Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilidad | Polémica por el proyecto ferroviario

¿Es rentable el tren de Gran Canaria?

El Cabildo y la Universidad protagonizan una inédita disputa sobre la viabilidad socioeconómica | El gobierno insular reprocha que se cuestione el ferrocarril mientras se buscan los fondos europeos

Vagón de tren en el Parque de San Telmo en el año 2009. | LP/DLP

La rentabilidad de la linea de ferrocarril entre la capital de la Isla y Maspalomas ha desencadenado esta semana un enfrentamiento inédito entre el Cabildo y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), larvado desde el pasado mes de junio, cuando el Equipo de Investigación en Economía de las Infraestructuras del Transporte y el Turismo (EITT) hizo público un estudio titulado Evaluación Socioeconómica del Tren de Gran Canaria. El informe sostiene que «se trata de un proyecto que no es rentable, ni para la sociedad ni para el futuro operador del tren».

¿Es rentable el tren de Gran Canaria? | | LP/DLP

Ese análisis no gustó al Cabildo ni al Ministerio de Transportes, y no solo por sus conclusiones negativas, sino porque se elaboró sin contar con la información actualizada y sin ni siquiera comunicar a ambas instituciones que se estaba analizando la viabilidad de esa linea férrea, en la que el Estado ya ha invertido más de 25 millones de euros en los estudios y los proyectos constructivos de las estaciones, tramos de vías, cocheras y un parque eólico. Y aún menos gustó el momento de hacer público ese informe negativo, justo cuando el Cabildo y el Gobierno de Canarias están intentando que los trenes de Gran Canaria y Tenerife sean incluidos en la propuesta de España a la Unión Europea para acogerse a los fondos Next Generation de la recuperación económica tras la pandemia.

¿Es rentable el tren de Gran Canaria?

La parte protocolaria entre ambas instituciones ya arrancó mal. El presidente del Cabildo, Antonio Morales, y el consejero de Obras Públicas y Transportes, Miguel Ángel Pérez del Pino, aseguraron en el Pleno de este viernes que no fueron invitados a la presentación del estudio. Sí fueron avisados representantes de la oposición, según confesó Ruymán Santana, portavoz de Ciudadanos, uno de los que acudió a la convocatoria de la Universidad.

¿Es rentable el tren de Gran Canaria?

Beneficios

Entre otras conclusiones, el informe del EITT sostiene que «el estudio en detalle del resultado del Valor Actual Neto (VAN) social muestra además que el proyecto puede generar beneficios sociales para algunos grupos sociales, pero que estos son insuficientes para justificar una inversión cuantiosa que puede superar los 1.400 millones de euros en unidades monetarias del año 2019».

¿Es rentable el tren de Gran Canaria?

La Universidad también resalta que el impacto medioambiental del proyecto es uno de los aspectos que ha estado sometido a un mayor grado de controversia. «Los promotores del proyecto -añaden los investigadores- argumentan que la operación de trenes eléctricos generará suficientes beneficios medioambientales, sobre todo en términos de emisiones de CO2, lo que se basa en dos premisas: se logra desviar suficiente tráfico desde el vehículo privado al tren; y se sustituyen vehículos privados más contaminantes por otros que no contaminan».

La ULPGC alega que «ambas premisas es muy probable que no se sostengan» y apunta varios motivos. El primero, que nada asegura que se produzca realmente el desvío de tráfico supuesto. «En algunos estudios previos se ha llegado a suponer que alcanza el 59% del total de la demanda del ferrocarril, pero nuestras propias estimaciones no llegan a dicha cuantía».

Al respecto, señala que cada vez será más frecuente la operación también de vehículos privados igualmente eléctricos; los impactos medioambientales del proyecto no se limitan a la emisión de contaminantes al aire durante la fase de operación, sino que hay otros particularmente relevantes en la fase de construcción de la infraestructura.

«Hay evidencia de que las emisiones de CO2 en la fase de construcción pueden sobrepasar ampliamente los ahorros medioambientales que lograría un tren que desviara tráficos desde vehículos privados más contaminantes. Tampoco puede despreciarse el impacto de las obras, especialmente preocupante en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, y otros entornos urbanos por los que transcurre el tren, tanto para sus vecinos como para todos los usuarios de las vías urbanas que pueden enfrentarse a escenarios de congestión muy graves durante varios años».

