Héroes sin capa. Los estragos sociales y económicos que ha causado la Covid-19 ha causado bastantes estragos en España, especialmente en Canarias. Un restaurante de Gran Canaria ha iniciado una iniciativa solidaria para que las personas más necesitadas de la isla no les falte un plato. Cada día, los dueños del restaurante Delizia, localizado en el municipio grancanario de San Bartolomé de Tirajana, tiraban bastante comida a la basura debido a las sobras que generaba el establecimiento del sur de Gran Canaria. Un día decidieron poner fin a esto y empezaron a dejar una caja de cartón frente a su local con comida del día y así buscarle un mejor uso, en lugar de que acabara en el contenedor de la basura.

«Todos los días, a la hora del cierre (23.00 horas) dejaremos aquí los invendidos del día (bocadillo, croissant...) para que quien lo necesita pueda recogerlo y comer algo. De corazón queremos ayudar y aportar un pequeño granito de arena en este momento difícil para todos», recoge un escrito donde a diario se deja la comida para aquel que lo necesite.

En una entrevista para la cadena COPE Gran Canaria, la dueña Sara afirmó que esta iniciativa «nos ha salido de corazón y es algo que se hace mucho en Italia, de donde procedemos. Tirar la comida en este momento tan duro no nos parecía bien, ya que hay muchas personas que pueden usarlo como es debido».

«En Italia esto se hace mucho, aquí no es tan común y por eso hemos dejado una nota fuera de nuestro local explicando que hay una caja en la que dejamos comida dentro de ella para que lo coja cualquier persona que lo pueda necesitar», añade.

Junto a su marido ha confesado que «cualquier persona puede venir a coger lo que nos haya sobrado y no vayamos a utilizar de manera anónima para que no tengan que pasar vergüenza hurgando en los contenedores de basura. Nosotros dejamos la comida que nos sobra durante el día, por la noche y así la gente puede comer con dignidad» y asegura que no sabe la cantidad de personas que cogen comida, ya que la caja con los alimentos está sobre una silla del restaurante Delizia para que lo cojan a cualquier hora de la noche.

«Nosotros no sabemos quiénes van a recogerlo. Lo que sí sabemos es que lo que dejamos en la caja al día siguiente no está. Solemos dejar unos 15 productos o más y cuando llegamos por la mañana no suele quedar mucho. No sé decirte cuánta gente lo recoge, ya que lo dejamos ahí en la caja de cartón y nos vamos a casa», asegura.

«Animo a los restaurantes a que también lo hagan para que no tiren la comida a la basura, ya que hay muchas personas que realmente lo necesitan», concluye Sara, la promotora de una iniciativa que ha sido bien acogida por los clientes del restaurante del sur de Gran Canaria, además del resto de la comunidad canaria.