Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arucas

Arucas contrata por la vía de emergencia la finalización de las obras de San Andrés

Los trabajos se pararon en enero porque ponían «en grave riesgo» a los vecinos

Estado en el que se encuentra la obra en la calle Luisa Ramos Medina de San Andrés, ayer, tras meses paralizada. | | José Carlos Guerra

El Ayuntamiento de Arucas contrata por la vía de emergencia el remate de las obras de la segunda fase de acondicionamiento de la calle Luisa Ramos Medina, en San Andrés, que llevaban paralizada, desde hace ocho meses, al detectar la dirección técnica el 21 de enero de este año que «algunas de las actuaciones no ejecutadas por el contratista estaban provocando situaciones de grave riesgo para personas e inmuebles afectados». Las deficiencias en la ejecución de los trabajos y el parón posterior han generado gran malestar entre los vecinos. Ahora, tras el trámite burocrático, el alcalde, Juan Jesús Facundo, firma con la nueva constructora, que retomará la obra en días, tras cancelarse por decreto el contrato anterior por incumplimiento.

Las obras adjudicadas a la empresa Solventia Ingeniería y Construcción comenzó a tener problemas en noviembre de hace un año. Una situación a la que no puso remedio, pese a que se le instó a que tomara medidas correctoras. De ahí que la dirección facultativa firmó un informe el 14 de enero en el que ponía de manifiesto la gravedad de las deficiencias. Entre ellas se citaba que «la falta de creación de sendas peatonales seguras para el acceso a las viviendas en la calle Luisa Ramos Medina está generando riesgos evidentes para las personas y graves incomodidades al transitar por dicha calle. Las quejas de los vecinos ya son numerosas y esta situación debiera ser subsanada de manera inmediata». En segundo lugar, «la falta de protección de las cimentaciones de las viviendas que se han quedado expuestas pone en riesgo los inmuebles afectados, situación agravada por las barranqueras formadas por las escorrentías superficiales, que socaban la base de las viviendas, con consecuencias imprevisibles y muy graves». Y, por último, que en la calle Josefa Machín de Morales «no se ha ejecutado el vallado en la longitud total del muro exterior, lo que puede dar lugar a caídas poniendo en riesgo la seguridad de las personas que transitan por la zona».

Construcciones Lantigua deberá rematar el proyecto en un plazo de dos meses y medio

decoration

Por ese motivo, se le instó a solucionar las supuestas deficiencias en 48 horas. Pero la contrata no dio cumplimiento al requerimiento efectuado. Por este motivo, un primer decreto de la Alcaldía de 14 julio ya disponía «la comprobación y medición de la obra ejecutada, una vez resuelto el contrato por incumplimiento de la empresa».

Tras resolver el proceso administrativo, Juan Jesús Facundo firmó ayer el decreto para liquidar el anterior contrato, a la vez que se incauta de la garantía por un importe de 10.500 euros. Y aprueba la contratación por la vía de emergencia de los trabajos a Construcciones Lantigua e Hijos por 245.130,76 euros.

Se estima que se tardará un máximo de dos meses y medio en acabar lo que queda de obra. Por lo tanto, si se empieza en pocos días, como se espera, debería estar acabada a finales de noviembre, para poderla certificar en tiempo para cumplir con los plazos de la subvención.

La obra se inició en junio de hace un año, con un plazo de cinco meses de previsión en su ejecución. El proyecto daba continuidad a la actual plataforma rodonal de la calle Luisa Ramos Medina hacia la plaza de San Andrés, adentrándose en la calle Josefa Machín de Morales, mejorando tanto la accesibilidad como el acceso a la zona de baño.

El alcalde soluciona con un decreto un problema que ha generado molestias a los residentes

decoration

El proyecto contemplaba la sustitución de las redes de abastecimiento y saneamiento existentes y la creación de una nueva red de saneamiento en la calle Luisa Ramos Medina, para eliminar los problemas en la red de los callejones traseros. 

E incluía también la instalación de nuevas redes de pluviales, así como las canalizaciones de alumbrado público y baja tensión, para un futuro soterramiento. 

La ejecución de los trabajos y el parón posterior han generado un gran malestar entre los vecinos que se quejaban del riesgo de caídas, además del peligro sobre la estructura de sus viviendas por las filtraciones de agua.

Compartir el artículo

stats