Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arucas.

La iglesia de San Juan empieza una nueva revisión del estado de su piedra

Cuatro años después, la ‘catedral’ empieza el diagnóstico de su cantería para repararla

Una grúa inspecciona la piedra de la iglesia de San Juan Bautista. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Una grúa vuelve a alzarse delante de la iglesia de San Juan Bautista. Seis años después de la última revisión de la piedra debido a la caída de cascotes, esta semana el centro de Arucas se ha vuelto a despertar con obras en su ‘catedral’. Se trata de un examen que técnicos del Cabildo de Gran Canaria, en unos trabajos realizados en coordinación con el Obispado de Canarias, han comenzado para comprobar el estado de 2.800 piezas de piedra. Los trabajos, que han provocado alteraciones en el tráfico, comenzaron esta semana y está previso que no superen la próxima.

La corporación insular ha invertido 200.000 euros en pulir la iglesia, desde gabletes a pináculos, por sus cuatro lados y hasta lo alto de las torres, tanto la del reloj como la del campanario desde la base hasta el chapitel. La actuación servirá también para retirar las piedras con más riesgo de caída y reparar las piezas más dañadas.

El templo de Arucas tiene ya más de 104 años y necesita revisiones de manera esporádica por conservación y por seguridad. La última la llevó a cabo la institución insular en 2016 y 2017, cuando destinó 90.000 euros para acometer medidas de control urgentes tras la petición del Ayuntamiento de Arucas debido a la caída de algunas piezas de la fachada. De hecho, fueron retiradas en torno a doscientas piezas tras verificar tres fachadas, los 17 pináculos de coronación de las fachadas, las tres cresterías bajo los rosetones y las dos torres.

Después de la presentación de este proyecto hace unos meses, el Cabildo se encuentra ahoraacometiendo el diagnóstico del conjunto de las piezas ornamentales exteriores ampliadas a las zonas que no fueron revisadas en la otra ocasión, la retirada de más piezas si por seguridad se requiriera, y a partir del resultado del estudio, pasar al siguiente proyecto, el que priorice el primer paquete de acciones por los otros 100.000 euros ya previstos por el Cabildo para este fin.

Además de la revisión de las torres, con sus pilastras y balcones, se procederá a la limpieza de la torre del reloj, se recolocará la cruz de la fachada principal con anclaje de acero inoxidable, también serán revisados elementos de la cubierta con arreglos puntuales de humedades y apuntalamiento del forjado deteriorado de la última planta de los inacabados salones parroquiales.

Asimismo, el proyecto contempla un sistema de protección con cierres de redes antipalomas en las torres.

La torre del campanario alcanza 60 metros, la del reloj 40, y los pináculos y cresterías oscilan entre 15 y 20 metros, por ello se está recurriendo a personal especializado en trabajo de altura y grúas.

Compartir el artículo

stats