Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arucas | Apertura del último tramo de la circunvalación

La Circunvalación abre al tráfico el último tramo tras 25 años de obras

Los tres últimos kilómetros de vía permiten ir en 14 minutos de Bañaderos a la potabilizadora de Jinámar v La inversión en las cuatro fases suma 455 millones

Así es la IV Fase de la Circunvalación La Provincia

A las 11.51 horas, con el paso de un Citroën C3 de color blanco, quedó ayer inaugurada y abierta al tráfico la IV Fase de la Circunvalación a Las Palmas de Gran Canaria, un tramo de siete kilómetros de autovía denominado Tamaraceite-Tenoya-Arucas Costa que completa una obra iniciada hace 25 años y que comunica el norte y el sur de la Isla sin necesidad de entrar en la capital.

La nueva autovía reduce el tráfico en la ciudad de Las Palmas en 30.000 vehículos diarios

decoration

La entrada en funcionamiento de los últimos tres kilómetros de la GC-3, desde el enlace de Arucas hasta la conexión con la Autovía del Norte, fue seguida desde de la rotonda de Cardones por el presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, el consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, y el resto de autoridades, que coincidieron en que este 4 de agosto de 2021 se culmina «un sueño» iniciado hace más de 30 años, cuando ingenieros como Julio Luengo y Julio Molo empezaron a dibujar una red de carreteras para mejorar las comunicaciones con la periferia de la ciudad y los municipios del entorno. A partir de ahora, en unos 14 minutos se puede recorrer la distancia entre Bañaderos y la potabilizadora de Jinámar, los dos extremos de la Circunvalación.

Tras varias modificaciones respecto al proyecto inicial e innumerables retrasos por la falta de financiación, la IV Fase, construida por la UTE Acciona-Lopesan, tiene también más de 20 kilómetros en ramales de conexión, vías auxiliares y caminos; cuatro viaductos de gran magnitud y siete pasos superiores; cuatro enlaces de conexión con las principales poblaciones de su recorrido (Tamaraceite, Tenoya, Arucas) y la GC-2; un túnel y tres pasos inferiores que cruzan bajo el tronco de la autovía; y tres pasarelas peatonales para conectar los barrios situados a ambos márgenes.

Ángel Víctor Torres recuerda las lágrimas de los vecinos de El Hornillo que cedieron sus viviendas

decoration

La IV Fase de la Circunvalación ha supuesto una inversión de 125,4 millones de euros en total, de los que 46,5 millones corresponden al tramo de tres kilómetros abierto ayer. En 2016 se abrieron al tráfico los otros cuatro kilómetros, de Tamaraceite a la conexión con Arucas, con un coste de 78,9 millones. Queda pendiente, ya en obras que durarán cuatro meses , el acceso de dos carriles en cada sentido al casco de la ciudad norteña, en concreto hasta la rotonda de la Cruz Roja.

5

Apertura del tramo Arucas-Costa, obra de la cuarta fase de la circunvalación a Las Palmas de Gran Canaria Andrés Cruz

La totalidad de la Circunvalación, que suma 30 kilómetros con sus ramales hacia el interior de la ciudad, Tafira y Arucas, se empezó a construir en 1996 y ha costado 455 millones de euros, según reveló Sebastián Franquis, quien resaltó que para facilitar los distintos accesos a Arucas y a los barrios aledaños se han levantado varias estructuras en este último tramo, como un enlace junto al parque de bomberos, una pasarela peatonal, un paso elevado que une Trasmontaña con Cardones y una pérgola que distribuye los tráficos que se incorporan desde la GC-2 a la nueva vía.

Ángel Víctor Torres sostuvo que «esta es la obra más relevante de Gran Canaria, sin ninguna duda», y destacó a partir de ahora se conectan los puertos de Agaete y de Mogán sin tener que pasar por el centro de las ciudades y sin ninguna parada, al tiempo que facilitará el acceso a municipios como Artenara, Tejeda o Valleseco.

«En 25 años ha cambiado la fisonomía de la Isla, ha generado nuevos suelos, ha acercado a la gente del norte a la capital y ha abierto nuevos negocios», apuntó el presidente del Gobierno autónomo, quien también quiso recordar «las lágrimas» de los vecinos de barrio cercano de El Hornillo, que perdieron sus viviendas para permitir el paso de la autovía. «También fueron lágrimas de alegría, porque sabían que al entregar sus suelos y ser realojados van a estar más cerca de la capital y que sus hijos van a tener un mejor futuro», subrayó.

Franquis consideró que el de ayer «es un acto histórico» para la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y para toda la isla, pues supone «la culminación de un sueño que hace más de 30 años empezaron a dibujar algunos técnicos de la Consejería de Obras Públicas, dirigidos por Julio Molo».

Movilidad

Tras recordar que los cuatro convenios de carreteras con el Estado han permitido invertir más de 5.000 millones de euros en el Archipiélago en los últimos 25 años, dijo que la Circunvalación «es producto de la modernidad y ejemplo de movilidad», pues enlaza las autovías GC-2 y GC-1 en 14 minutos, y sin interferencias ni semáforos.

En un breve repaso histórico, explicó que la primera fase contribuyó a que la ciudad creciera hacia Siete Palmas y Tamaraceite a partir de la Plaza de América. La segunda fase, Nueva Paterna-Pico Viento, mejoró las comunicaciones con el centro de la isla a partir de la Avenida Marítima, por lo que se pudo eliminar el scalectrix del Teatro Pérez Galdós.

