Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reabierto el caso de Yéremi Vargas

Una familia inquebrantable

Ithaisa Suárez, madre del menor desaparecido, agradece a la Guardia Civil y al abogado la labor realizada | La familia nunca se ha rendido

La madre de Yéremi, Ithaisa Suárez: "Queremos que la justicia llegue hasta el final" La Provincia

La familia de Yéremi Vargas, del que se desconoce su paradero desde los últimos 14 años, mantuvo el tesón y su lucha por saber qué le ocurrió al hijo de Ithaisa Suárez y Juan Francisco Vargas, y quién está implicado en los hechos. Tras el archivo de la causa en 2017, ahora se abre una puerta. 

La familia de Yéremi Vargas, desaparecido en marzo de 2007, siempre ha aspirado a recuperar sus restos mortales para darles sepultura, desde que fue más real la sensación de su fallecimiento, y también a que la justicia llegue hasta el final.

En estos catorce años ha habido muchas líneas de investigación, numerosos jueces que han sido titulares del Juzgado de Primera Instancia número dos de San Bartolomé de Tirajana que han llevado el procedimiento de Yéremi, muchos reveses, como el archivo de la causa, y también otros muchos momentos para ser optimistas.

Tras conocer la reapertura del procedimiento por parte del actual titular del mencionado Juzgado de Maspalomas, Juan Manuel Hermo Costoya, Ithaisa Suárez grabó ayer un vídeo que ha dado a conocer a la Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas, en el que dejó clara la alegría de la familia por la reapertura del caso tras el sobreseimiento en 2017.

La madre del desaparecido en Los Llanos, en Santa Lucía de Tirajana, junto a la casa de los abuelos, agradeció a todo este cuerpo policial, en especial a la Unidad Central Operativa (UCO), así como al actual abogado Marcos García-Montes, que lleva el caso, después de que lo hiciera desde el principio el letrado Pedro Sánchez, de Vecindario, «la lucha y el esfuerzo realizado para nosotros. También agradecemos todo el apoyo que hemos tenido. Muchas gracias a todos. Estamos muy contentos».

«Ruego al culpable, que conocemos, que nos dé los restos de Yéremi para darles sepultura»

Ithaisa Suárez - Madre de Yéremi Vargas

decoration

«Han sido dos años de lucha muy intensa», ha manifestado la madre del niño en referencia a los esfuerzos de la familia para la reapertura del caso, tras el documento de 45 folios presentado al final de julio por Marcos García-Montes al Juzgado y a los fiscales, en el que se argumentaba y se solicitaba la reapertura del procedimiento de Yéremi.

Asimismo, Ithaisa Suárez resaltó en esta grabación que «me gustaría llegar hasta el final para recuperar lo que haya de mi hijo. Encontrarlo, ese es mi objetivo y de toda la familia».

«Ruego al culpable, cuyo nombre todos ya conocemos, que nos entregue lo que haya de Yéremi. Si el niño no está vivo, que es lo más probable, le ruego que me dé lo que haya, para nosotros poder darle sepultura, lo necesitamos», resaltó Ithaisa en su mensaje.

Otra petición importante que hizo la progenitora de Yéremi Vargas es que «la justicia llegue hasta el final». «Confío en la justicia», aseguró.

Cronología

La investigación fue sobreseída provisionalmente en octubre de 2007, al entender el juzgado que no existían «medios de prueba, siquiera indicios, que de un modo objetivo y razonable permitan dirigir la causa contra una persona o personas indeterminadas».

El auto de sobreseimiento fue dictado de forma definitiva el 13 de marzo de 2018 por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas y firmado por el magistrado Miguel Ángel Parramón. Así, fue rechazado el recurso presentado por el abogado Pedro Sánchez, que fue el anterior letrado que llevó la causa.

En el 2021, el escrito presentado por el bufete de Marcos García-Montes desglosa una serie de puntos sobre lo que son considerados indicios de esta causa, así como otra serie de diligencias propuestas para que se investiguen. Además, en el documento se reitera que sólo, a su juicio, hay una línea de investigación: en la que se investigue a Antonio Ojeda Bordón, alias El Rubio.

El instituto armado había encontrado indicios, como se hizo saber el 1 de enero de 2013, para investigar a Antonio Ojeda, exresidente de Vecindario, y que después fue condenado e ingresó en prisión por abusar de un menor.

Un recluso que compartió celda con Ojeda Bordón en un centro penitenciario en la Península declaró ante el juez que El Rubio le había contado que un vecino suyo había matado al pequeño y que luego quemó su cuerpo. Ese vecino acusado lo negó.

Extorsión

Pero toda esa fase del caso y la investigación que apuntaba contra Antonio Ojeda fue posterior a otros hechos, como aquel poco después de la desaparición, que fue un auténtico golpe emocional para la familia y un contratiempo.

La Benemérita arrestó el 19 de marzo de 2007, sólo nueve días después de no saber dónde estaba Yéremi, a un varón de 27 años, vecino del término municipal de Agüimes, acusado de supuesto delito de extorsión a la familia. El arrestado había exigido a los familiares 6.000 euros a cambio de la liberación del pequeño.

Todo ello había pasado después de que el día 12 de marzo de ese mismo año se hubiese comenzado un amplio dispositivo de búsqueda por todas partes, desde cerca de la calle Honduras, donde ocurrieron los hechos, a todo el barrio, municipio y rincones de la Isla. En estas búsquedas en pozos, calles, casas, barrancos y otros participaron numerosos miembros de la Guardia Civil, Protección Civil, Policía Local y del Grupo de Emergencias del Gobierno de Canarias, entre otros, además de familiares, vecinos y amigos.

«Todos pedimos que la justicia llegue hasta el final en relación a mi hijo desaparecido»

decoration

Esta desaparición de Yéremi Vargas fue seguida durante años por numerosos medios de comunicación locales, regionales, nacionales e internacionales. En el inicio de la pesadilla la portavoz de la familia, que atendía a los medios, era su tía Milagro Suárez.

El impacto mediático y el seguimiento fue mayor fuera de nuestras fronteras cuando la familia de Yéremi desveló el 13 de noviembre de 2013 que agentes de la UCO habían viajado a Escocia para interrogar a tres pederastas, dos de ellos en prisión, sobre la posible implicación en la desaparición del pequeño que estaba jugando solo en el solar colindante a la casa de los abuelos. Los tres sospechosos se hallaban en Gran Canaria en marzo de 2007. No hubo confirmación de que hubiesen estado en Los Llanos. Se tuvo esperanza, pero los investigadores llegaron a un punto sin salida.

Compartir el artículo

stats