Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arucas

El nuevo enlace de la Circunvalación corta la ruta ciclista del norte de la Isla

Decenas de deportistas han sido multados por la Guardia Civil al atravesar los carriles para llegar a la ciudadv Cientos de personas usan la vía el fin de semana

Enlace entre la autovía del Norte (GC-2) con la Circunvalación (GC-3), donde han sido multados los ciclistas. | | ANDRÉS CRUZ

Enlace entre la autovía del Norte (GC-2) con la Circunvalación (GC-3), donde han sido multados los ciclistas. | | ANDRÉS CRUZ

La apertura de la última fase de la Circunvalación de Las Palmas de Gran Canaria ha aliviado el tráfico de vehículos entre el norte y el sur de la Isla, pero también ha supuesto un grave contratiempo para los ciclistas que circulan por la autovía GC-2. Una desdicha para sus piernas y para su bolsillo, pues decenas de deportistas fueron multados este pasado fin de semana al atravesar el nuevo enlace de la costa de Arucas, donde se bifurca la carretera y los ciclistas que pretenden seguir hasta la capital por su ruta habitual quedan en medio de los coches y en una gran pendiente.

Los foros de los aficionados al ciclismo echaban humo este sábado y domingo por las multas de la Guardia Civil, de hasta 200 euros, por circular por alguno de los carriles de la autovía, la única vía para llegar desde los pueblos del Norte hasta Las Palmas de Gran Canaria. Las alternativas para los deportistas de la bicicleta son desviarse por Bañaderos y subir hasta Arucas para luego volver a bajar por Trasmontaña, lo que supone un rodeo de más de diez kilómetros en cuesta, o afrontar la fuerte pendiente de la propia Circunvalación desde la costa hasta Arucas y después elegir entre regresar a la GC-2 o entrar a la capital por los barrios de la zona alta.

Un caso similar en Fuerteventura se ha resuelto con un carril bici segregado y paralelo a la autovía

decoration

Las principales quejas de los ciclistas están dirigidas a la propia Guardia Civil, por multar sin previamente advertir de las prohibiciones en ese enlace entre la GC-2 y la GC-3, pues no hay discos de circulación que así lo indiquen. También abundan las críticas al Cabildo de Gran Canaria, pues entienden que por un lado quieren fomentar las rutas ciclistas por la isla para atraer turistas y por otro se olvidan de señalizar las vías por donde se pueda circular sin arriesgarse a ser sancionados o correr el riesgo de subir una pendiente rodeados de vehículos a gran velocidad. Tampoco se salvan los ingenieros del Gobierno de Canarias que diseñaron ese enlace de carreteras. Los deportistas consideran que se «han olvidado» de ellos pese a que es la ruta más utilizada los fines de semana por ciclistas locales y turistas, así como por los profesionales en pretemporada.

El enlace de la costa de Arucas no es el único caso de imprevisión respecto a la práctica ciclista, pues algo similar ocurre en el otro extremo de la Circunvalación, en la entrada a la capital desde el Sur a la altura de la Potabilizadora. No obstante, se trata de una ruta menos utilizada que la del norte, por donde circulan centenares de deportistas cada fin de semana.

También existe un precedente en Fuerteventura que podría ser útil en este caso. Obras Públicas eliminó el carril bici segregado en un tramo de la autovía de Costa Calma hacia Morro Jable, también muy transitado por turistas y deportistas que eligen la isla majorera para entrenar. Sin embargo, se buscó luego una alternativa y el pasado 16 de junio se inauguró un nuevo carril para bicicletas de seis kilómetros, que discurre paralelo a la carretera.

Compartir el artículo

stats