La tercera fase, desde Pico Viento hasta la autovía GC-1, facilitó las conexiones entre el centro y el sur de la isla. Por último, con el tramo abierto ayer se pretende reducir el tráfico de Torre Las Palmas en unos 30.000 vehículos diarios, de los 60.000 que se mueven por la Circunvalación cada día. El consejero socialista agradeció la implicación de los representantes de Acciona y Lopesan, porque aseguró que esta IV Fase «ha sufrido todas las dificultades imaginables de una gran obra», y también tuvo palabras de elogio para su antecesor en Obras Públicas, el nacionalista Pablo Rodríguez, al que invitó al acto.

Sebastián Franquis: «Se culmina el sueño iniciado hace 30 años por ingenieros como Julio Molo»

decoration

Ángel Megías, director de la obra, detalló que históricamente los tránsitos entre el norte y el sur han tenido un punto de ruptura, que primero fue el acceso al túnel de Julio Luengo, después pasó a la Plaza de América, y por último, con la apertura de un tramo de la IV Fase en 2016, la conexión con Arucas.

Respecto a las características técnicas, precisó que se trata de una vía de alta capacidad, con la sección transversal habitual de dos carriles de 3,5 metros de anchura y un arcén derecho amplio para paradas o averías. Otra peculiaridad es que presenta una limitación total de accesos, por lo que las fincas colindantes no pueden entrar directamente, sino utilizar las vías de servicio o los enlaces. Los retos para los ingenieros han estado en los dos enlaces de conexión. En el de Arucas se deprimió la calzada para que la pendiente de bajada hacia la costa sea menor, del 12% inicial al 6%, pero conllevó un intenso movimiento de tierras y cambios en la ordenación del tráfico que obligaron a realizar cortes de la carretera. «La conexión con la costa ha sido más sencilla, se ha modificado en fase de obra con la pérgola de la GC-2 y se ha hecho sin interferencias al tráfico», indicó.

El presidente accidental del Cabildo y consejero insular de Obras Públicas, Miguel Ángel Pérez del Pino, también opinó que es un «día importante para Gran Canaria» porque la nueva vía descongestionará los puntos de más tráfico en la ciudad, como Torre Las Palmas, el túnel de Julio Luengo y la Plaza de América. Utilizar menos tiempo al viajar entre el norte y el sur también supone una reducción de la contaminación.

El alcalde Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, insistió en la calificación de «momento histórico» y recordó que la Circunvalación se empezó a pergeñar en los 70, se diseñó en los 80 y se empezó a construir en 1996.

Arucas muestra «una satisfacción a medias» y reclama la obra de Bañaderos a San Andrés

decoration

Juan Jesús Facundo, alcalde de Arucas, dijo que es «una satisfacción a medias» y anunció que el Ayuntamiento va a seguir reivindicando, cuando se apruebe en octubre en Plan del Litoral del Norte (PTP-15), una rápida solución para el desdoblamiento desde Bañaderos a San Andrés y para el talud de El Puertillo. En el acto también estuvo Anselmo Pestana, delegado del Gobierno central.

I Fase

Plaza América-Tamaraceite.

  • El proyecto se saca a concurso como I Fase de la Circunvalación, con un presupuesto de 7.217 millones de pesetas (43.375.043 euros), y un plazo ejecución de 28 meses. El coste final de la obra ascendió a 78,61 millones. Las obras empezaron el 25 de noviembre de 1996 y concluyeron en la Navidad de 1999. Tiene 10,6 kilómetros de longitud, divididos en dos tramos perfectamente diferenciados. El primero, Plaza de América-Nueva Paterna, de 4,2 kilómetros, discurre en su mayor parte por el entramado urbano, e incluye un ramal directo que comunica con los túneles de Julio Luengo. El segundo tramo, Tamaraceite-Nueva Paterna, de 6.4 kilómetros, se desarrolló sobre terreno rústico.

II Fase

Nueva Paterna-Pico Viento.

  • La Fase II fue contratada el 30 de octubre de 1998 por un presupuesto de 122.337.785 euros, y se puso en servicio, junto con la Fase III el 14 de mayo de 2003. El coste final del proyecto ascendió a 141,65 euros. El trazado parte de Nueva Paterna, donde conecta con la Fase I, para continuar por Pico Viento, donde enlaza con la III Fase tras atravesar mediante sendos viaductos los barrancos de El Guiniguada y Los Toledo. Los trabajos se ejecutaron octubre de 1998 y mayo de 2003.

III Fase

Pico Viento- Autopista GC-1.

  • La obra fue adjudicada en octubre de 1998 por un presupuesto de 106.203.017 euros, y se puso en servicio el 14 de mayo de 2003, junto con la II Fase. El coste final de la obra fue de 109,29 euros. El trazado parte de las inmediaciones de Pico Viento, donde acaba la II Fase, y termina en la conexión con la Autopista GC-1, a la altura del enlace de la Potabilizadora. Se ejecutó entre octubre de 1998 y mayo de 2003. 

IV Fase

Tamaraceite-Tenoya-Arucas-Costa.

  • La obra fue adjudicada en 2008 con un presupuesto inicial de 91 millones de euros. Finalmente, ha contado con una inversión global 125,4 millones de euros, de los que 46,5 millones se han empleado en el tramo que ahora se pone en servicio, los otros 78,9 millones se destinaron para el tramo que se abrió en 2016. El trazado del tronco de la IV Fase arranca en la intersección de la I Fase con la carretera Teror-Tamaraceite, y concluye en la GC-2 con un enlace que permite todos los movimientos. La IV fase consta de 6,8 kilómetros de autovía. Se ejecutó entre diciembre de 2008 y agosto de 2021.

Compartir el artículo

stats