Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Lucía de Tirajana.

La familia de Yéremi cree que el juez hizo una interpretación «subjetiva»

La nueva defensa pide la reapertura del procedimiento y la realización de unas diligencias | El magistrado «debe apartarse» tras el sobreseimiento de 2017

Ithaisa Suárez, madre de Yéremi; el abogado Marcos García-Montes -centro-; y José Suárez, abuelo del desaparecido, en una rueda de prensa ofrecida en julio 2019. | | EFE

La familia de Yéremi Vargas, el niño que desapareció cuando tenía siete años el día 10 de marzo de 2007 en Los Llanos, en el municipio grancanario de Santa Lucía de Tirajana, no da nada por perdido, aunque hayan pasado catorce años, y defiende la pretensión de esclarecer qué pasó con el pequeño y quién o quiénes están implicados, después del parón de casi dos años por el auto de la causa y por la pandemia de Covid-19.

La nueva defensa de la familia, encabezada por el abogado Marcos García-Montes, deja claras sus interpretaciones sobre el auto de sobreseimiento del procedimiento del 25 de octubre de 2017 por parte del titular del Juzgado de Primera Instancia número dos de San Bartolomé de Tirajana, al considerar que ha hecho «una interpretación personalista y subjetivista, y una falta de objetividad». Eso sí, el bufete ha presentado al mismo Juzgado un escrito en el que solicita la reapertura del procedimiento, que se reanude la investigación y la práctica de una serie de diligencias para dar suficiente peso a una serie de indicios que fueron desestimados por el juez de Maspalomas.

El argumento del nuevo abogado, con despacho en Madrid y que defiende la causa de la familia de Yéremi para solicitar en ese escrito, en el que se pide la reapertura, es la existencias «de datos recientes que demuestran la improcedencia del archivo de la causa por la aparición de nuevos indicios».

Falta de objetividad

En este escrito que se encuentra en un total de 45 folios y que fue presentado el 29 de julio de este año, además de un repaso inicial a los datos básicos sobre la desaparición del niño que jugaba en un solar contiguo a la casa de los abuelos en la calle Honduras, se hace un especial interés a que el mencionado Juzgado haya dictado un auto de sobreseimiento en 2017. «Se ha tomado una decisión después de una interpretación personalista y subjetivista, cargada de falta de objetividad», apunta el documento, así como también «maltrato al coronel Manuel Sánchez Corlí y varios mandos de la Guardia Civil».

«Se trata también de resoluciones posteriores en este auto de sobreseimiento que son absolutamente inocuas, insostenibles y científicamente contrarias a la línea planteada por la investigación policial», agrega.

Una vez más, el bufete de Marcos García-Montes baraja que el juez podría incurrir en el auto en «un posible delito de calumnia al acusar de falsedad a los dos internos de los centros penitenciarios de Almería Botafuego y de Juan Grande en San Bartolomé de Tirajana]» en sus declaraciones en relación a Antonio Ojeda Bordón. Por ello, se plantea también que el titular del Juzgado de Primera Instancia número dos de Maspalomas «se debe ver en la obligación de apartarse y abstenerse por su clara imparcialidad».

Asimismo, en el citado escrito se insiste que la única línea de investigación, después de todas aquellas que se han seguido durante más de diez años de investigación, es «desde la óptica y punto de vista objetivo y subjetivo» la seguida contra Antonio Ojeda Bordón, conocido también como El Rubio. Cualquier otra «llevaría a lo absurdo y sin ningún tipo de resultado positivo», se agrega.

Indicios

A continuación, se expone en un total de doce puntos una serie de indicios que se consideran «verdaderos» sobre la supuesta participación de Antonio Ojeda en la desaparición de Yéremi Vargas. En estos párrafos hay otra discrepancia con el juez en su auto de sobreseimiento de esta causa porque «no se trató determinar si existen o no indicios razonables, sino que trató de ir al fondo, analizar y valorar esos indicios».

«Llegamos a la conclusión que existen contradicciones, pero no obliga a archivar, sino a estudiarlas y discutirlas en una fase plenaria ante el juez y las partes», señala este documento.

En ese repaso de los indicios que tienen relación con El Rubio, se destaca que no existen contradicciones en las declaracionesde Pedro Iván Llamas, que en el momento de los hechos tenía aproximadamente once años, en relación al vehículo blanco que fue visto en el lugar y sobre el modelo de coche. El magistrado estimó que sí hubo contradicciones en las declaraciones de este testigo.

Cabe recordar que Antonio Ojeda fue condenado a cinco años de prisión por un delito de indemnidad sexual de un menor ocurrido en 2012. «Se ha realizado una dura crítica en el auto de sobreseimiento a las razones por las que se empezó a investigar policialmente a Antonio Ojeda, no siendo labor de un juez de Instrucción, y se indica que nada tiene que ver con el delito por el que fue condenado a cinco años de cárcel, con la desaparición de Yéremi Vargas. Con ello se intenta anular los indicios que presentan los policías que aportan posibles similitudes», indica este escrito de los abogados.

Otros indicios están relacionados con que el considerado sospechoso era un cliente «habitual y diario» de un bar de la calle Honduras muy próximo al solar donde jugaba el pequeño y desde el que se veía el mismo; también las supuestas similitudes del físico de El Rubio y del hombre visto en el vehículo; el cual llevaba una gorra, como también lo hacía Ojeda Bordón en ese periodo, como ratificó su expareja sentimental.

«Son distintos indicios que según distintas diligencias de investigación sobre la participación de Antonio Ojeda debería ser analizadas», se concluye.

Diligencias

Después de los folios dedicados a las bases argumentales jurídicas y a la jurisprudencia, se plantea otro listado, en este caso de diligencias de investigación solicitadas.

Entre la docena de peticiones, está la solicitud a Atresmedia Comunicación de la entrevista hecha a El Rubio en el espacio Espejo Público en marzo de 2015 y que fue emitido justo un año más tarde, «por ser un material audiovisual de gran importancia por sus manifestaciones», apunta este documento.

Otra propuesta es investigar en relación a todos los expedientes médicos de Yéremi Vargas que tenga el Servicio Canario de Salud (SCS) por su afectación cardiopulmonar y su salud en general, por la vinculación o no a unas declaraciones que hizo un interno de centro penitenciario sobre manifestaciones de El Rubio. Finalmente, otra sobre los colores de las gafas del pequeño, también por unas afirmaciones de Ojeda Bordón.

Compartir el artículo

stats