Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las dominicas se marchan de San Fernando tras cuatro años dedicadas a la comunidad

Las hermanas Aquilina, Gotxone, María José y Carmen se van por su avanzada edad

Por la izquierda, María José, Aquina, Francisco, Carmen y Gotxone. La Provincia

San Fernando de Maspalomas se queda sin monjas dominicas. Las hermanas Aquilina, Gotxone, María José y Carmen han concluido su labor en este municipio y ante su avanzada edad, cercana a los 80 años, se han marchado unas a la Casa Madre de esta congregación en Valladolid y otra a Madrid. Las cuatro monjas llegaron a San Bartolomé de Tirajana hace cuatro años procedentes de Lanzarote, donde cerró la casa de las dominicas, y de Tamaraceite, y desde entonces dedicaron los últimos años de su labor pastoral y religiosa a ayudar a la comunidad tirajanera. Ahora serán ellas quienes recibirán esos cuidados, aunque no se desvincularán de las comunidades de destino.

El párroco de la iglesia de San Fernando, Francisco González, recuerda a las religiosas como mujeres comprometidas con la comunidad en que residían. «Las echo de menos porque juntas hacían una labor encomiable con todas las personas que precisaban su ayuda», señala el sacerdote.

La hermana Aquilina se dedicaba a visitar a los enfermos y prestarles su ayuda, además de dar la comunión en la parroquia; Gotxone era la ecónoma de la congregación y visitaba distintos países en su labor de coordinación de las distintas casas de las dominicas; la hermana Carmen preparaba tanto a jóvenes como a adultos para la confirmación y a los padres que se iniciaban en la catequesis y María José colaboraba en la iglesia.

La casa donde residían las dominicas es propiedad del Templo Ecuménico de San Salvador, que ahora busca nuevos inquilinos.

Compartir el artículo

stats