Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Mateo

La cacería en El Solís crea problemas de convivencia entre sus propietarios

Vecinos, entidades deportivas y una heredad de aguas denuncian la actitud de dos miembros del colectivo Víctimas de la Caza y piden amparo al Cabildo

Cazadores en los terrenos de El Solís, en el municipio de San Mateo. | | LP/DLP

Las últimas jornadas de caza en El Solís, una zona cumbrera del municipio de San Mateo, han acabado con denuncias cruzadas entre practicantes de este deporte y dos vecinos pertenecientes al colectivo Víctimas de la Caza de Canarias. Este pasado jueves tuvo que intervenir la Guardia Civil y los problemas de convivencia entre los distintos propietarios de los terrenos han encendido las alarmas en las administraciones públicas, que hasta ahora han intentado mediar sin éxito.

La última disputa por el derecho de paso en uno de los caminos rurales de El Solís, con intercambio de insultos, amenazas y forcejeos entre un grupo de cazadores y esos dos propietarios, fue retransmitida por estos últimos en las redes sociales a través de Víctimas de la Caza de Canarias, un grupo que sostiene que su objetivo «es documentar los abusos» en la actividad cinegética y pedir la reforma de la Ley de Caza.

La Guardia Civil tuvo que intervenir el jueves en un pleito entre dos vecinos y los cazadores

decoration

Estos repetidos incidentes han llevado a entidades deportivas y vecinos de la zona a denunciar la actitud de esos dos propietarios, Óscar Hernández y Miriam Perdomo, y a pedir el amparo de la Delegación del Gobierno central, del Gobierno de Canarias y del Cabildo. Solicitan la intervención de los poderes públicos para que se respeten las servidumbres de paso de los vecinos y ciudadanos en general, así como que se defienda el derecho de cazar en ese lugar.

En un escrito firmado por un total de 37 propietarios de fincas, terrenos y viviendas de la zona conocida como El Solís, Barranco de Sao, La Sillaida y la Presa de Siberia, éstos manifiestan que discrepan «de las acusaciones, denuncias y pretensiones que está trasladando a la opinión pública Óscar Hernández y la Asociación Víctimas de la Caza».

Crispación

Hernández y su colectivo anti-caza, según los firmantes del documento, «está generando discordia y difundiendo odio, además de trasladar crispación con vecinos, senderistas, ciclistas, motoristas, cazadores, pastores y ciudadanos que pretenden disfrutar de nuestra naturaleza a través de las actividad deportivas, como se ha venido haciendo desde siempre».

«Tenemos la obligación como ciudadanos y residentes en la zona de manifestar nuestra profunda preocupación y desagrado con la actitud de este propietario, así como con el resto del equipo que forma su Asociación, quienes a fecha de hoy no han hecho más que generar iniciativas de privatizar y prohibir los accesos a dichas zonas», resalta el escrito de esa treintena de vecinos, quienes acusan a Hernández de alterar «la paz histórica» de El Solís y apoyan la continuidad de «todas las actividades culturales, tradicionales, así como las deportivas y de ocio que se han venido haciendo en nuestras propiedades sin ningún tipo de inconveniente».

La Federación de Caza y la Asociación de Cazadores de Gran Canaria se han hecho eco del conflicto y de la preocupación de los demás propietarios, por lo que han dirigido sendos escritos a la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo para que tome medidas, ya que es la gestora de esta actividad.

La Federación denuncia que «Óscar Hernández intimida y difama, entre otras personas, a los cazadores tradicionales, a los que de forma indiscriminada califica de furtivos y a los que acusa de incumplir la ley». Al respecto, el escrito explica que tiene puesta una cadena que impide el paso por una pista de tierra y una señal para que nadie pase, ni caminando ni en cualquier vehículo. Además, según la Federación, «insiste en que esa zona es de su propiedad y que tampoco se puede practicar la actividad cinegética, aunque los agentes de Medio Ambiente y del Seprona le han dicho en varias ocasiones lo contrario».

«Desde que el 8 de agosto comenzó la temporada de caza 2021, esta persona se dedica a sacar vídeos con su teléfono y los emite en directo en la red social Facebook, con lo que no solo trata de hacerles la vida imposible a los cazadores, sino que también critica de forma irónica y malintencionada a la Consejería de Medio Ambiente», apunta la Federación, que solicita al Cabildo que, «de forma eficaz y contundente», haga valer los derechos del colectivo de cazadores tradicionales. «Nos vemos indefensos ante este señor, que se cree tener todos los derechos en toda esa zona, nos molesta y amenaza de forma continuada domingos y jueves», concluye.

Los regantes de la Heredad El Portillo aseguran que también se incordia a los senderistas

decoration

Por su parte, la Asociación de Cazadores se dirige también a la Subdelegación del Gobierno y a la Consejería de Transición Ecológica del Ejecutivo autonómico para mostrar el «rotundo rechazo» y «preocupación» por la actitud de ese colectivo anti-caza, que afecta también a «ciudadanos, vecinos, senderistas, biólogos, pastores o ciclistas». Para esta asociación, la decana de los cazadores de la Isla, esas dos personas también crean «desasosiego» al difundir por Facebook sin autorización las imágenes de personas y matrículas de coches.

«Lo que verdaderamente da a entender esta pareja es que quieren apropiarse de lo que no les pertenece, cueste lo que cueste», resalta. La reclamación al Cabildo incluye un escrito de la Heredad de Aguas El Portillo en el que comunica a la primitiva propietaria de la finca donde habita la pareja, madre de Miriam Perdomo, «las continuas quejas de los vecinos y herederos» por el cierre del camino. En ese documento le recuerda que esa vía también es paso para las brigadas contraincendios del Cabildo y ruta de senderistas nacionales e internacionales, «que han sido incordiados y desviados de los trazos de sus itinerarios por un capricho insolidario y falto de civismo por sus inquilinos, obstruyendo el paso a pie con troncos y picando hoyos».

El escrito de la Asociación de Cazadores a las tres administraciones también adjunta la sentencia de un Juzgado que absuelve a dos vecinas de la zona que fueron denunciadas por Miriam Perdomo por supuestas amenazas después de que les recriminaran pasar por el camino junto a su casa.

Medio Ambiente revisará las zonas de caza


La Consejería de Medio Ambiente del Cabildo convocó ayer de urgencia a sus equipos técnicos ante los reiterados incidentes en El Solís y tras una reunión de dos horas se acordó analizar de nuevo todos los espacios naturales de la isla para delimitar mejor las zonas de caza y evitar estos conflictos, según informó Manuel Amador, director general de Medio Ambiente. Mientras se realiza esa revisión se aplicará el criterio de la confianza legítima, por lo que este año los cazadores podrán seguir acudiendo a sus sitios habituales sin ser sancionados, aunque con la recomendación de que eviten áreas con litigios o enfrentamientos como los que ahora mantienen con estos dos miembros del colectivo Víctimas de la Caza. Respecto al derecho de paso a las fincas, Amador explicó que aunque existan zonas restringidas a la caza no se puede prohibir que la gente camine por allí. Amador, el Cabildo, los agentes de Medio Ambiente y hasta la Guardia Civil también son blanco de las críticas de Óscar Hernández, como se aprecia en sus últimos vídeos. | J. M. N.

Compartir el artículo

stats