Un vídeo viral desmiente al dueño de El Capitán, al que se ve bailando y cantando sin mascarilla rodeado de clientes

La Policía Local y la Policía Nacional de San Bartolomé de Tirajana desalojaron el local el pasado fin de semana a raíz de las denuncias de los vecinos por incumplir las restricciones de aforo y horario | El hostelero argumentó que los jóvenes entraron "en avalancha" en su negocio tras cerrar otros establecimientos de la zona

El dueño de El Capitán baila y canta sin mascarilla y sin respetar la distancia social junto a sus clientes

La Provincia

La Provincia

La Provincia

El dueño de El Capitán, Francisco Déniz, argumentó que el exceso de clientes en su local de Maspalomas el pasado fin de semana, que efectivos de la Policía Local de San Bartolomé de Tirajana desalojaron por incumplimiento de las restricciones de horario y aforo para frenar la pandemia de Covid-19, se debió a que cientos de clientes entraron “en avalancha” tras el cierre de otros establecimientos de la zona y al comprobar que su negocio estaba abierto decidieron acudir allí.

En declaraciones el pasado lunes a Cope Gran Canaria, Déniz explicó que su restaurante "tiene dos entradas, una que da para la playa y otra en la calle, en 20 minutos entraron entre 100 a 150 personas, por lo que no me dio tiempo a controlar los accesos, cuando quise cerrar ya estaban dentro”.

Sin embargo, un nuevo vídeo que se ha hecho viral en las redes sociales desmiente al hostelero al mostrar cómo lejos de controlar los accesos e instar a las personas que se encuentran en su negocio a distanciarse y ponerse la mascarilla, Déniz (con polo azul, móvil en la mano con el que controla la música y mascarilla en la barbilla en el vídeo que acompaña esta información), baila y entona el Cara al sol, himno de la Falange Española de las JONS, rodeado de clientes sin respetar la distancia social y si el protector facial debidamente colocado. El empresario los anima a cantar con ambos brazos en alto e, incluso, se ve cómo un joven lo abraza por detrás y los dos continúan con sus pasos.

Los vecinos del barrio de San Agustín alertaron a las autoridades que dicho establecimiento permanecía abierto pasada la medianoche, vulnerando así las medidas para combatir la propagación de la Covid-19 que impone que la hostelería cierre a las 00.00 horas.

Déniz lamentó que la mitad de las personas tuvieron que salir sin pagar debido a la enérgica actitud de la Policía Local y denunció que "algunos de los agentes no estuvieron muy acertados al actuar con mucha prepotencia, falta de educación y formas que dejan mucho que desear para un cuerpo tan honorable"

En directo