Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

Piden cinco años de cárcel a un acusado de abusar de la hija de su vecino

El investigado asegura que nunca conoció a la víctima - La menor sostiene que el procesado le tocó en varias ocasiones

Piden cinco años de cárcel a un acusado de abusar de la hija de su vecino

Piden cinco años de cárcel a un hombre acusado de cometer abusos a la hija menor de edad de su vecino mientras ella jugaba con sus hijos en un barrio de Agüimes.

En el juicio que se llevó en contra de un hombre de 44 años al que la Fiscalía acusa de efectuar tocamientos en los glúteos y genitales a una niña cuando ella tenía entre 7 y 11 años. La víctima narró ante el juez que solía ir a casa del procesado para jugar con sus hijos menores siempre que visitaba a su padre ya que sus progenitores se encontraban separados. Y que un día, cuando ocurrió el último supuesto abuso, ella se fue a despedir del individuo y éste "aprovechó" la oportunidad para tocarle en la vagina por encima de la ropa, acto seguido, salió corriendo a la vivienda de su padre. "No fue un roce, lo hizo porque quiso", matizó la adolescente que ahora cuenta con 16 años y cuyos tocamientos destapó en 2018.

La pequeña reveló que cuando el investigado le tocó los genitales revivió otras veces en las que éste hombre, supuestamente, le había tocado en los glúteos dándole nalgadas. Uno de los que recordó fue cuando acudió a casa del encausado a jugar con una consola de vídeo que tenían los hijos del acusado y cuando pasó por la puerta éste le dio una palmada en los glúteos. "Él me trataba como a una sobrina, pero después me di cuenta que no era así exactamente", añadió nerviosa.

La menor no contó nada a sus familiares sino a una psicóloga de los Servicios Sociales del Ayuntamiento que se entrevistaba con ella debido a que la niña y su madre fueron declaradas en situación de riesgo ya que vivían de okupas por falta de ingresos y su padre no le pasaba la manutención. La especialista fue quien informó a los progenitores sobre los abusos para proceder a la denuncia contra el vecino de su padre.

Si embargo, tanto el acusado como su familia, negaron conocer a la víctima y aseveraron que sólo la habían visto una vez jugando en un descampado en el que también estaban sus hijos pero ellos más nunca tuvieron ningún tipo de contacto con la pequeña pese a ser vecinos de sus padres y es que sostuvieron que ambas familias habían tenido problemas por diversos motivos. "El padre de esa niña le ha amargado la vida a mi suegra", apostilló la mujer del encausado.

Tanto el fiscal como el juez de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas Secundino Alemán cuestionaron a la testigo y a su marido sobre las declaraciones que prestaron en fase de instrucción respecto a que sí conocían a la niña y que esta jugaba con sus hijos en el descampado a lo que ambos respondieron que sus declaraciones fueron malinterpretadas en los juzgados. "Le pedí a los niños que no jugaran con esa niña porque la abuela de ella había tenido problemas con mi madre", indicó a la vez que negó haber tenido en algún momento un consola de juegos. Y que no nombró el detalle de la problemática entre familias durante la fase de investigación "porque no me lo preguntaron".

El fiscal pidió que se le condene a cinco años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales a menores de 16 años, así como una indemnización a la víctima de 4.000 euros, mientras que el letrado de la defensa requirió la libre absolución y aludió a que la denuncia pudo interponerse por motivos económicos ya que "pueden obtener ayudas al ser declaradas víctimas de abusos". El juicio quedó visto para sentencia.

Compartir el artículo

stats