Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las vías de la Cumbre recuperan el estado previo a la borrasca ‘Filomena’

El Cabildo reasfalta la próxima semana el tramo más dañado de la carretera de Tejeda a Ayacata | Las obras de emergencia han costado 712.000 euros

Construcción de muros de contención en un tramo de las carreteras dañadas por el temporal ‘Filomena’. | | LP/DLP

Construcción de muros de contención en un tramo de las carreteras dañadas por el temporal ‘Filomena’. | | LP/DLP

Las carreteras de la Cumbre de Gran Canaria han recuperado la normalidad previa al temporal Filomena tras las obras de emergencia que realiza el Cabildo en las dos vías más afectadas por los desprendimientos a causa de la lluvia y el viento, la GC-60 del casco de Tejeda a la localidad de Ayacata y la GC-605 desde Ayacata hacia la Presa de Las Niñas.

Tras la reparación de los muros caídos y la construcción de nuevas canalizaciones en los barrancos, el próximo martes se iniciará el reasfaltado de las vías, por lo que los trabajos podrían estar concluidos a finales de la próxima semana, según informó ayer el vicepresidente y consejero de Obras Públicas, Miguel Ángel Pérez del Pino, quien recordó que el arreglo de los daños del temporal han tenido un presupuesto total de casi 712.000 euros.

El paso de la borrasca Filomena por el Archipiélago, entre 5 y el 10 del pasado mes de enero, causó numerosos daños en la red viaria de Gran Canaria y obligó a cerrar un tramo de la carretera GC-60 por un derrumbe de rocas y tierras sobre la calzada, lo que dejó incomunicados durante días a varios caseríos del municipio de Tejeda.

Un desprendimiento alcanzó a dos vías y cortó el acceso a varios caseríos del municipio de Tejeda

decoration

Pérez del Pino recordó que su departamento utilizó la vía de emergencia para adjudicar las obras, al Grupo Pérez Moreno, ante la amenaza de nuevos desprendimientos y la posibilidad de que se cortaran los accesos a los barrios de Timagada, El Aserrador, Casas del Lomo, El Chorrillo, La Solana y El Espinillo. El plazo de ejecución de los trabajos se fijó en cinco meses, por lo que es previsible que la obra se entregue en el tiempo previsto.

El mayor desprendimiento por el temporal Filomena se produjo el 7 de enero en el punto kilométrico 13,300 de la carretera de Tejeda a Ayacata, cuando una avalancha de rocas y tierra cayó sobre la calzada y en su recorrido ladera abajo también afectó a un tramo de la GC-605, en concreto en el kilómetro 0,780.

Protección

El deslizamiento afectó a unos 350 metros cuadrados de la carretera GC-60, arrancando las vallas de protección de vehículos y descalzando el margen derecho de la vía, en unos 30 metros de longitud y 5 metros de altura. La piedras que rodaron por el barranquillo alcanzaron el acceso a la Presa de Las Niñas y dañaron dos muros de contención en ambos márgenes de la vía.

La gravedad de los desprendimientos obligó al Cabildo a cortar el tráfico rodado en ambas carreteras, permitiendo únicamente el paso rodado a los vecinos de esos barrios y a propietarios de algunas fincas ubicadas en el trayecto. También se prohibió la circulación de peatones y ciclistas ante el riesgo de nuevos derrumbamientos en esa ladera.

Los trabajos se centraron primero en la limpieza de las calzadas y en la retirada de los materiales no desprendidos y que presentaban inestabilidad. Las obras se pudieron se pudieron licitar por la vía de emergencia porque la Intensidad Media Diaria en el tramo entre Ayacata y Tejeda es superior a los 600 vehículos y el cierre completo al tráfico ocasionaría perjuicios graves a los usuarios y vecinos de esos barrios de Tejeda.

Los trabajos realizados en estos cuatro meses han incluido, según detalló el consejero de Obras Públicas, el tratamiento de taludes, la reconstrucción de muros, el drenaje, la pavimentación, nuevos sistemas de contención y la señalización vertical. Siempre que ha sido posible, se ha mantenido abierto de forma provisional uno de los carriles.

Pérez del Pino prevé que la totalidad de los trabajos de emergencia puedan concluir en siete días

decoration

El pasado 5 de marzo, en una visita a las obras, Pérez del Pino adelantó que los trabajos avanzaban a buen ritmo y consideró que, a pesar de los daños causados por la borrasca de enero, ya se constataba la recuperación de las carreteras de la Cumbre. De hecho, desde el 26 de febrero se procedió a abrir provisionalmente la GC-60 los fines de semana, así como entre semana en horario nocturno con tráfico alternativo semaforizado.

El Cabildo aprovechó estas actuaciones para mejorar la carretera de El Juncal, con la ampliación de la calzada y nuevos muros de contención. Con la reparación de los márgenes y el asfaltado de la próxima semana, la ruta de Tejeda a Ayacata recuperará su estado previo al temporal Filomena.

Compartir el artículo

stats