Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Violencia de género

Gran Canaria abre una casa para mujeres maltratadas y con adicciones

Este recurso es el tercero que existe en España en el que se abordan estas dos situaciones | Será financiada por el Cabildo y el Gobierno,y la gestiona Yrichen

A la izquierda  Sara Ramírez, Noemí Santana, Antonio Morales, Kika Fumero y Jorge Hernández ayer, en la terraza del Cabildo. | | LP/DLP

A la izquierda Sara Ramírez, Noemí Santana, Antonio Morales, Kika Fumero y Jorge Hernández ayer, en la terraza del Cabildo. | | LP/DLP LP/DLP

Gran Canaria contará con una casa de acogida para las mujeres que además de ser víctimas de la violencia de género sufren alguna adicción que necesitan tratarse. La vivienda, que ha puesto en marcha el Cabildo de Gran Canaria en colaboración con el Instituto Canario de Igualdad, y que será gestionada por la Fundación Yrichen, se convierte en la tercera que se abre en España con estas atenciones, pues hasta ahora sólo existían otras dos, una Barcelona y otra en Badajoz, en la que si se abordan estas problemáticas de una forma conjunta.

Precisamente la directora del Instituto Canario de Igualdad, Kika Fumero, señaló este lunes en la presentación de estas instalaciones, que reciben el nombre de Maday, que significan en guanche Amor profundo, que en los recursos alojativos para las mujeres se tiende a la especialización porque «se ha visto que la violencia de género y la dependencia por adicciones no estaban recibiendo una atención integral como requieren», y se hacía cada vez más evidente la necesidad de darles un recurso acorde a su situación. Es por este motivo por el que, según destacó, desde este departamento del Gobierno canario se ha aumentado en un 4,75% los recursos destinados a los cabildos.

Asimismo, explicó que en esta casa habrá «una atención especializada y profesionalizada para ayudar a esas mujeres a su reinserción en la sociedad y en el mundo laboral», y también señaló que se atenderán a los menores a su cargo pues también necesitan atención y un acompañamiento, así como un referente en el recorrido educativo. Se disponen así de un total de 13 plazas, que pueden completarse entre las usuarias y sus hijos menores.

El presupuesto para hacer frente a esta atención para los años 2021 y 2022 se eleva a unos 260.000 euros, de los que el Instituto de Igualdad aporta 121.378 euros y el Cabildo los otros 138.621 euros. A este respecto, el presidente del Cabildo, Antonio Morales, apuntó que estaba « convencido» de que esto no se va a a parar porque es necesario para Gran Canaria y para Canarias.

Morales dijo que el nuevo recurso alojativo se incluye dentro del convenio plurianual para el mantenimiento de la red de servicios de violencia de género en Gran Canaria que suscribieron el Gobierno de Canarias y la corporación insular, que financian al 50%, y se trata de un nuevo servicio que “viene a atender una necesidad histórica en las atenciones a la violencia de género” que se suma al centro de atención inmediata, las dos casas de acogida y los dos pisos tutelados para mujeres y menores víctimas de la violencia machista ya operativos.

Por su parte, la consejera de Derechos Sociales del Gobierno canario, Noemí Santana, manifestó que era un gran día para todo el archipiélago porque con el acuerdo de colaboración entre el Gobierno y Cabildo para ampliar la red de protección de mujeres de violencia de género se está dando un paso más allá, aportando recursos más especializados. « Es el primer recurso adaptado a las mujeres con problemas de adicción que han sido violentadas por sus parejas, lo que permite seguir avanzando en atender a las mujeres según sus necesidades, lo que va a lograr una mejor adaptación a las circunstancias que le han llevado hasta ahí», subrayó.

Santana apuntó que se estima que el 60% de las mujeres que consumen sustancias han sido víctimas de abusos sexuales en su infancia o adolescencia, y por eso es importante actuar para que no lleguen a una situación tan crítica. Y aprovechó para poner en valor el esfuerzo que hace el Ministerio de Igualdad para que pronto hayan en Canarias centros en las capitales abiertos las 24 horas y los siete días de la semana.

En la misma línea se expresó la consejera de Igualdad del Cabildo grancanario, Sara Ramírez, que comentó que «ha sido es un reto unir la intervención en violencia de género con los problemas de adicciones porque existe una correlación que no se abordaba de forma conjunta a la hora de trabajar», y dijo que por eso se ha contado con la Fundación Yrichen.

Desveló el presidente de Yrichen, Jorge Hernández, que después de 30 años trabajando en las drogodependencias veían que fracasaban en sus tratamientos con las mujeres porque abandonaban sus tratamientos. Ante esto, y tras analizarlo tres años, concluyeron que «hay que intervenir desde su perspectiva porque en una mujer se dan elementos claves de violencia, de adicción, de hijos, muchas veces menores, y hasta de vivienda, por lo que son situaciones de pobreza, y se necesita resolver más que un problema».

Compartir el artículo

stats