán un certificado de negativo en covid, que se les pedirá en el aeropuerto de Gran Canaria.

Compartir el artículo

stats