Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mogán

Uno de los denunciantes de la presunta compra de votos en Mogán revela que vive «amenazado»

Ramón Trujillo denuncia presiones de personas «allegadas» a la alcaldesa Onalia Bueno

Uno de los denunciantes de la presunta compra de votos en Mogán revela que vive «amenazado»

Uno de los denunciantes de la presunta compra de votos en Mogán revela que vive «amenazado»

Ramón Trujillo, conocido como El Perraya, uno de los denunciantes de la presunta trama de compra de votos en las elecciones de 2015 en el municipio de Mogán, ha denunciado que vive «contanstemente amenazado» por personas «allegadas» a la alcaldesa de la localidad y líder de Ciuca, Onalia Bueno, y varios de sus concejales. «Tengo depresión», sostiene, «si la Justicia no me pone protección yo me voy a retirar de toda esta basura, porque estamos en un país democrático y por ser del color político que yo soy me van a matar».

Testigos y abogados del caso en la Ciudad de la Justicia de Las Palmas de Gran Canaria. LP/DLP

Trujillo es uno de los denunciantes de esta causa y desde el pasado mes de marzo también uno de los investigados por el magistrado del Juzgado de Instrucción número 3 de San Bartolomé de Tirajana, Francisco Javier Ramírez de Verger, quien citó a declarar a principios de julio a 18 testigos de esta causa y a la decena de personas investigadas, entre ellas Onalia Bueno, su primer teniente de alcalde, Mencey Navarro, y la edil de Servicios Sociales, Tania Alonso. Hace varias semanas, el magistradó acordó posponer las declaraciones a los investigados hasta el mes de octubre hasta que terminen de declaran primero todos los testigos.

«He recibido presiones, no voy a decir nombres para no complicar más la cosa, pero sí de su partido, de allegados a la alcaldesa»

decoration

En declaraciones ofrecidas en una entrevista en Cope Canarias, Trujillo ha denunciado las constantes presiones a las que se enfrenta cada día y que incluye la aparición de pintadas en la fachada de su domicilio donde, asegura, pueden leerse expresiones como «chusma» o «te vas a arrepentir». «He recibido presiones, no voy a decir nombres para no complicar más la cosa, pero sí de su partido, de allegados a ella [la alcaldesa Bueno] y allegados de sus concejales», afirma, «me dicen ‘ten cuidado’ y ‘mira a ver que esta gente no te da nada’, pero yo ya stoy metido en la mierda y seguiré asi». Y añadre que recibe insultos contantemente. «Tuve un tropiezo hace dos o tres días con uno de ellos, que no nombro y no digo qué pasó porque son familias complicadas y no quiero más problemas; estoy mal, estoy muy mal».

En sus declaraciones, Trujillo reafirmó sus denuncias de 2015. «Yo llevaba a la gente a la sede de Ciuca y allí les pagaban, yo era un intermediario, pero como ella [Bueno] n se fiaba, me quitó de en medio», manifestó, «al principios daban 50 euros, pero los últimos días de 150 a 300 euros, se han pagado operaciones, gafas, facturas de luz. Lo dije en 2015 y lo vuelvo a repetir». Trujilo afirmó que captó a 70 personas con necesidades para votar a Ciuca. «Había otros conseguidores pero son tan cobardes que no dan la cara».

«Cuando el fiscal me dija que me echan 13 años que me digan día y hora que yo voy solo, no hace falta que manden a la Guardia Civil; he perdido la moral»

decoration

El denunciante dice que presenta un escrito ante el juzgado de guardia para «retirarse de todo». «Cuando el fiscal me dija que me echan 13 años que me digan día y hora que yo voy solo, no hace falta que manden a la Guardia Civil; he perdido la moral». Pese a todo, Trujillo afirma que no han amenazado a sus familiares. «Yo me recupero rápido, yo no tengo miedo a nadie pero si me voy a retirar de todo esto».

Trujillo pasó de denunciante a investigado en marzo porque en sede de la Guardia Civil relató una serie de hechos que «podrían suponer su participación en la comisión de un delito electoral», según el fiscal Jorge López Tineo. 

Compartir el artículo

stats