Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agüimes

Un nuevo programa estatal distribuirá en Las Palmas 1.500 toneladas de comida

El Banco de Alimentos alerta del aumento de solicitantes de comida y bajada de la donación

De izquierda a la derecha, Andrés Merino, Pedro Llorca, Anselmo Pestana y Luis Ortín, ayer, en el centro de distribución de alimentos en la zona industrial de Arinaga. | | LP/DLP

El presidente del Banco de Alimentos de Las Palmas, Pedro Llorca, calificó ayer como «brutal» el crecimiento de la demanda de alimentos en las cuatro islas de la provincia, ya que «se ha pasado de los 20.000 beneficiarios que teníamos el año pasado, 2020, a unas 36.300 personas en este ejercicio». Como otro ejemplo, Llorca recordó que «en Lanzarote se multiplicó por tres, ya que de 3.000 beneficiarios en la Isla hemos pasado a 9.900. Está claro que la situación es muy dura. Siempre queremos evitar el despilfarro y el desperdicio».

Pedro Llorca, para hacer más fácil la comprensión de lo que ha sucedido, señaló que «el ratio de kilos de comida por persona, cada mes, ha ido descendiendo, a razón al incremento tan grande del número de beneficiarios y a la caída de recepción de alimentos y de las donaciones».

Una de las razones de la bajada de donación de comida ha sido el cierre de los hoteles, que siempre aportaban, por la no llegada de turistas del extranjero.

En esta descripción de la situación por parte del responsable del Banco de Alimentos en Las Palmas, también sentenció que «se ha cronificado» la pobreza. «Hay que buscar soluciones. Es evidente que la gran masa de personas que son ahora solicitantes de comida proceden del sector del turismo y de la agricultura. Los ERTE [Expediente de Regulación Temporal de Empleo] han machacado muchísimo a los trabajadores y a las familias. Hay familias que han pasado de ser donantes de comida a ser ahora beneficiarios. Eso es muy duro», relató.

El delegado del Gobierno defiende la llegada de alimentos «concreta y posible» a los necesitados

decoration

Aparte de esa llamada a la solidaridad, Pedro Llorca resaltó también la «generosidad del pueblo canario, como de entidades y empresas de todo tipo del Archipiélago canario.

Estas declaraciones las hizo ayer Llorca en el centro de distribución del Banco de Alimentos de la zona industrial de Arinaga (Agüimes), con el vicepresidente de la entidad, Andrés Merino, por la visita del delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, junto al delegado del Ministerio de Agricultura, Luis Ortín.

El delegado del Gobierno en Canarias pudo «comprobar y conocer en detalle y de primera mano el importantísimo trabajo que se hace desde la Federación en Canarias» para la distribución de alimentos a las personas más desfavorecidas del archipiélago».

La razón de la visita es el anuncio de que la Federación Española de Banco de Alimentos (Fesbal) distribuirá en Las Palmas cerca de 1.500 toneladas de alimentos, valorados en 952.888 euros, durante la primera fase del programa estatal de ayuda alimentaria, destinado a 90.247 personas en las islas. El reparto se llevará a cabo de forma directa por 249 entidades a través de diez centros. El programa está cofinanciado en un 85% por Europa y en un 15% por el Estado. Pestana incidió en que «es importante que los fondos que proceden de Europa y los del Estado, terminen llegando a las personas más necesitadas» del modo «más concreto y real posible».

Llorca recordó que en junio finaliza la campaña Un hogar sin alimentos de la Fundación La Caixa. El Banco de Alimentos de Las Palmas cuenta con 120 voluntarios, dos centros en Gran Canaria y otros tantos en Lanzarote.

Compartir el artículo

stats