La Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias ha declarado la alerta por temperaturas máximas en las islas de Gran Canaria y en Fuerteventura, así como la situación de alerta por riesgo de incendios forestales, mientras que la Agencia Estatal de Meteorología, que mantiene para hoy lunes el aviso naranja para la mitad sur de Gran Canaria y toda la isla de Fuerteventura, prevé en sus pronósticos para estas dos últimas zonas valores que pueden llegar a los 37 grados centígrados.

Ayer ya se hacía notar este tiempo más cálido con temperaturas máximas que superaban los 35 grados en el pueblo de Tasarte, en el municipio de La Aldea de San Nicolás, o que casi rozaban ese valor en Tías, Lanzarote, aunque, en cualquier caso, suponen casi diez grados de diferencia con la máxima del país, apuntada en la localidad de Villarrobledo, en Albacete, donde ayer se registraron 44,5 grados centígrados.

El aviso naranja para Gran Canaria implica todo el sur de la isla a partir de Telde en la vertiente este y de La Aldea de San Nicolás en el oeste, si bien en el resto de zonas de todo el archipiélago también queda bajo el aviso amarillo, ya que en medianías y en el interior se esperan temperaturas superiores a los 34 grados centígrados. La agencia estatal también señala que las temperaturas mínimas podrán ser localmente altas en los lugares bajo aviso naranja.

Según la Aemet, los cielos amanecerán poco nubosos o despejados, de nuevo con presencia de polvo en suspensión en altura, con un viento del nordeste moderado en la costa y de componente este en medianías y cumbres.

Tiempo en Las Canteras

Para mañana martes comenzará un leve refresco de la atmósfera, si bien volverán a alcanzarse los 34 grados centígrados en las medianías del sur y oeste de Gran Canaria, por lo que continuará vigente el aviso amarillo por este motivo, al que se añade otro aviso similar por fenómenos costeros que afectarán a todas las aguas comprendidas en la mitad sur de las islas de Tenerife y Gran Canaria, por vientos del noreste de fuerza 7 especialmente en la costa sureste tinerfeña y en el oeste y sureste del litoral grancanario.