Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Bartolomé de Tirajana

Impulso al desarrollo de la zona de Meloneras tras 19 años bloqueada

El Ayuntamiento busca una salida a las compensaciones urbanísticas para que el promotor pueda sacar adelante los proyectos hoteleros y comerciales

Terrenos de Meloneras propiedad de Lopesan aún sin desarrollar.

Terrenos de Meloneras propiedad de Lopesan aún sin desarrollar.

San Bartolomé de Tirajana allana el camino para la reanudación del desarrollo urbanístico de Meloneras. La concejalía de Urbanismo estimará parcialmente un recurso de reposición interpuesto por la empresa Lopesan el 2 de marzo de 2002 y permitirá el desbloqueo urbanístico del Plan Parcial de Meloneras 2A, paralizado para Lopesan desde hace 19 años. El plan estaba estancado después de varios litigios judiciales derivados de la diferente interpretación de la promotora y de la Administración local sobre la superficie que la compañía debía ceder para zonas verdes y espacios libres en el desarrollo de esta pieza de suelo, y el bloqueo ha impedido que la empresa turística haya continuado con el desarrollo de Meloneras durante las dos últimas décadas, donde el promotor tiene ahora tres hoteles y un centro de congresos y donde proyectaba un centro comercial y dos hoteles .

Parte de los terrenos del sector Meloneras 2A. Yaiza Socorro

Previsiblemente, la Corporación dará luz verde en el Pleno que se celebra hoy en Tunte a una modificación menor del planeamiento, que inicia de oficio, y que volverá a activar la tramitación de este expediente que permitirá hacer las correcciones oportunas para determinar cuáles serán las cesiones a la Administración, si los 185.401 que manejó la Corporación y que ofreció inicialmente la compañía, o los 123.179 metros cuadrados que defendía la empresa después de descontar la protección de la GC-500 y deducirse otros por la calle Varadero y el centro comercial.

El bloqueo se remota a la aprobación del Plan Parcial del sector denominado Meloneras 2A en 1987, una planificación que incluía una Marina frente al Faro de Maspalomas, a la que Lopesan tuvo que renunciar por imposición de la Comisión de Urbanismo y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac), pero mantuvo que la cesión de las zonas verdes y los espacios libres sería de 185.401 metros cuadrados. Construidos ya los primeros hoteles a finales de los años 90, el 16 de junio de 2000 la Comisión Municipal de Gobierno -hoy Junta de Gobierno Local- acordó solicitar a Lopesan un plano topográfico de ese Plan Parcial para definir las zonas que debía ceder, documento que la empresa presentó a finales de ese mismo mes. Sin embargo, en octubre de ese año un informe municipal estimó que «el documento presentado no es justificación de la situación y superficies de las zonas verdes [...] ya que se pretende la revisión del plan modificando las zonas verdes públicas en privadas», por lo que fue rechazado.

El Ayuntamiento declara nulos los acuerdos adoptados los días 24 y 25 de octubre de 2001

decoration

Ese informe motivó que la Comisión Municipal y el Pleno celebrados los días 24 y 25 de octubre de 2001 acordasen rechazar la propuesta de cesión de zonas verdes que planteaba Lopesan. Contra esta resolución, en 2002 la compañía presentó el recurso de reposición, que nunca fue respondido por el Ayuntamiento. En este tiempo se han sucedido distintas sentencias judiciales que han dado la razón a Lopesan y le ha dado la posibilidad de construir en algunas parcelas.

Ahora, la compañía ha solicitado a la Administración que cumpla con su obligación y ofrezca una respuesta expresa al recurso de 2002 que el Ayuntamiento ha resuelto con una estimación parcial. Por un lado, considera que la empresa no tiene razón en la cantidad de metros cuadrados que debe ceder, mientras que por otro sí acepta la reclamación de Lopesan y declara nulo el acuerdo de la Comisión Municipal de Gobierno del 24 de octubre de 2001 al haberse adoptado por un órgano incompetente. También declara nulo al acuerdo plenario del 25 de octubre por haberse adoptado sin el quórum suficiente.

Parte de los terrenos de Meloneras. Yaiza Socorro

Con esta modificación de planeamiento, Urbanismo pretende aumentar la participación pública ya que el Plan se someterá a evaluación ambiental y exposición pública, según explicó ayer el concejal del área, Alejandro Marichal. Esta modificación, dijo, abre la puerta a aumentar la edificabilidad o cambiar los usos del suelo en estas parcelas. Consultado por la paralización de la tramitación del Plan, Marichal aludió a sus predecesores. «Habrá que preguntárselo a ellos». «Nosotros seguimos en la senda de desbloquear los expedientes enquistados y en hacer un esfuerzo por llegar a un entendimiento con todas las partes».

Compartir el artículo

stats