Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Presidente de la Junta Directiva del Colegio Alemán

Alejandro Girona: “Hemos tenido que subvencionar a más alumnos por la crisis del covid”

Alejandro Girona, presidente de la Junta Directiva del Colegio Alemán, en el Auditorio Alfredo Kraus. | |  ANDRÉS CRUZ

Alejandro Girona, presidente de la Junta Directiva del Colegio Alemán, en el Auditorio Alfredo Kraus. | | ANDRÉS CRUZ

El Colegio Alemán ha sido premiado este año por el Cabildo de Gran Canaria con el Roque Nublo en el Ámbito Social. Alejandro Girona Ratzke, presidente de la Junta directiva, señala que el galardón lo reciben con satisfacción sobretodo en un año complicado para la educación por la pandemia. Precisamente asegura que la crisis económica derivada del covid les ha obligado a tener que subvencionar a más alumnos cuyas familias se han visto en apuros. Más que como un centro bilingüe, este directivo lo define como un colegio donde se vive la cultura alemana desde pequeñito hasta el Bachillerato.

¿Cómo recibe el Colegio Alemán la distinción que le da el Cabildo grancanario con el Roque Nublo en el Ámbito Social?

Con una alegría y una satisfacción enorme, más después de un año complicado como ha sido este para toda la sociedad por el covid, y también para los centros educativos con todo lo que ha supuesto. La educación ha tenido que reinventarse en este año.

¿Ha sido muy complicado cambiar de repente de impartir clases presenciales a hacerlo todo on line?

Gracias a Dios pudimos orientarnos y poner en marcha estos nuevos métodos con cierta rapidez. Por supuesto, al principio siempre hay algunos problemas y puntos en los que hay que ajustar. Lo que hicimos fue acelerar toda la digitalización de la formación y del funcionamiento del centro.

¿Enseñar un idioma en el que es muy importante la pronunciación y la repetición es más complicado que otras materias?

Sin duda. Y más complicado es ahora con el uso de mascarillas que es más difícil ver los gestos del profesor. Es más complicado enseñar un idioma de forma on line y lo que se ha hecho es reducir los grupos, porque es más complicado atender a un grupo así de veinte o veinticinco niños.

¿Y con los pequeños de 3 a 6 años será misión imposible?

Se han reducido los grupos. No se puede prestar atención a grupos muy grandes de una clase.

¿Cuántos alumnos hay normalmente por clase?

Nuestros ratios son reducidos. Son ratios, sobre todo en preescolar, de dieciséis o diecisiete alumnos. Tomamos medidas y se rebajaron esos grupos para las clases on line.

¿De los siete alumnos de 1921 cuando abrió el colegio cuantos se forman ahora en este centro de Almatriche?

En estos momentos son ochocientos alumnos y más de 40 empleados, incluyendo la parte pedagógica y administrativa y de mantenimiento.

¿Se mantiene la misma filosofía con la que se creó?

Si. A ver, en cierto modo somos un colegio concertado alemán. Nuestro director es alemán, es funcionario, y tenemos en total doce funcionarios del Estado alemán que vienen para un periodo de tres a seis años.

¿Qué les subvenciona el Gobierno alemán?

Tenemos una subvención para el personal que nos permite disponer de los doce funcionarios que le comento. Y, además tenemos un apoyo en la financiación que nos permite traer profesores nativos de Alemania. Una parte la destinamos a apoyar a las familias con algún problema. Se subvenciona a los alumnos que tienen buenos resultados académicos y las familias pasan una mala racha como ha ocurrido este año en que las subvenciones que se han concedido han crecido un cien por cien.

¿Es decir que se han hecho cargo de la cuota?

Si, en un porcentaje a muchas familias se les ha hecho una reducción de la cuota.

¿Tiene prioridad para entrar ser hijo de un alemán?

En absoluto. No. La mayoría entran en edades preescolares. El 80 por ciento de los alumnos son de familias españolas. Los que si tienen preferencia son los antiguos alumnos, y lo que si es cierto es que en su entorno familiar ya se habla alemán. Pero , en general entran si un conocimiento previo.

