Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

Empresarios lituanos reforman dos complejos de apartamentos en el Sur

Los socios invierten seis millones para convertir el Dolores en un cuatro estrellas y 1,2 millones en Masparadise a través de la empresa canaria Tajinaste Beach S. L.

Infografía de la fachada principal de los apartamentos Dolores de Playa del Inglés. | | MILD STUDIO

Infografía de la fachada principal de los apartamentos Dolores de Playa del Inglés. | | MILD STUDIO

Un grupo de empresarios lituanos ha invertido 7,2 millones de euros para modernizar los complejos de apartamentos Dolores y Masparadise, ambos ubicados en la urbanización turística de Playa del Inglés, y lo hará a través de la sociedad canaria Tajinaste Beach S. L., propietaria de los establecimientos turísticos. La compañía destina en torno a seis millones de euros para la modernización de Dolores, que se transformará en un hotel de cuatro estrellas, y 1,2 millones para actualizar el Masparadise, que se convertirá en un complejo más lujoso y que sus propietarios aspiran a que también pueda comercializarse como cuatro estrellas, según ha explicado Víctor Montesdeoca, administrador único de la compañía y representante de los socios en Gran Canaria.

Infografia de la piscina acristalada de los apartamentos Masparadise de Playa del Inglés. | | MILD STUDIO

Esta operación forma parte de un paquete de inversiones de 43 millones de euros con el que la sociedad ha adquirido en los tres últimos años estos complejos, además de los establecimientos Tajinaste Beach, Lucana y Fayna, y también un edificio en la calle Triana de la capital grancanaria.

Los apartamentos Dolores, ubicados en la avenida Bonn de Playa del Inglés, se construyeron a principios de la década de los 70 y desde entonces sus distintos propietarios han acometido obras de mejora en los años 90 y la más reciente en 2018. Ahora con la nueva obra, este complejo, compuesto por tres edificios, se convertirá en un hotel de cuatro estrellas destinado a familias y lucirá una estética vinculada a la navegación marítima.

Este establecimiento mantendrá las 69 habitaciones actuales, aunque los propietarios están valorando la idea de prescindir de una de ellas para darle más espacio y altura a la recepción. La obra mejorará todas las habitaciones, que tendrá mobiliario nuevo, elimina las cocinas y actualiza los baños. Seis de las 69 estancias tendrán jacuzzi privado.

Edificios conectados

Los trabajos alcanzan también la fachada de los tres edificios, que pierden los muros de las terrazas a favor una cristalera, lo que aporta más luz y mejores vistas.

Las zonas comunes también cambian por completo. En el edificio Dolores 1, la cubierta pasará de ser un solarium nudista con hamacas y una ducha a albergar una gran piscina y un bar que estará integrado en ella, y la zona baja alojará un restaurante buffet y un gimnasio, ambos de nueva creación. El Dolores 1 estará conectado al Dolores 2 por un puente de nueva construcción y que dará mayor fluidez al tránsito de los clientes por las distintas estancias del establecimiento.

En la cubierta del Dolores 2 también se habilita un solarium, en este caso con camas balinesas y duchas. Por contra, en la parte baja se prescinde de una de las tres piscinas con que cuenta el establecimiento, que se queda con dos y climatizadas, a favor de una zona chill out orientada a las actividades de la tarde y la noche. Este espacio tendrá asientos con pérgolas y láminas de agua poco profundas diseñadas para remojarse pero no para el baño. En esta misma planta habrá otro bar, conectado con el restaurante.

Por último, en la cubierta del Dolores 3 se instalará una planta de placas fotovoltaicas en una apuesta por las energías renovables y en la piscina habrá tanto hamacas como camas balinesas.

Las obras de modernización de los apartamentos Dolores ya han comenzado y se prolongarán hasta julio de 2022, mientras que las de Masparadise comenzarán en dos semanas. En este caso se trata de un complejo de apartamentos de ocho unidades ubicado junto al mirador del Campo Internacional de Maspalomas que estará destinado al público LGTB.

La intervención también será integral en todas las habitaciones, donde se quitarán las cocinas, y todas tendrán terraza privada. Además, cada una de las habitaciones tendrá acceso a una cubierta particular con camas balinesas y duchas exclusivas para cada huésped.

En las zonas comunes, la piscina pasará de ser un vaso a una piscina de cristal elevada y se habilitará un espacio de relación para los huéspedes.

La modernización de estos establecimientos, diseñada por el estudio Proyecta XXI en colaboración con el estudio lituano Mild, llega después de una operación de compra de complejos turisticos por parte de Tajinaste Beach que se ha prolongado durante los últimos tres años. La primera adquisición fue el Tajinaste Beach, de nueve unidades, en 2018, seguida ese mismo año por los apartamentos Dolores. Posteriormente, en 2020 la empresa compró el Masparadise y los apartamentos Fayna, de 45 unidades, y un edificio en Triana. Este mismo año adquirió el mayor de sus activos, el hotel Lucana, de 181 habitaciones.

Compartir el artículo

stats