Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

El Sur proyecta la ampliación de las aulas educativas del Parque Botánico

El Consistorio aspira a convertir el jardín en un escaparate que muestre cómo una región vulnerable al cambio climático aporta soluciones para mitigar el fenómeno

Interior del parque botánico. LP/DLP

El Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana tiene previsto ampliar las aulas educativas del Parque Botánico de Maspalomas de la mano de un proyecto que pretende fomentar el desarrollo sostenible en una ciudad turística cuyo principal sector camina hacia la reducción de la emisiones y la contaminación. Con esta idea, el Consistorio pretende promover la actividad educativa en el mundo de la sostenibilidad y la eficiencia energética en todos los ámbitos, sobre todo el turístico, en un espacio que cuenta con aulas de formación desde hace casi una década pero que apenas se han utilizado. Así, pretende convertir el parque en un escaparate que muestre cómo Canarias, una comunidad vulnerable al proceso de cambio climático, aporta soluciones para mitigar el impacto de este fenómeno y desde este lugar ofrecer cursos y formación para acercar a la sociedad y el empresariado las claves para avanzar y lograr ser una isla sostenible.

Paseo interior del parque. LP/DLP

En estos espacios tendrá la sede del sur el Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Económico Sostenible (Tides) con el objetivo de asesorar a los cargos públicos y a la comunidad empresarial en las nuevas posibilidades de hacer negocio aplicando el desarrollo sostenible, según han explicado fuentes municipales. Además, el Tides impulsará la economía circular en el ámbito de la industria turística.

Este proyecto de rehabilitación del aula energética y digital de Maspalomas nace a propuesta del área de Economía y Desarrollo Sostenible del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana en el marco del Pacto de los Alcaldes por el Clima y se ha presentado a los fondos Next Generation con el objetivo de captar financiación de la Unión Europea (UE) para su desarrollo.

El proyecto incluye una pasarela que conecta una de las aulas con el mirador de Maspalomas

decoration

El parque botánico de Maspalomas es un espacio natural que abrió sus puertas hace más de tres décadas donde estudiantes y público en general acuden para conocer cómo funcionan los ciclos hidrológicos, cuáles son los usos del suelo y cuenta también con un huerto urbano. Este espacio se utiliza con fines educativos para que los escolares conozcan parte de la fauna que los rodea y cómo interactuar con la naturaleza. Con la mejora de este enclave, el Ayuntamiento pretende convertir el jardín botánico también en un espacio de ocio vinculado a la concienciación medioambiental.

Paseo por el interior del parque. LP/DLP

El parque cuenta ahora con tres aulas educativas y la transformación del espacio incluye la ampliación de una de ellas con una segunda planta y su equipación con sistemas informáticos y de monitoreo para llevar a cabo actividades de formación y de transferencia de conocimientos de la Universidad a la empresa y lograr la implicación ciudadana en la reducción en el cuidado del medioambiente. Además, el proyecto recoge la conexión de esta aula, a través de una pasarela, con el mirador turístico de Maspalomas que se ubica en la avenida Touroperador Tui. Esta actuación permitiría además recuperar un mirador que está abandonado desde que en 2011 se marchase la empresa que tenía la concesión.

Extracción de agua

La mejora de este entorno contempla también la ampliación del graderío del anfiteatro y la habilitación de un escenario embutido en la flora canaria, ya que se pretende que los visitantes puedan visionar espectáculos teatrales vinculados con la sostenibilidad y el cambio climático durante los fines de semana.

Se incrementará la capacidad del anfiteatro para acoger espectáculos los fines de semana

decoration

Con el desarrollo sostenible por bandera, el parque ya cuenta con placas de energía fotovoltaica y el nuevo proyecto recoge también la incorporación de un molino para extraer agua del subsuelo, agua con la que se trabajará en los laboratorios científicos para que los visitantes aprendan cuáles son las características de este líquido en estado natural y conozcan, por ejemplo, los costosos procesos de desalación y depuración. «El objetivo es que las empresas del sector alojativo comprendan que pueden instalar pozos en sus dependencias y no tener que recurrir al agua potabilizada, que es muy cara de producir y genera demasiadas emisiones», explican las mismas fuentes municipales.

Este proyecto ha sido presentado y visto con buenos ojos por el Comité Científico de Expertos para el Cambio Climático de Canarias, el Tides, las universidades de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y La Laguna (ULL) y la dirección general de Investigación y Coordinación del Desarrollo Sostenible del Gobierno de Canarias.

Compartir el artículo

stats