¿Todos los niños están capacitados para llevar ese nivel de enseñanza bilingüe o algunos no puede llevar ese ritmo?

Lo habitual es que todos puedan avanzar al mismo ritmo. No es una clase de idiomas como se puede entender una clase normal, es hacer vida en alemán. El idioma se aprende de una forma natural, se aprende jugando, cantando. Más que un colegio bilingüe a mi me gusta definirlo como un colegio bicultural. No es un colegio donde se imparte de forma reforzada un idioma, es un colegio donde se vive la cultura alemana desde chiquitito hasta el Bachillerato. Se aprende un idioma de una forma muy natural y muy familiar.

Más que un centro bilingüe me gusta definirlo como un colegio donde se vive la cultura alemana”

decoration

¿La clave es empezar desde muy pequeño?

Si. Empezar como antes a los seis años es más difícil porque la asignaturas se dan siempre en alemán. Salvo las que son exigibles para el curriculum y tener la homologación española como ciencias sociales, literatura que se imparten en español, el resto como matemáticas, física o química se dan en alemán

¿No cree que en regiones como Canarias que depende del turismo el idioma en la enseñanza pública sigue siendo la asignatura pendiente?

Creo que son inversiones que se ven más a largo plazo. La carrera académica de un alumno es de quince años, por lo que no se puede invertir con un reto a corto plazo. Pero creo que en los centros públicos también se ha avanzado bastante, lo que pasa, como decía antes, es que la diferencia no es el bilingüismo. Defiendo más una formación bicultural, basada no sólo en que aprendes un idioma, sino en que aprendes toda la idiosincrasia de como enfocar un problema, como ver la vida, vivir en familia y todo eso es asimilar el conocimiento del idioma y de una parte de la cultura que impregna a la persona. Creo que en los colegios públicos se ha avanzado bastante en idiomas y hay institutos de Secundaria que son bilingüe como el de La Minilla. Si se ha progresado bastante en este sentido.

¿Un alumno que se forma en el centro de Almatriche está con el mismo nivel que un joven que lo ha hecho en Alemania?

Totalmente. No tienen que hacer las pruebas de acceso para ir a cualquier centro alemán. El título está reconocido para un acceso directo y pueden acceder hasta la Universidad salvo en aquellos sitios donde hay numerus clausus y deben pasar otra prueba.

¿Desde cuándo se puso en marcha el programa de intercambios con alumnos de otros centros?

Desde que tengo uso de razón. Ya en mi época, finales de los setenta u ochenta, ya existían los viajes e intercambio con otros colegios en Alemania. Ahora lo que hay es un plan más organizado para que los alumnos y las familias puedan tener más contacto con Alemania. Vuelvo a hacer hincapié en que se trata de vivir la cultura alemana. Para nosotros es impensable que un joven estudie en el Colegio alemán y no haya estado en este país. Esa es la diferencia con los colegios públicos donde no se fomenta tanto esa forma de vivir esa cultura.

¿Cuántos colegios tienen en todo el mundo?

Hay 140 colegios alemanes oficiales en todo el mundo. En España son nueve más otros dos en Portugal, lo que suman once en lo que nosotros llamamos Iberia. Estos colegios son los que capacitan hasta Bachillerato. Luego hay otro nivel donde se da cierto apoyo en directrices del nivel académico del alemán pero no es un curriculum del alemán en ese sentido.

¿Ayudan a los alumnos a que la carrera universitaria la realicen en Alemania?

Tenemos intercambio y planes de orientación con universidades como la de Las Palmas de Gran Canaria, de la Península, y también con especialistas que vienen de Alemania para orientar a los alumnos de Primero y Segundo de Bachillerato.

¿Y los alumnos del Colegio Alemán se decantan más por carreras de letras o de ciencias?

Es difícil de decir. En los últimos años salen cada curso entre treinta y cuarenta bachilleres. Puede oscilar esa proporción. Dentro de las ciencias se decantan más por las ingenierías, la química o la física, y luego están los que eligen las carreras orientadas a la germanística.

Compartir el artículo

stats