Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Teror

El Castañero Gordo deja el caminito

El centenario y simbólico árbol de Teror que servía de punto de encuentro de la romería-ofrenda del Pino desde el año 1952 se seca y es retirado por seguridad

La grúa retira el centenario árbol de su lugar. | | LP/DLP

La grúa retira el centenario árbol de su lugar. | | LP/DLP

Teror se queda sin uno de los símbolos. El Castañero Gordo ha sido retirado de su emplazamiento en el barrio del Pino, tras morir y presentar un peligro por su enorme inclinación. Este árbol centenario adquiere su especial significado a comienzos de los años 50 del siglo pasado por ser el punto de encuentro y de arranque de los peregrinos para empezar la romería-ofrenda de Teror.  

Es uno de los árboles más simbólicos de Teror. La romería-ofrenda del Pino ha tenido históricamente como punto de partida cada 7 de septiembre el conocido como Castañero Gordo, en el barrio del Pino. Allí se han concentrado caminantes provenientes de todas las partes de Canarias para luego llegar hasta la Virgen, ya fuera para cumplir una promesa o simplemente por mantener la tradición canaria y la diversión.

Este árbol centenario de la variedad Castanea sativa ha sucumbido al paso del tiempo. Y este miércoles fue retirado de su emplazamiento del Paseo González Díaz. Un informe técnico constató que el Castañero Gordo “está muerto y supone un riesgo de seguridad para la circulación de vehículos y personas”.

El Ayuntamiento quiere plantar otro ejemplar de dos metros en el mismo lugar por el Día del Árbol en noviembre

decoration

El informe técnico aprecia también “una inclinación severa que parece que ha sido provocada por el deterioro del árbol, unido a los efectos de las inclemencias climatológicas. Este factor es determinante del peligro para la seguridad que supone el ejemplar, ya que está situado en un cruce por el que circulan tanto vehículos como personas”, según constata la inspección del personal especialista.

El Castañero Gordo es uno de los árboles centenarios del municipio que da nombre a esa zona del barrio del Pino.

Referencias del siglo XIX

El cronista oficial de Teror, José Luis Yánez, señala que en la zona existen otros ejemplares de igual valor. Pero que este adquirió su relevancia actual por su cercanía a la carretera y porque se estableció por punto de encuentro de los caminantes, aunque en la siguiente década era tal el número de personas que acudían que se retrasó el punto de partida de la ofrenda. «Desde 1952 fue el carácter más distintivo del Castañero Gordo. Desde 1952 y hasta el año 2019 fue el lugar de cita e inicio de la Romería Ofrenda creada por Néstor Álamo», señala.

Estado en el que se encontraba | | LP/DLP

José Luis Yánez apunta que el primer director de la Escuela Luján Pérez, Juan Carló, ya describió el paraje al terminar el Pino hace 75 años de esta forma: “Teror, la villa santa, de recuerdos inolvidables, ha recuperado su fisonomía habitual. Terminaron las fiestas. Ya regresaron los romeros a sus hogares llenando de bulliciosa alegría los habitualmente solitarios caminos de la montaña. Desaparecieron de las calles los improvisados tenderetes y ya no se oye el razguear de las guitarras. La Señora, allá desde lo alto, se muestra satisfecha de los rendidos homenajes, promesas y oraciones. El privilegiado pueblo vuelve a la ruda labor en el campo. Dominante, sobre la colina, el Convento de las Dominicas, alza majestuoso las elegantes líneas de su sobria arquitectura. Croan las ranas, en las cañadas y las campanas de la basílica llaman a los fieles al Rosario. San Matías, el Castañero Gordo, el Sifón y la Fuente Agria, paseos deliciosos en la noche espléndida, Paz. Quietud en el alma, Teror, mi Teror, la Villa Santa”.

Yánez detalla que esto fue desde fines del XIX, cuando ya el gigantesco ejemplar de castañero era enorme y secular. Y que, «al plantearse la carretera de Arucas a Teror terminando el siglo, el trazado de la misma dejó al viejo ejemplar perteneciente al ‘bosquecillo’ que desde Osorio bajaba por la barranquera de San Matías, justo al lado de dicha carretera que, terminada en 1925 fue el lugar de paseo predilecto, sobre todo por los veraneantes que durante los meses estivales llenaban la villa y que desde Teror discurrían por el Paseo González Díaz (que llevaba el nombre desde 1912) hasta la era de Juanito Antonio (la Casa de las Pulgas) y tanto el Castañero Gordo como el viejo Pino Lira que sombreaba la Casa de las Pulgas eran los lugares preferidos para intelectuales charlas en las que en las tardes de verano participaban el mismo González Díaz, el obispo Marquina, Monseñor Socorro, los Doreste y tantos más».

La concejala de Parques y Jardines, Sabina Estévez, anuncia que se ha adquirido ya un ejemplar de castañero de casi dos metros de altura para su plantación en noviembre, coincidiendo con el Día del Árbol.

El alcalde de Teror, Sergio Nuez, resaltó ayer el simbolismo de este árbol para todos los grancanarios.

Compartir el artículo

stats