Al conocer los detalles del documento de la ULPGC, solicitado a través de su gerente, Roberto Moreno, porque los investigadores no lo remitieron oficialmente al Cabildo, el gobierno insular lo trasladó a los técnicos de la entidad pública Transportes de Gran Canaria y de Ineco, en brazo ejecutor del Ministerio en los proyectos y obras de trenes, carreteras, puertos o aeropuertos.

La réplica del Cabildo, elaborada por Ineco y recogida en un informe de 33 páginas que fue publicado a partir del lunes por este periódico, rechaza las conclusiones de la Universidad e intenta desmontarlas una por una. Incluso advierte de una “mala praxis” en la elaboración de la encuesta de demanda de viajeros que sirve de base para argumentar esa posible falta de rentabilidad social y económica.

En concreto, rebate afirmaciones de la ULPGC como que hay “contradicciones” y escasa información disponible sobre el proyecto, que los tramos subterráneos (58%) son más caros y los que van en superficie (42%) ocupan territorio o que el ferrocarril es una sistema de transporte “obsoleto”.

Suspicacias

En su réplica, el Cabildo no pasa por alto que el informe está elaborado por la denominada Cátedra FET, creada mediante un convenio entre la Universidad y la Federación de Empresarios del Transporte de la provincia de Las Palmas, una patronal en la que tienen gran peso las compañías privadas de guaguas, contrarias a la implantación del tren, al igual que los importadores de vehículos.

Según consejeros del Cabildo, el informe negativo del tren es el primero y único hasta ahora que se conoce de la Cátedra FET, por lo que recelan del «patrocinio» de las empresas de guaguas.

Aparte de la «mala praxis» en las encuestas, los técnicos de Ineco observan que se han utilizado datos «incorrectos» y, por ejemplo, reprocha que se menciona como estudio de dos consultoras lo que en realidad es un texto legal del Cabildo, el Plan Territorial Especial del Tren (PTE-21), que fue sometido a exposición pública y tramitado durante diez años. Para el consejero insular de Transportes, se trata de un error «casi sonrojante» en un equipo de investigación de una Universidad.

El pasado miércoles, en respuesta a las críticas contenidas en la réplica del Cabildo, la Universidad remitió una «nota aclaratoria» en la que expresó su respaldo total al estudio que pone en duda la rentabilidad del ferrocarril y negó que ese informe esté basado en datos incorrectos o que la institución académica trate de desacreditar el proyecto que está impulsando el gobierno insular.

No obstante, la ULPGC mantuvo en todos sus términos el análisis del EITT y mostró su apoyo a «la independencia y el rigor técnico» de los investigadores. «En ningún momento, en ese estudio se trata de atacar al tren y mucho menos utilizando datos incorrectos. La ULPGC, participa en este estudio como respuesta a una demanda de la sociedad, de forma objetiva y científica, con un rigor académico incuestionable», recalcó. El rector, Lluís Serra Majen, y la directora del equipo, Lourdes Trujillo, han eludido hacer declaraciones y remiten a ese comunicado.

Perplejidad entre los grupos políticos


José Miguel Bravo de Laguna, expresidente del Cabildo de Gran Canaria y actual portavoz de UxGC, afirmó en el Pleno del viernes que «es inconcebible» que la Universidad cuestione uno de los principales proyectos de futuro de la Isla y que el gobierno insular no sea capaz de aunar esfuerzos con esa institución para que salga adelante. El presidente de la corporación, Antonio Morales, le respondió que la ULPGC no se opone al ferrocarril, sino que se trata de un estudio de uno de sus departamentos y que eso no va a poner en peligro las «excelentes relaciones» entre ambas partes. El vicepresidente Miguel Ángel Pérez del Pino no fue tan políticamente correcto y afirmó que se trata de un ataque para «dañar la imagen del Cabildo». Una de las preguntas que se hacen los grupos políticos es quién encargó ese informe a la Universidad y por qué razones los redactores del estudio cuestionan ahora el trabajo previo de los técnicos de Ineco, una entidad del Ministerio con 3.000 especialistas y dedicada a proyectar trenes desde hace 50 años. | J. M. N.

Compartir el artículo

stats