La cuarta edición de la Feria Europea del Queso, que este año se celebra en formato virtual hasta hoy domingo, ha evidenciado una vez más la pasión por este producto agroalimentario de los consumidores grancanarios. Ni la imposibilidad de catarlos o curiosear por los puestos de manera presencial, como abarrotaron los cascos de Moya, Artenara y Valleseco en las ediciones precedentes, ha impedido una movilización masiva a través de Internet para hacerse con los quesos artesanales más codiciados de Canarias, Península, Baleares y otros países como Italia o Portugal. Desde el jueves, la página web www.feriaeuropeadelqueso.com ha registrado cerca de 800 cuñas de queso vendidas, de diferentes variedades y peso, entre los que han causado especial furor los grancanarios de la Quesería Campo de Guía, El Caidero de Fontanales y los lotes preparados por Asoquegran, que juntos aglutinan el 33% del total despachado. Mientras que la Torta del Casar, de Cáceres, y el balear queso de Mahón, se postulan como los triunfadores entre los quesos foráneos, ambos con el 10,6% del total vendido.

Por municipios, Las Palmas de Gran Canaria lidera de manera apabullante el volumen de transacciones realizadas, con el 52% del total; seguido de Arucas (7%), Telde (8,4%), Ingenio (6,5%) y Agüimes (5,2%), si bien la feria ha despertado gran interés más allá de las fronteras del Archipiélago. Aunque las ventas se circunscriben únicamente a Gran Canaria, han intentado comprar quesos canarios desde otros puntos de España como Madrid o Barcelona e incluso Cuba, lo que refleja las posibilidades de negocio en el exterior y la importancia de estar presentes en el mercado digital.

“Ha sido una primera experiencia muy gratificante, ya que no sabíamos si la feria en formato virtual funcionaría como presencialmente, pero desde el primer momento los consumidores se han atrevido a comprar quesos sin probarlos”, expresó el presidente de la Mancomunidad del Norte de Gran Canaria, Jesús Díaz, quien subrayó que “este, sin duda, era el gran reto y creo que hemos conseguido convencer a los productores y compradores de dar el salto al comercio electrónico”. Si bien, “nos ha costado convencerles, ha merecido la pena y espero que poco a poco contemos con más queserías en futuros proyectos, ya que la digitalización ya no es una opción sino que resulta imprescindible”. En este sentido, Díaz defendió que “debemos seguir trabajando en la digitalización del sector primario y en generar formatos atractivos para la venta online de nuestros quesos” y, sobre todo, “seguir mejorando la logística y distribución para llegar más allá de Gran Canaria”, concluyó.

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Queseros de Gran Canaria, ASOQUEGRAN, que ha colgado el cartel de “agotados” en todos los lotes de queso de diferentes puntos de la isla que dispusieron en la web de la feria, expresó que “la experiencia ha sido muy buena y sorprendente”. María del Carmen Pérez subrayó que “siempre se aprenden cosas de cada reto y poco a poco iremos haciéndolo mejor, ya que la venta digital ha venido para quedarse tras la pandemia y tendremos que seguir apostando por ella”. Para Pérez, una de las principales conclusiones que extrae del éxito de este formato virtual de la Feria Europea del Queso es que “el queso de Gran Canaria es muy querido y reconocido y desde que se nombra, la gente acude y al consumidor le gusta el producto canario”. Aunque reconoce que las queserías de la isla no están muy preparadas para la venta en Internet y “todavía son muy reacias a compaginar el día a día de la explotación con la presencia en redes sociales”, en opinión de la presidenta de este colectivo “deben aprender, porque se trata de que nuestro producto se siga conociendo y el consumidor lo pueda seguir comprando de una u otra forma”.

Muy claro lo tiene Jesús Aranburu, de la Quesería Aranburu de Idiazábal, en el País Vasco, un fijo de todas las ediciones y quien en esta ocasión se quedó con la magüa de no poder viajar a Gran Canaria, pese a tener tantas ganas que incluso envió sus quesos a la Mancomunidad antes de inscribirse a la feria. “Nosotros hemos incrementado las ventas un 35% a través de Internet este año al estar todo cerrado y no poder recibir a los clientes en casa”. En esta línea afirmó que “llevamos muchos años ya en el mercado online y por aquí las queserías estamos preparadas para vender por Internet, porque es una manera estupenda de que nuestro producto llegue al consumidor muy rápido”.

Un evento organizado por la Mancomunidad del Norte, enmarcado en la European Cheese Route, que supone el despliegue de un complejo dispositivo de distribución sin precedentes en el Archipiélago en este tipo de ferias. Con un muestrario que aglutina más de un centenar de variedades de una veintena de queserías de Canarias, Península, Baleares y países como Italia o Portugal, con quesos de Cabrales (Asturias), peluds del Ripollès, en Cataluña, Castilla y León, Idiazábal (País Vasco) o la mozzarella y burrata italiana.

Una oportunidad de futuro


Además del personal propio de la Mancomunidad del Norte, la organización de la Feria movilizará a cerca de una veintena de personas para las tareas de coordinación de los pedidos, las llamadas de seguimiento y las entregas a domicilio. Esta última labor se realizará entre los días 27 y 30 de este mes, dividiendo el mapa de Gran Canaria en cinco zonas geográficas de reparto para agilizar la distribución, tras confirmar previamente las direcciones de entrega y disponibilidad de los compradores vía telefónica en apenas 24 horas. Asimismo, cabe destacar la sencillez de la plataforma de venta online en la web, con tan solo tres pasos para la adquisición del producto. Un verdadero reto de organización que, a la vez, supone una oportunidad única para incentivar la digitalización del sector quesero ante la imposibilidad de celebrar eventos multitudinarios a causa de la pandemia de COVID-19 que todavía afecta a todo el planeta. Un sector que ha sufrido importantes pérdidas económicas y que ve en esta experiencia una herramienta para analizar la capacidad de adaptación a recursos y medios tecnológicos que ayuden a estimular la producción y comercialización en medios digitales a medio plazo. | LP/DLP