Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Aldea.

Una falsa médica inyecta botox a sus clientes en un salón de belleza

La joven es acusada de intrusismo profesional por ejercer sin titulación | Dos anónimos alertaron al Colegio de Médicos

Material intervenido en el salón de belleza de La Aldea. | | LP/DLP

Material intervenido en el salón de belleza de La Aldea. | | LP/DLP

Cuando los agentes de la Guardia Civil acudieron a inspeccionar el salón de belleza de La Aldea de San Nicolás después de recibir dos denuncias anónimas, una de las trabajadoras les mostró un carné de médico falsificado con el se hacía pasar por doctora para así inyectar botox, ácido hialurónico o aplicaban hilos tensores para mejorar el lifting de sus clientes. Dos mujeres, de 29 y 55 años, son investigadas por un presunto delito de intrusismo profesional y cómplice, respectivamente.

La operación se inició después de que el Colegio de Médicos recibiera el aviso por parte de dos personas sin identificar en el que se indica que en un veterano salón de belleza del casco urbano aldeano se realizaban prácticas de belleza ilegales al carecer sus empleados de «capacitación y título habilitante» para determinadas intervenciones, informó ayer la Comandancia de Las Palmas en un comunicado.

El Colegio dio aviso a los juzgados de Santa María de Guía que, a su vez, pusieron los hechos en conocimiento de los agentes de Policía Judicial del cuartel del mismo municipio del noroeste de Gran Canaria. Los investigadores comprobaron que el centro de estética anunciaba a través de las redes sociales, sobre todo Instagram, de sus servicios de rejuvenecimiento, entre ellos los mencionados botox (toxina butolínica), ácido hialurónico o los hilos tensores con los que se consigue un efecto lifting.

La Guardia Civil explotó el jueves de la pasada semana la bautizada como Operación Rimmel. Así, durante el registro del negocio comprobaron que la regente, de 29 años, se presentaba como médico incluso colegiado, ya que tenía su propio número. Los agentes, luego, comprobaron que ese dato era falso ya que carecía del título necesario para este tipo de operaciones.

Asimismo, los investigadores analizaron una serie de anuncios con fotografías de personas que se habían publicado en las redes sociales y que supuestamente se habían realizado los tratamientos con sus resultados finales. A la gerente del salón de belleza, de 55 años, se le acusa de ser cooperadora necesaria al ser la encargada de facilitar información sobre los tratamientos que la falsa médico aplicaba en el establecimiento.

La investigación permitió localizar diversos viales sin usar u otros ya usados de sustancias indeterminadas de uso médico, un envase vacío de cartón de 50 unidades por vial de polvo para solución inyectable de toxina botulínica tipo A, y numerosas agujas y jeringas hipodérmicas usadas normalmente para la aplicación de los tratamientos estéticos mencionados.

La Guardia Civil indicó en la nota que aquellos clientes a los que se les haya aplicado alguno de los tratamientos mencionados en este salón de belleza situado en el casco urbano de La Aldea de San Nicolás, y estén interesados en personarse en el procedimiento como perjudicados, pueden enviar un correo electrónico con los datos personales y documentos justificativos al Equipo Territorial de Policía Judicial de Santa María de Guía a través la dirección de correo electrónico gc-cia-santamariadeguia-pj@guardiacivil.org.

Compartir el artículo

stats