Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Lucía de Tirajana.

Una memoria muy corta

El arqueólogo Marco Moreno plantea que hay que «recordar a los estaban en la Isla y a los que vinieron, y no olvidar el 29 de abril»

La Fortaleza, en el municipio de Santa Lucía de Tirajana.

La Fortaleza, en el municipio de Santa Lucía de Tirajana.

«Tenemos una memoria muy corta», sentencia Marco Moreno, arqueólogo y administrador de la empresa Tibicena, especializada en Arqueología y Patrimonio, que defiende la recuperación de la memoria, como «recordar a los que estaban [en la Isla] y a los que vinieron», en relación a la conquista de Gran Canaria, que se culminó por los castellanos el 29 de abril de 1483 con el fin del sitio de Ansite, en los Altos de Amurga, y la entrega por parte de los aborígenes, que desistieron seguir con la lucha y con el cerco. « Lo ocurrido en Ansite no fue una batalla, sino un sitio y el último episodio tras cinco años de batallas», señaló Moreno.

El arqueólogo Marco Moreno tiene claro que «hemos ganado en historia, pero hemos perdido en memoria. No nos acordamos de nuestro pasado, sino que queda lo exótico o curioso».

Este profesional pide «conmemorar el 29 de abril, en el sentido de que conmemorar no es celebrar la victoria o la derrota de los aborígenes. Un pueblo perdió en Ansite, y se anexiona, cambia su forma de vivir, de vestir, de alimentarse, de legislarse y sus tradiciones. Es no olvidar la fecha. Se trata de no borrar, de no olvidar. Por dignidad e identidad canaria, pero no sacaría ningún pendón a la calle». Lo que no aprueba es que haya dejado de ser fiesta insular y que ahora lo sea el día de la festividad de la Virgen del Pino.

«Nos acordamos y celebramos otras fechas, como la proclamación de la II República española, 14 de abril de 1931, o el asedio de los holandeses, liderados por Van der Does en 1599, al tiempo que nos olvidamos de la nuestra, el 29 de abril de 1483. Por eso pido que se incorpore como una fecha más. Había un pueblo y llegó otro y se mezclaron, pero ese primer es nuestra base de la que venimos nosotros. Por eso no es bueno olvidar, sino conmemorar, recordar a los que no están», declara.

Eso sí, señala este profesional que «ningún pueblo puede celebrar una derrota», que tampoco quiere entrar en polémicas o erróneas interpretaciones políticas, y que no tiene que ver con demandas independentistas. Entre los años 60 y 90 del pasado siglo se celebraba en La Fortaleza la conquista de Ansite. «Sí, el pendón fue ese símbolo de una conquista que se sacaba a la calle y que se celebraba en el barrio de Vegueta, en Las Palmas de Gran Canaria. Ya han pasado unos 37 años que no se pasea por la calle por la polémica y el enfrentamiento entre los que defendían que se siguiera haciendo la salida con el pendón y los que no», manifestó.

Marco Moreno resalta que «somos una sociedad mestiza y nuestras Islas canarias son unos simples peñascos perdidos en el océano Atlántico».

Compartir el artículo

stats