El Ayuntamiento de la Villa de Firgas, con el apoyo de la Consejería de Arquitectura y Vivienda del Cabildo de Gran Canaria, transformará el antiguo colegio de Casablanca en viviendas sociales para familias del municipio en situación de vulnerabilidad.

De esta manera, el Consistorio norteño y la corporación insular consiguen un doble objetivo. Por un lado se recupera el viejo inmueble del colegio de Casablanca, que lleva alrededor de quince años sin utilización educativo y cerrado, deteriorándose por momentos. Y por otro lado se da respuesta a las necesidades de vivienda a familias que puedan quedar en situación de vulnerabilidad, hasta que su situación mejore tras la crisis.

En este sentido, el alcalde de la Villa de Firgas, Jaime Hernández, mantuvo reunión con la consejera del área de Vivienda, Concepción Monzón, el director del servicio, Antonio Castillo, y la arquitecta del servicio de Vivienda, Amaya Pérez, para valorar los planos y la propuesta de rehabilitación del inmueble, así como los trámites administrativos necesarios para culminar el proyecto.

Ambas administraciones firmarán un convenio que establecerá los aspectos jurídicos y administrativos para tal fin. Desde el inicio de la legislatura, el grupo de gobierno municipal, y en particular la concejal del área, Pino Falcón, y el propio alcalde, ha venido trabajando en la consecución de este proyecto que contará con financiación del Cabildo de Gran Canaria y que supondrá un recurso muy importante.

Y es que este tipo de infraestructura era inexistente hasta ahora para familias de la Villa, que gracias a este proyecto dispondrán de una solución habitacional de emergencia.

A este proyecto se une la cesión de suelo al Gobierno de Canarias que está preparando el Ayuntamiento para la construcción de veinte viviendas sociales para familias y jóvenes del municipio.