Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tejeda

El refugio de Llanos de La Pez entra en obras para acoger a los montañeros

La instalación propiedad del Cabildo llevaba más de dos años cerrada como centro de alojamiento y ocio | Medio Ambiente volverá a ceder la gestión

Imagen del refugio de Llanos de La Pez, en obras. | | LP/DLP

Imagen del refugio de Llanos de La Pez, en obras. | | LP/DLP

El Cabildo de Gran Canaria acomete la rehabilitación del refugio de montaña Díaz Bertrana, de Llanos de la Pez, en Tejeda, después de más de dos años cerrado al uso público. Medio Ambiente tendrá que decidir tras el verano qué colectivo se hará cargo de la gestión de este centro de ocio y descanso para los aficionado de la montaña.

El refugio de montaña Díaz Bertrana es un inmueble propiedad de la institución insular. Se ubica en la Cañada del Escobón (Llanos de La Pez), dentro del Parque Rural del Nublo, en Tejeda. Se trata de un inmueble donde se alojaban los primeros vigilantes del Cabildo de Gran Canaria, aunque después se recuperó para dar cobijo a numerosos amantes de la naturaleza.

La finca se adquirió por el Cabildo para realizar las repoblaciones de Llanos de la Pez y Pargana entre 1953 y 1954. Posteriormente, se cedió a la Federación Canaria de Montaña en los años 60, para darle un uso social.

El refugio se integra en una zona densa de repoblaciones de pino canario y rodeando una pista forestal que, a su vez, forma parte de senderos de la ruta circular Llanos de la Pez-Degollada Los Hornos-Roque Nublo y Pico de las Nieves. Y ahora, tras una etapa de más de dos años cerrado al público, volverá a recuperar la actividad, desde que acaben las obras.

La reforma está financiada por el Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan) con una partida de 141.132,45 euros. Y el plazo de ejecución de la obra era de cuatro meses, aunque ha sufrido algunos contratiempos tras su inicio en febrero. Por lo que el nuevo plazo de finalización previsto por la adjudicataria de la obra, la empresa pública Gesplan, es septiembre.

Las tejas tradicionales

Los problemas estuvieron ligados, sobre todo, a la aparición de estructuras de amianto, que obligaron a poner en práctica el protocolo especial para manipular este material de alta contaminación, según el director general de Medio Ambiente, Manuel Amador.

El Cabildo estudia una cesión en precario de la instalación, una vez vuelva a recuperar todas sus condiciones de habitabilidad. En principio, con la idea de mantener la cesión a la Asociación de Montaña, aunque está abierto a otras colectivos que mantengan su actividad regular.

El conjunto edificatorio se compone de cuatro módulos: el módulo del edificio 1, es el principal de dormitorios; el módulo 2 lo compone el salón; módulo 3, la casa cueva cocina; y, por último, el módulo 4, acoge los aseos.

El proyecto contempla principalmente la reforma de las cubiertas de los módulos 1, 2 y 3 para dar las condiciones mínimas de seguridad, salubridad, ornato y acceso para un correcto desarrollo del uso como refugio de montaña y en cumplimiento de la normativa vigente, según Medio Ambiente.

La cubierta de madera de uno de los edificios presentaba un avanzado estado de degradación con riesgo de colapso, encontrándose una zona apuntalada. Los daños se incrementaban debido a las filtraciones por agua de lluvia a través de la cubierta de tejas, existiendo una actuación provisional de colocación de un toldo de plástico, para evitar más daños.

Por otra parte, dos de las edificaciones tenían cubiertas con planchas onduladas de fibrocemento con amianto, no reuniéndose los requisitos mínimos exigidos por la normativa de aplicación.

Con la rehabilitación se pretende continuar, y si cabe, dar un nuevo impulso a la oferta de ocio y descanso de los que practican deportes de montaña y en las infraestructuras del Servicio de Medio Ambiente, para fines educativos y ambientales.

Tirar para levantar

La obra incluye las siguientes actuaciones: la demolición de las cubiertas, así como de los revestimientos, enfoscados y alicatados de paramentos deteriorados. El desmontaje de carpinterías de madera y metálicas, puertas, rejas y ventanas. Para acometer luego la restitución estructural de los muros y vigas, que evitarán que se venga abajo la estructura. La sustitución de las cubiertas de tejas, losas, aislamientos e impermeabilizaciones y chimeneas de ventilación de los módulos 1, 2 y 3. La restitución de los alicatados y pavimentos afectados. La sustitución de las instalaciones de fontanería y electricidad, y del saneamiento que están deteriorados. Sustitución de la carpintería de madera y metálica, puertas, ventanas y rejas. Y restitución de revestimientos y pinturas, tanto interiores como exteriores. | J. B.


Compartir el artículo

stats